NO SÉ. Eduard Reboll

Decidí, hoy lunes, este título fruto del desasosiego en este minuto coronavírico frente a mi computadora.

No sabía qué abordar.

Qué tema pudiera asumir. Una razón justa para exponerle al lector; un nuevo tema. Pero no sé cómo iniciar el artículo de septiembre a pocos días de su finalización. El agosto, me lleva a un …no-sé.

Bien; allá vamos.

Recuerdo ahora esta frase impersonal o, mejor dicho, omitida por el sujeto que escribe ahora durante su educación infantil. En clase, dirigida por un hermano de la congregación Marista, nos ponían en fila para hacernos preguntas correspondientes a un capítulo de geografía. El tema: los países africanos

—¿Cómo se llama la capital de Togo? —No sé. Muy bien mi estimado Reboll. Perfecto lo dijo… Lo-mé. Hoy veo que has estudiado. Algún día viajarás a África como misionero y te acordarás de este día.

Su sordera me salvó del suspenso.

En cambio, el omitir la respuesta “cincuenta y seis” ante el profesor de matemáticas Fulgencio Orduño y dar por entendido mi desconocimiento frente al 7×8, me llevó a escribir el no sé en un papel cuadriculado cien veces. He dicho: cien.

Común era esta contestación negativa frente a una bicicleta, a la hora de repararla junto a mis amigos. Arrodillado en un confesionario mientras el sacerdote me preguntaba si me había “tocado mis partes privadas” bajo un sí o un no. Cuando tu madre busca desesperadamente unos pantalones cortos de lana con un payaso bordado en mi última etapa de púber ocultándole que, como nuevo hombrecito, los había echado junto al estiércol. O para contestarle a mi padre el dinero robado en un pequeño sobre que correspondía al regalo de mi cumpleaños. Y pocos minutos después, decirle: ¡Mira está aquí!

En este momento, me ha entrado la curiosidad de poner las comillas a la frase y buscar algunos resultados en Google

  1. Dudas: No sé, No se, Nosé o Nose. Vayan al diccionario académico de dudas y lo solucionarán.

  1. Hay un título de una obra literaria que se llama

              El Nosequé por el No sé quien de Don Román Hernández publicada en 1793.

  1. Un párrafo de un artículo aparecido en el Diario de Cádiz firmado por Carmen Oteo que me implica personalmente y me hace reflexionar en el cómo los españoles (…no todos) a veces nos ven a los catalanes bajo un vestido turbio.

              …no sé qué van a hacer con catalanes y vascos, si finalmente nos vemos abocados a crear un estado federal, un encaje de bolillos para que no arda España. No sé. Los políticos tampoco.

 

  1. La frase del nuevo entrenador de fútbol del Barcelona, Ronald Koeman, que el pasado 19 de agosto hizo pública. Una declaración que, al estar por sí misma bajo la duda, es patética. Y ha llegado tarde para que el mejor jugador de la historia del fútbol Mundial se hubiera marchado de esta institución…

No sé si tengo que convencer a Messi…

 

  1. Y para finalizar una que marcó en la antigua Grecia al mundo filosofal y que aún hoy está asociada a lo más humilde gracias al inteligente y erudito Sócrates. O, por el contrario, al asesino más inmoral ante un juez. Sea cual sea su opción aquí va…

Con el permiso de ustedes, ahora sí sé que he acabado este artículo. Cuídense, y no ignoren lo que estamos viviendo hoy a nuestro alrededor como ciudadanos en todo el planeta. Desconocer la conjugación del verbo “saber”, nos puede llevar al ocaso. Eliminen el adverbio de negación sí o sí.

 

© All rights reserved Eduard Reboll

Eduard Reboll Barcelona,(Catalunya)

 

Leave a Reply