saltar al contenido
  • Miami
  • Barcelona
  • Caracas
  • Habana
  • Buenos Aires
  • Mexico

Febrero 2024

Unos breves  apuntes a los viajes de don Quijote de La Mancha. María Teresa Gallego

     En los viajes, las personas parten para olvidarse de los afanes de cada día, van en busca de algo distinto. Es lo que hace  Alonso Quijano convertido en don Quijote: intenta renovar con sus salidas la existencia monótona de un hidalgo de pocos medios. Sus tres viajes  están llenos de humor e ironía  que divierte y, al mismo tiempo,  descubre el  interior del ser humano. Don Quijote y Sancho,  y  los personajes que van apareciendo  representan a todos los hombres.  El paisaje, los caminos, pueblos  y ciudades no son, sin embargo, decisivos en la obra, se ven nada más como algo que rodea a sus dos principales personajes.

     En su primera salida,  don quijote viaja  solo y no busca  aventuras. Va a prepararse para afrontarlas.  Llegará hasta  el Castillo (una venta) donde el noble dueño del lugar (un posadero) le armará Caballero rodeado de princesas (prostitutas y criadas) y de otros nobles (arrieros). Regresa a su lugar de La Mancha    malherido. Había conminado a unos mercaderes  para  que alabaran   a su amada Dulcinea,  y sus   criados le habían aporreado. Es su primera derrota  frente al triunfo querido y buscado.

     La segunda salida  del Quijote discurre, como la primera,  por la región de  La Mancha. Va acompañado de un escudero (un campesino). Viajan a lomos de sus caballerías, caballo y burro.  Se adentran por Sierra Morena  o  van por la llanura siguiendo  los Caminos reales. Encuentran aventuras y sobre todo desventuras,  como sucede en la primera de ellas, la  de Los Molinos de viento. Cada vez que se tropiezan con viajeros, don Quijote los imagina distintos de lo que en realidad son: ataca a unos frailes porque cree que están raptando a unas damas que van en un carruaje,  roba la bacía a un barbero, que  para él es el famosos yelmo de Mambrino y que desde ese momento cubrirá su cabeza, se lanza a luchar contra unos rebaños de ovejas y carneros,  convertidos por él en ejércitos… Además, inicia los diálogos con Sancho, que llenan la obra del idealismo del Caballero y del pragmatismo del escudero, lanza su primer discursos, el de “La Edad dorada”,  a unos asombrados cabreros (“…los que en ella vivían ignoraban  estas dos palabras de tuyo y mío”),  libera a unos  presos condenados a galeras (“me parece duro hacer esclavos a los que Dios y naturaleza hizo libres”),  y descansa en las ventas. Los sucesos   que describe en éstas rebosan humor y vida  y son un prodigio de acción casi cinematográfica. Al final, los cuadrilleros de la Santa hermandad, que controlaba la seguridad en los caminos, llevan a don Quijote    de vuelta a su aldea enjaulado (regreso a lo que uno es  frente a los sueños de lo que se quiere ser).

     En la tercera salida, (segunda parte de la obra), Don Quijote y Sancho se desplazan desde el centro de España hasta Barcelona  y regresan desde allí  a “un lugar de La Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme” del que habían salido. La distancia del recorrido es de unos seiscientos cincuenta kilómetros de ida y otros tantos de vuelta.  En los siete primeros capítulos, el hidalgo está en su casa. En el capítulo ocho, emprende el viaje junto a su escudero.  Quiere dirigirse a Zaragoza donde  se van a celebrar unas justas. Se detiene antes en  El Toboso, patria de su amada,  para  tomar “la bendición de la sin par Dulcinea” y pronuncia la famosa frase “con la iglesia hemos topado, Sancho”. A partir de este momento, recorren el Camino Real donde  les suceden  aventuras varias (la de los leones  es divertidísima). Don Quijote entabla  durante el trayecto una singular amistad con el Caballero del verde gabán, participa en las bodas del rico labrador  Camacho y  llega a la Cueva de Montesinos. Allí  tiene una visión en la que se le aparecen los más famosos caballeros andantes del pasado. Dejan después  atrás La Meseta castellana y, en las orillas  del río Ebro, se encuentran con unos duques y su  séquito que invitan a caballero y  escudero a su palacio. Los sucesos que se desarrollan en él están envueltos en un aire tragicómico insuperable. Cuando don Quijote abandona la poderosa corte aristocrática, exclama: “la libertad, Sancho, es uno de los más preciosos  dones que a los hombres dieron los cielos”. Deciden ir a Barcelona sin entrar en Zaragoza. La ciudad les sorprende y admira por su mar, sus playas y sus gentes abiertas. Pero en el “Archivo de la cortesía”, como don Quijote la llama,  le espera la derrota. Un  Caballero, llamado de la Blanca Luna,  le desafía y vence,  y  se ve obligado a cumplir la promesa dada de  volver a su lugar de La Mancha.

    Al llegar a la aldea, don Quijote enferma y muere sabiéndose Alonso Quijano el Bueno, el que siempre había sido. Cervantes, termina afirmando que  ha hecho la obra para “poner en aborrecimiento de los hombres las fingidas y disparatadas historias de los libros de caballería”. Pero escribió, quizás sin darse cuenta, un libro  que hace sentirse libre al hombre y le ayuda a pensar y expresarse mejor.

 

 

 

 

 

 

© All rights reserved María Teresa Gallego

María Teresa Gallego. Licenciada en Filosofía y Letras por la Universidad de Zaragoza

Estudios de Historia Contemporánea y tesis de Licenciatura en Roma, becada por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España y el Ministerio de Asuntos Exteriores italiano.

* En 1998, publica Memoria entre el azul y el rojo,  obra seleccionada para el Premio Nadal. Recrea su infancia y primera juventud. Versión corregida en Amazón Kindle en 2022.

 * En 2002, publica Desde Égoli, libro de viajes sobre una  estancia en Sudáfrica.

 * En noviembre de 2006, publica Querido don Quijote, comentario sobre el Quijote  editado por  la Consejería de Cultura del gobierno  de Castilla-La Mancha. En agosto de 2016, versión corregida  en Amazon Kindle

 * En marzo de 2012, publica en Amazon-Kindle Barcelona, Pedro y la casa dorada.

*En octubre de 2022, publica, en  Editorial Mundo Negro Príncipe de Benín

*Pendiente de publicar:

  – El silencio de Daniel,  vida de un hombre navarro, influenciada por la guerra civil española de 1936-1939.

Ojos azules mala pintura, textos variados sobre historia, familia, religión, cultura, viajes.

*En los últimos años ha participado en diversos congresos de literatura y ha impartido conferencias y talleres en España, Panamá  y varios países de Sudamérica.

*Ha publicado artículos en diversas revistas culturales. Destaca el de la revista danesa Lucius sobre el  Quijote (Om Don Quixotes rejser)

ENTREVISTA DE LA AUTORA EN LA HORA CULTURAL DEC TV24

http://www.rtve.es/alacarta/videos/la-tarde-en-24-horas/tarde-24-horas-hora-cultural-24-02-08-16/3715246/ )

Tu comentario está esperando ser moderado. Tu comentario está esperando ser moderado. Tu comentario está esperando ser moderado.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.