VARIACIONES COVIDfónicas. (Adagio lentissimo). Dolors Fernández Guerrero

Besos

En la sociedad de los virus intermitentes los besos se habían extinguido hacía generaciones, de ahí que el crimen causara estupor. El veredicto fue inapelable: el fuego purificaría los labios que habían sucumbido al pecado… 

Y aunque pocos pudieran comprender el alcance del crimen, intuían cómo hacía peligrar su existencia. De propagarse, la asepsia y la profilaxis —sacrosantos pilares de aquella sociedad— se vendrían abajo.

Los millones de «Me gusta» en el icono de la hoguera representaban la voluntad del pueblo y este, irremisiblemente, pedía justicia.

Virus

Sus orejas de soplillo le habían convertido en la prueba fehaciente de las teorías darwinianas. Desde niño, la goma de las mascarillas, demasiado cortas para él, había provocado el crecimiento desmesurado de sus pabellones auditivos…

Y aunque Walt Disney insistiera en lo contrario, él seguía convencido de los fallos en el fuselaje de Dumbo. Según las leyes de la aerodinámica, aquel elefante enano y cabezón jamás podría volar, y él tampoco.

En cambio, con el entrenamiento adecuado, sus impresionantes orejas de soplillo refrigerarían las estancias y purificarían el aire de indeseables virus.

Enmascarados

En la calle, el bozal del perro y la mascarilla del amo se fusionaban maravillosamente. La armonía visual era tal que ahora, cuando iban al pipicán, nadie podía adivinar quién llevaba a quién…

Y aunque el bamboleo de sus caderas, al paso o al trote, los hermanaba, la cosa tomaba otro cariz cuando uno de los dos se liberaba de su prótesis facial.

Mientras el amo se encogía casi en posición fetal sobre el móvil, su perro corría frenético y feliz, olisqueando sin el menor pudor el culo de sus congéneres.

A flor de piel

Nunca habían llegado a verse, pero desde sus refugios, a golpe de teclado, se enamoraron como quien amasa pan, demorando la satisfacción del deseo. Mantener la llama exigiría un confinamiento interminable…

Y aunque al cabo de las semanas —días de espera, noches de confidencias— juraran que su mayor anhelo era fundirse en un abrazo, la realidad les sorprendió sin plan B.

Tras el confinamiento forzoso, ninguno de los dos tuvo el valor de ir al encuentro del otro. Las yemas de sus dedos se habían vuelto alérgicas a la piel.

Pedazos

Tras la evidencia de su muerte, rompió a llorar porque algo tenía que romper. Los pedazos, desordenados, quedaron repartidos por el suelo…

Y aunque gustosamente la hubiera emprendido a golpes con aquella maldita urna funeraria, se conformó con depositarla en la vitrina y esperar.

Cuando intentó reunir todos los pedazos, comprendió que una vida no era tiempo suficiente.

© All rights reserved Dolors Fernández Guerrero

Dolors Fernández Guerrero (Barcelona, 1968) es licenciada en Filología Hispánica por la Universidad Central de Barcelona.

Sus colaboraciones (poesía, relatos, reseñas, ensayos críticos) han aparecido en publicaciones como Estación Poesía, Clarín, El Punt Avui, Azharanía, Almiar, Tànit La Charca Literaria, principalmente. Es colaboradora habitual de la revista Nagari, donde ha publicado poemas, relatos, ensayos y entrevistas. Además, ejerce la crítica literaria en la revista El Ciervo.

Sus poemas y relatos breves han aparecido en numerosas antologías: Veinte vagones a mordiscos, Voces de Ariadna (audiolibro), Tardes del Laberinto, Generación subway. Breve y Poesía, Trenquem el silenci amb la poesia, Ètica i poesia, etc.

Mi corazón mordido por tus labios es su primer poemario (La Marca Negra Ediciones, 2017). En narrativa es autora de una novela inédita, titulada El club del tigre blanco.

Autora bilingüe (castellano y catalán), ha obtenido diversos premios literarios en las modalidades de relato y poesía: Premio Guida Alzina de Alella (relato), Premio Francesc Català de los Jocs Florals de Perpiñán (poesía) y Premio Relato de Humor de Nou Barris.

En la actualidad es presidenta del colectivo literario El Laberinto de Ariadna, vocal de la Junta de ACEC (Asociación Colegial de Escritores de Cataluña) y administra el blog literario Despeñaverbos (http://despeñaverbos.es/).

Leave a Reply