BRILLAR CON LUZ PROPIA. Obra plástica de Laura Noguera. Gloria MiládelaRoca

En uno de esos ratos de meditación y reflexiones, a los que dedico algunos minutos del día en el jardín de mi casa —que es mi lugar favorito— recordé un tatuaje de mi adolescencia, que no muchos conocen y me quedé pensando en cómo algunas personas necesitan influir sobre otras, para tratar de alcanzar cierto reconocimiento o calmar su Ego, y cuánto o qué es realmente lo que llena la vida de un ser humano hasta hacerla resplandecer o iluminarse tanto,  para que otros puedan sentir esa calidez, necesaria para el confort y la alegría de compartir.

Esa misma calidez y una fracción de lo que podemos querer discernir, la puedo observar en ciertas obras y dibujos que he visto de la joven creadora Laura Noguera.

En casi todas las piezas de la artista, se observa la persistencia por la luz, la brillantez y escenas cotidianas, enunciadas dentro de la simbología de las cartas, donde ella describe como por ejemplo en a sota de bastos, la copa o la emperatriz, un compendio de personajes, objetos y temas conectados a cierta intimidad habitual, aunque su interés no sea registrar el mundo visible que nos rodea, sino el cosmos de los sueños y la imaginación o del misticismo y la experiencia subjetiva, bien sea la de ella o de alguien más.

La volatilidad de los colores y medios mixtos, realzan el sentir de cada una de las escenas. Su estilo en el dibujo, aparentemente simple termina creando una atmósfera dramática dentro del área reconfortante del cuadro.

En estos lienzos poéticos, al parecer extraídos de un cuento infantil, logramos acertar que el sujeto principal, una joven, que bien podría ser la autora, se envuelve de una naturaleza lúdica, llameante y, de pronto en otra escena, se anuda a ese mismo entorno o allí mismo se hace escoltar, por un par de canes, sus fieles guardianes.

Los tonos luminiscentes y la forma plana y heterogénea le dan a la obra una apariencia inofensiva y entristecida a la vez, pero con cierto poder determinante.

Velas, flores y estrellas. Luz de estrellas y más luz, entre espadas y cayados. La creadora recurre de manera repetida a estos elementos en sus montañas de oro, las que va sembrando a cada paso, como en un camino hacia la inspiración. La evidente atadura entre la naturaleza y ella queda exteriorizada.

Obras en apariencia ingenuas, donde el color de las horas nocturnas esta totalmente ausente, mientras que el brillo del ambiente yuxtapone toda la escena y los tonos fluorescentes saltan entre jardines, montañas y terrazas o en praderas igual de luminosas, por el efecto de flores y estrellas, en un día sin fin.

Es el instante que nos invita a una festividad decorada con la sencillez de cada uno de los elementos que descubrimos en la serie y en la composición que nos presenta la creadora. Una estructura donde encontramos que el fundamento de cada pincelada es su cálida luz.

Con la autora de estos cuadros descubrimos escenas con indudable tensión misteriosa y una gran sensibilidad, pero mas allá de mi simple observación, concluyo: Si la luz que percibimos oscilar en algunas personas es propia y florece desde adentro, les permitirá ver sin dificultad su camino. Pero, si la misma es tomada de otra fuente, entonces este ser tendrá que mantener la mano alzada y sostener todo el peso de aquella antorcha, para que la innata oscuridad, encargada de agotar las energías, no le desplome.

Gloria MiládelaRoca

Contacto con la Artista:

Laura Noguera

lauranoguera92@gmail.com

IG: @aaaaaureliaaaaa

Leave a Reply