DOS ENERGIAS, DOS CRISIS Y UNA UTOPIA. Eduard Reboll

Energía 1/ Energía natural

Desde aquel fuego inicial por el homo erectus para hacer de la cocción un uso. Y mitigar así, la digestión de especies en su estómago. Atenuar el frío de una noche gélida y salvaje. Calentar una chabola a través de trozos de madera encendida en una chimenea mientras el abuelo cuenta una historia a su nieto. La utilización del aceite o la cera, para iluminar con velas, la noche de los tiempos a través de un cuadro. El carbón natural asando un churrasco en cualquier cocina del siglo XIX. El nacimiento de la primera central eléctrica en Manhattan para relucir solo 80 bombillas. Hasta llegar a día de hoy, y dirimir si utilizamos fuentes de gas, carbón, petróleo y uranio. O impulsar las energías renovables y limpias, como la solar, la eólica o la hidroeléctrica para detener el cambio climático en nuestro planeta. Y hacerlo más sostenible y puro.

Este proceso, sólo para explicar la autonomía de cada humano en aras de solucionar el problema energético en su morada a través de la historia. A día de hoy, la dependencia del libre mercado, implica recibir -en plena fase pandémica y frente a una posible tercera guerra mundial- un recibo de la luz sin límites y fuera de control. Confirmo en este instante, la triplicación del pago de mi compañía eléctrica este mes. A tal punto que, en este momento, llevo dos jerséis encima para reducir el consumo mientras escribo.

Central térmica de San Adrià (Barcelona)

 

Antes circulaba por la casa el aire acondicionado sin límite alguno durante las noches de invierno. Cuando finalice la primavera y nos conquiste el verano: os diré qué tal se encuentra la sal en mi dermis por el cierre deliberado en mis aparatos de ventilación. Pero bien, dejemos esto para el artículo de julio.

Si seguimos así, lo inhumano está cerca en Europa y el mundo occidental. La inflación nos acosa y su ascenso en todos nuestros países ya es un hecho. La inmigración cruzando el Mediterráneo, no cesa. Ni tampoco la cadena de refugiados desde los países del Este. Por cierto, en Kiev, Lviv, u Odesa, la “energía natural” de la población es la misma que la de los humanos en el neolítico. He dicho.

Energía 2/ Energía humana

 

“La energía es el combustible que el cuerpo humano necesita para vivir y ser productivo. Todos los procesos y cambios que se realizan en las células y los tejidos la energía es su protagonista”. Definición oficial y enciclopédica.

Desde nuestra posición de outsiders, recordar aquel movimiento de los párpados semi ensangrentados cuando salimos del vientre materno; los movimientos de manos y pies. Los pequeños avances a cuatro patas entre uno y dos años, antes de levantar la cintura y andar por nosotros mismos. La bicicleta agarrada al manillar y el grito de “¡Qué voooooy!” cuando por ti mismo dominas el equilibrio entre dos ruedas. La subida al primer árbol y el esfuerzo en conseguir el fruto prometido a tu primer amor. La carrera para conquistar la cima de una montaña con tus amigos. El baile adolescente. El partido de futbol o béisbol en el patio de la escuela. Los ejercicios físicos y nuestra preparación en el gimnasio para modelar nuestra figura. El equilibrio energético en pos de mantenernos sanos y ágiles. El brío empleado para iniciar una mudanza hacia tu nueva casa. La que requiere un paseo matutino con tu familia alrededor del campo. O simplemente, la que yace en tu cuerpo antes de levantarte cada día para ir a la oficina; o al “curro” que decimos aquí. La energía por la alimentación que engulles. La que sobrepasas. La que pierdes por deseo y convicción para reducir tu masa corporal. La que liberas al organizar tu día en un papel de líneas. La que reposa en silencio sobre tu colchón, al llegar la madrugada por tu jardín.

Nos olvidemos, por ello, la más importante: la energía mental.

Dice Freud:” Libido es la expresión tomada de la teoría de la afectividad. Llamamos así a la energía, considerada como una magnitud cuantitativa de las pulsiones que tienen relación con todo aquello que puede designarse con la palabra amor”(1921).

“¿Qué es la libido en psicoanálisis?” Cristina Daneri. 2015

 

La energía psíquica está en crisis entre los humanos de hoy. La pandemia ha hecho mella; aún no ha terminado su extensión, ni se han cerrado mundialmente sus consecuencias somáticas. Y en cambio, sí ha dejado un surco en la psique de muchos de nosotros. Ha bajado el nivel de comunicación y empuje hacia adelante. Si le sumamos encima la incertidumbre mundial ante los sucesos de Ucrania ha hecho que en España más del 15% de la población utilice el diazepam en sus distintas versiones y que este ocupe casi el 35% entre los empleados que trabajan en el área de sanidad.

Sin embargo, hay una oleada común que une a los desvalidos del mundo. Se llama solidaridad.

Utopía final

 

Hoy es un lunes cualquiera del mes de diciembre de 2032. El tejado de mi casa de campo en la provincia de Soria (España), está cubierto de paneles eléctricos. Son autosuficientes y cubren el 75 % de la energía. Mi automóvil, se está cargando en una batería reciclable desde el garaje de la entrada.

En el dormitorio de al lado, mis nietos utilizan el metaverso. Ahora están viajando por el parque nacional de los Everglades (Florida) sintiendo la misma humedad y horror ante los caimanes que se acercan libremente en busca de comida. Por cierto, hablando de lo último; este mediodía comeremos: fideos de arroz con salteado de tofu. Y de postre: paletas de leche y coco con té verde. Desenlace: me he vuelto vegano. Cuando la Parca se acerque en su día a visitarme, mi cadáver irá al Hospital Clínico de Barcelona para uso e investigación médica.

En las telenoticias de la noche, acaban de anunciar que Todos/as somos Mundo –el partido político más importante hoy en el continente- ha ganado las elecciones al parlamento europeo casi por mayoría absoluta. Si su programa se implementa, la sustitución paulatina de las fuerzas militares por brigadas de ayuda comunitaria, se van a implementar tal como se ha hecho ya en Holanda, Dinamarca y Suecia. En estos territorios, la contaminación urbana se ha reducido en más de un 62% por sus políticas medioambientales. Y la equiparación femenina en los puestos de trabajo, así como la inclusión de distintos colectivos sociales o personas procedentes de otras naciones, ya es un hecho sin vuelta atrás. En el reportaje final, se cita el décimo aniversario del cierre de la Covid -19 como pandemia. Y la capitulación de Vladimir Putin al ser destronado el 12 de junio de 2022, – Día Nacional de la Patria Rusia- por una cúpula militar opuesta a sus directrices autoritarias. El presidente en la actualidad, Alexei Navalny, pide perdón al pueblo ucraniano por las atrocidades cometidas por aquel supuesto zar que hoy tiene su sepultura en un nicho común del cementerio de Novodévichi en Moscú.

Conclusión: espero releer este artículo a los 77 años para celebrar la décima onomástica del fin de los estragos que puede suponer las fuentes de engería natural. Y las que puede provocar la libido, si ésta no está bajo la supervisión de un “yo” proactivo y moldeable a la realidad energética de tu momento. He dicho.

© All rights reserved Eduard Reboll

Eduard Reboll Barcelona,(Catalunya)

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.