ALAS PARA CONTAR HISTORIAS. OBRA PLÁSTICA DE Asbel G. Dumpierre. Gloria MiládelaRoca

Meses atrás lo conocí en Miami. Parecía presumir bajo sus alas invisibles y querer llegar en un vuelo por entre la arboleda circundante cuando – de repente – acabó por aterrizar a mis pies. Luego de las acostumbradas palabras de cortesía, me confesó su pasión fotográfica en su vida, para finalizar conversando sobre su obra. Así conocí a este fantástico contador de historias reales, o no, llamado Asbel G. Dumpierre.

La obra de este artista es un repaso por los cuentos e historietas con los que creció. Y desde los que se inspira para redimensionar, posiblemente, una niñez que permanece aún dentro de él. Invoca autores que llegan desde el Renacimiento hasta la actualidad. Y con esto, nos hace viajar sobre su vasta imaginación al mejor estilo de los “comics” en naves inverosímiles. En sus relatos, todos los personajes sobreviven de una manera increíble porque todo es posible en ellos.

 

La obra del artista está realizada, además, con un minucioso realismo mágico. Brotan personajes sorprendentes, desde cualquier ángulo en sus cuadros, como si apareciesen desde un hormiguero: un millar de insectos. Quien esté de observador en dichas piezas, percibirá un florecer dentro de sí y algún sentimiento resiliente.

Lo declaro fantástico porque, en las quiméricas pinceladas de este artista, todo es exageración.  Agigantamiento y caos aparente. Miniaturización. Criaturas exageradas, con historias todas -o casi todas- donde aflora una preocupación significativa en cuanto al orden social y familiar. Un cardumen de peces que viven en un mar denso y profundo junto a sus amigas las avispas.

La vibración lumínica que se desprende de cada cuadro, se refugia en nuestra vista y nos atrapa. Por esta razón, el tiempo que destinamos a observar queda detenido en la mirada. Si usáramos una Asbel-escafandra, seguramente querríamos estacionarnos en sus aguas. Volar. Teniendo por copiloto un elefante, por citar un sueño. Y luego sumergirnos sin temor alguno hasta el Universo. Tal vez lo hiciéramos, con alas prestadas de insectos nadadores para acompañar alguna princesa o caballero en su afán por buscar: un horizonte y mejor vida.

Nos sabemos qué escoger en este mar de sueños.

 

Dumpierre es obsesivo con las multitudes y la masificación de personas, animales y objetos, Acrecienta los sentidos, atribuyéndole poderes con multi-vistas, mil manos, bocas y mucho más. Seres capacitados para no perder detalle de cuanto pueda acontecer.

 

Con estos poderes conferidos desde su obra, el artista nos observa bajo una infinidad de miradas. Nos habla a partir de todos sus labios y exterioriza lo que siente y desea. Perturbaciones y emociones que nacen desde su interior donde las regala a manos llenas en cada pieza. Sentimientos que tocan fondo y se elevan en naves que viajan por mil mundos. Sólo él sabe donde se encuentran y cómo llevarnos hasta aquellas tierras asbelianas, para disfrutar de lo imposible.

 

 

Pero, ¿qué sucede en estos universos surrealistas? Ocurre cualquier acción que pretendamos, mientras seamos capaces de volar en una cafetera o en la espalda de una mosca. Tal vez nos apeteciera ir de pesca a la cocina y no por un pastel. Quizás tengamos la necesidad de regalar nuestro corazón mientras paseamos sobre un calamar y hasta volarán nuestros ojos por el aire, mientras somos la carnada de nosotros mismos.

© All rights reserved  del texto Gloria MiládelaRoca

Contacto con el Artista:

asbelgd@gmail.com

@dumpierreart

 

 

One response to “ALAS PARA CONTAR HISTORIAS. OBRA PLÁSTICA DE Asbel G. Dumpierre. Gloria MiládelaRoca

  1. He quedado muy impresionado, tanto con las composiciones del pintor Asbel G. Dumpierre, como con la interesante reseña de Gloria. La analista, además de poseer dotes de artista plástica en su propia esfera profesional, rebasa con creces una exquisita capacidad para describir las complejidades estéticas de este hacedor de historias. Gloria nos lleva de la mano, en un recorrido minucioso, ameno, rico en acertada información e imaginería, a través de de la maravillosa y seductora creatividad de Dumpierre. La lectura me ha conectado profundamente con una dimensión pictórica que cautiva por su colorido, fuerza contextual y originalidad. ¡ENHORABUENA!

Leave a Reply