1911 Y OTROS POEMAS. Marcos Silber (in memoriam)

El poeta Marcos Silber falleció el día 23 de mayo de 2021 en la ciudad de Buenos Aires.

“Aquel que lleve el fuego en el pecho, que termine la quemadura” 

Marcos Silber

1911

Lo veo.

Desde la borda del poema lo veo.

Catorce años tiene el que va a ser mi padre.

Viene en “Arlanza”. No me ve.

No tiene rostro la tierra que lo espera.

Avanza la nave que muerde aguas de extraños idiomas.

No lee ni escribe el que va a ser mi padre.

Helado trae el dibujo de la letra.

Oigo el naufragio de sus vapores de adentro

y su silencio me da garrotazos por la cabeza.

Grandotas tinieblas le bailan alrededor.

Duele el frío sobre la cubierta.

El muchachito no me ve pero me dicta:

“congoja”, apunte la palabra “congoja”, hijo,

y apunte “susto”, y no deje de apuntar “soledad”.

Una palabra de lana vuela hasta su cuello,

otra de abrigo desciende sobre sus hombros.

No lee ni escribe el que va a ser mi padre.

Respira un verde aire de consuelo

cuando me sueña escribiendo

en su sueño de más felicidad.

Y se detiene el que será su forzado carro de labor

para dictarme: apunte, hijo,

la palabra “trabajo y “techo” y “cama” apunte

y también “sopa de pollo

con sus flotantes monedas de oro”.

Lo veo. No me ve.

Le oigo: “tome la mano, hijo,

guíela,

escribamos”.

 DE LOS RIESGOS DE LA ALIENACIÓN

Con ojos de estúpida aprobación, el Papá mira TV.
La Mamá mira TV con ojos de estúpida languidez.
El niño juega a no jugar más y se prueba dos grandes plumones
y proclama su condición de ave; más precisamente de cóndor.
Y da vueltas y vueltas en torno de la mesa y vuelve a proclamarse
ave y avisa que volará; avisa que ya abre el ventanal y avisa que
ya se pone cerca del aire y que ya lo alcanzó y que ciertamente,
va a volar
El Papá mira su estúpido programa favorito.
La Mamá mira su estúpido programa también.
El niño entra en el aire y vuela, o cree que vuela, y vuela contra
la gravedad de las leyes y vuela contra las leyes de gravedad y
vuela sobre el asombro de la gente, los temblores de todos,
la exaltación de los chicos, el desconcierto de los clérigos y
vuela dentro de la imagen de la TV; lo que provoca en Mamá y
Papá, una descomunal, estúpida sonrisa de supremo candor.

CASABLANCA

Tal como entonces

Ricky ordena: “tócala de nuevo, Sam”

y Sam sonríe con las piedras de nieve en su bocaza;

y sus dedos –tersos- llaman a las puertas

de la memoria del teclado.

Tal como entonces

temblores de ángeles se ponen en el aire

y nada se oye, nada.

Todo aparece así

como película muda entre la niebla,

con la historia, esa,

como del otro lado de las brumas del tiempo,

y el amor, ese,

como sueño único, lejano.

Tal como entonces

Ricky ordena: “tócala de nuevo, Sam…”

 

INTERROGANTES 

Preguntó el niño:

ayer, ¿la poesía, donde estaba?

El hombre

que tenía tratos con el mar, respondió:

en tu sueño de anoche.

Preguntó el niño:

ahora, ¿la poesía donde está?

El hombre: que tenía tratos con los cielos, respondió:

en el pan que estamos compartiendo.

Preguntó el niño:

y mañana, ¿la poesía dónde estará?

El hombre:

que también tenía tratos con el asombro, respondió:

En la esmeralda que te aguarda

dentro del verde de los ojos

de la mujer que te amará.

ALEGORIAS

Cuando escribo “ellos”
aparece el retrato de mi gente.
Si digo “derrota”
es porque nos cruzamos sin advertirnos.
Apunto “fuego”, para regresar
a la caverna donde recuperar mi sombra.
Copio “partidas” y se oye
el aullido negro de perros abandonados.
Subrayo “juego” y bajan colores
y más colores para batir a la niebla.
“Mesa” descubre un jardín de sublimes porcelanas.
“Sueño”, señala a la gigante bestia que baila feliz.
“Lilas”, se ofrecen para que las lleve al poema.
Cuando anoto “tranvía” acude el temblor
de una emoción de olas que no ceden.
“Abuelo” se presenta para que descubra
el desconocido rostro de su voz.
Y si dibujo el nombre de mi amada
será la rendición de los enemigos;
a saber: la soledad, la zozobra,
y la perversa lámpara
que me alumbra la puerta de salida.

© All rights reserved Marcos Silber

Marcos Silber. Colaboró con revistas y publicaciones en el país y en el exterior.

Fue autor de la versión argentina de Raíces (teatro) de A. Wesker, editada por Nueva Visión.

Como invitado asistió al Festival Internacional de Poesía en Medellín (Colombia): al Primer Encuentro de Poetas Hispanoamericanos de Fin de Siglo en Bogotá (Colombia), al Encuentro Internacional de Poesía en Cajamarca (Perú), Festival Internacional de Poitier (Francia) y al Internacional en Caracas (Venezuela).

Faja de Honor de SADE 1968.

Primer Premio en Mérida (España) con el libro Preposiciones y buenos modales.

Finalista con Thrillers en Casa de las Américas.

1er y 2do Premio Certamen Nacional de Poesía de la A.P.D.H.

1er Premio Casa de Amistad Argentino-Cubana (viaje a Cuba).

1er Premio (publicación Editorial La luna Que).

Premio 1999 y 2000 Certamen Prosa breve de Contextos (Radio Cultura)

Finalista Premio Internacional: Víctor Valera Mora (Venezuela)

1er Premio Municipal (Poesía), 1998/1999.

Miembro de la Sociedad de los Poetas Vivos.

Miembro Honorable de la SADE (Sociedad Argentina de Escritores)

Poemarios

Volcán y trino (Editor Manuel Gleizer,1958)

Las fronteras de la Luz (Editor Manuel Gleizer,1962)

Libertad (1964) – poema escénico

Sumario del miedo (Editorial El Barrilete,1965)

Ella (Ediciones Dead Weight,1968) – con grabados de Albino – Faja de Honor de la SADE

Historias del Oeste

Dopoguerra (1974)

Cono de sombra y casa de pan (Ediciones Septiembre Literario,1985)

Preposiciones y buenos modales (1991, Mérida, España) – Premio J.D.Valhondo, 1991

Noticias sobre el incendio en la Nave Mayor (Ediciones del Canto Rodado,1995)

Suma poética (Ediciones del Canto Rodado,1999)

Roca viva (Ediciones La Luna Que, 2000) – Primer Premio Concurso de Poesía “La Luna Que”

Primera persona (Ediciones del Mono Armado, 2004)

Boca a boca: cuaderno del resucitado (Ediciones del Mono Armado, 2004)

Thrillers (Historias en “16”) (Editorial Vinciguerra, 2005) – Finalista del certamen Casa de las Américas, 2004

Bajo Continuo (Ediciones El Mono Armado, 2008)

Cabeza, tronco y extremidades (Ediciones El Mono Armado, 2010)

Visita Guiada (Ediciones del IMFC, 2013)

Desembarcos (Ediciones El Mono Armado, 2015)

Levitaciones (Ediciones Ruinas Circulares, 2016)

Campo Minado (Editorial Vinciguerra, 2016)

Mercado negro (Ediciones del Mono Armado, 2017)

Otrosí digo (Ediciones Letra a Letra, Colombia, 2018)

Latinerías – Poemas de Ida y Vuelta (Ediciones del Mono Armado, 2018)

Papelitos (Poemas 1965 a 2019) (Ediciones del Mono Armado, 2020)

Leave a Reply