“FESTA MAJOR”… un party comunitario en mi ciudad. Eduard Reboll

Definición en Wikipedia. 

 

La Festa Major (“Fiesta Mayor” en español) es el certamen principal que se realiza una vez al año en un barrio, pueblo, villa o una ciudad de los Països Catalans. Tradicionalmente conmemora un hecho importante de su historia o tradición. Esta fiesta puede ser a la vez patronal. O sea, una fiesta en honor de un santo patrón o santa patrona. A menudo, cuando ésta no es en verano, se celebra una segunda fiesta mayor en esta época del año. Estas celebraciones son el punto de encuentro de una comunidad. Generalmente se desarrollan en torno a unos escenarios comunes —la plaza, el café o la iglesia— y reafirma la identidad colectiva a partir de unos referentes simbólicos compartidos. 

 

 

 

El calor no cesa y las gotas de sudor cubren los vestidos de hombres y mujeres que circulan por las aceras este agosto. Mientras, unos observan la transformación cotidiana del distrito donde habitan en escenarios teatrales bajo un tema en cada arteria o avenida. Ejemplos: La Caperucita Roja en la calle Fraternidad. El Jardín Zen en la Plaza del Nord. El día de los Muertos en la calle Puigmartí. O Don Quijote, en la calzada de Verdi, por cierto, calle ganadora este año de 2022. 

 

El pregón toma su inicio en este instante.  

 

Se acaba de iniciar la Fiesta Mayor. En las calles del barrio de Gracia de Barcelona, por citar un ejemplo, los conciertos callejeros, los vermuts con tapas y pinchos al aire libre, los adornos engalanados en las ventanas y balcones, las cenas en común, el color de la noche, el grito de Viva…! por cualquier razón que surja de tu yo, están por doquier.  

 

Una retahíla de cohetes, bombitas y petardos interrumpen el habla de los vecinos. Los diablos, gigantes y dragones se abren paso entre los niños y niñas del lugar para relatar lo inhóspito. Las bandas de música folklórica también acompañan la fiesta. Los barceloneses de este barrio, después de contener su embriaguez humana debido a la pandemia: rompen su silencio y un deleite oculto pero palaciego se inclina hacia la calle.  

 

Detrás de este sinfín de juergas y alegría, donde casi un millón de personas han circulado durante una semana por esta vecindad, hay una infraestructura inmersa en el apoyo: bomberos, médicos, policía municipal, enfermeros, barrenderas, camiones de basura, repartidores de comida, programas de mano anunciando decenas de espectáculos, más de mil papeleras de usar y tirar, cinco mil sillas, casi doscientas cabinas sanitarias para evitar que tus necesidades urinarias y fecales sean públicas, ocho ambulancias y cientos de voluntarios en trabajos de decoración y seguridad vial.  

 

 

 

Hay la costumbre de pasear por la zona festiva. Hablar con las personas que durante estas fechas encendidas ocupan las aceras. Ayer mismo vi como los niños hacían carreas de patines de esquina a esquina. Jugaban a las cartas o enlazaban con una competición de videojuegos. Los amantes de la acuarela ponen sus trípodes en la calle y compiten por realzar retratos de los que nos despidieron este año hacia el cielo. Una mujer en este instante está haciendo buñuelos de bacalao para la cena de esta noche. El humo deja un olor innegable entre la muchedumbre mientras que un considerable número de jóvenes ponen en el altavoz del escenario, música de Bad Bunny y de la catalana Rosalía. La música no cesa y tampoco el bullicio excelso por lo que aquí se vive. La noche ha llegado. 

 

Ahora parece que el último baile va a sucederse en la calle de San José. Es un adiós a esta semana de convivencia y desmadre. Mundología bajo la lágrima y la fraternidad entre colindantes. Quizás algún amor prohibido o el renacer de quien a tu lado acompaña tu día día. El tango  Despedida de Alfredo Rubín acaba de arrancar. 

 

Y volveremos a vernos
un paso atrás cada vez
Que se huele por el aire la jugada
el apuro en marcar cuatro y correr 

 

 

Visca la Festa Major i fins l’any que ve! 1 

 

1 ¡Viva la fiesta mayor y hasta el año que viene!  

© All rights reserved Eduard Reboll

Eduard Reboll Barcelona,(Catalunya)

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.