NOTAS SOBRE LA MUERTE EN A LOVE SUPREME DE JOHN COLTRANE. Erick Ramos

 

John Coltrane por David Redfern

 

1

 

Hay en los bosques enraizados mares de silencio.

Cortinas de espejos iridiscentes que trinan, relámpagos

de sorda muerte, tersos cadáveres soñando con

primaveras, playas, saurios; con eternas noches

devorándolos gusanamente, y hay una zarza azul                                                     5

que flama sola en las alturas de A Love Supreme de John Coltrane.

 

Donde no se oye sino la noche cortar los mares

con anillos, despidiéndose con el dolor

de las estrellas más polares.

Sienta la marcha del viento sobre la herida de los árboles.                                        10

El instante en que se bate la flor contra la muralla

de los hospitales más lejanos —ahí golpea

la adolescente con la axila

las eternas puertas de la muerte; ahí

se levanta su rubio carácter al sereno abrazo de los cielos.                                       15

 

Considere la posibilidad celosa de que un saxofón, el más

pobre, dé notas abisales de océano: L´océan sonore, y se

desenvuelva

como fuego en la lámpara de kerosén

—una breve llama quieta que invada un corazón de equilibrista                                20

de blancas soledades.

 

Piense el registro curvado de la sien; cómo

se reconoce la sed de la vaca en las verbenas de los campos helados.

En esa dirección va el corazón que se asemeja a un campo de tiro.

 

El fuerte retorno de la muerte en los campanarios olvidados.                                     25

Marca el felino su sombra acompasada entre los abanicos dorados

de una mujer ciega, de orilla y pulmón exuberantes.

Escuche entre sus manos nervadas

la pulsación de una criatura oscura, de pelaje hirsuto, de robusta

garganta y olor a río rural.                                                                                                30

Considere, pues, en la agonía, la melodía demonio

de los paraísos cerrados, de los amantes

tristes, de los paracaidistas que no tienen

donde caer.

 

Contra el hielo que negros trenes arrastran, contra                                                      35

el témpano violeta que se forma flojamente bajo los arcos

de piedra de las iglesias bombardeadas.

Contra equinoccios y soles

despellejados.

Contra polos abismados en los extremos de una luna.

Contra todo ello lanza Coltrane el pecho —o lo abre,                                                   40

a la tormenta, la flecha, la ola, los sueños.

A Love Supreme es un lazo de lluvia que rodea la galaxia.

El redoble de su impaciente cometa

es nave de luces y hélices, nostalgia ensamblada

de minerales                                                                                                                      45

y selvas, planeando sobre amores o ríos que tiñen

la madrugada de bananos y ecos; ave de piedra

que de pronto en el aire —entre dos panales— es un

silencio eléctrico o una

revuelta de aguas.                                                                                                              50

 

Ya que la tierra es un mar que danza, no existe entre los

sueños una ola que no tiemble.

Había dicho el poeta: Let it resound loud as the rolling sea.

Así llena Coltrane el vacío de la muerte con su cuchillo

nervado, metálico cono de su cántico liberado, hebras                                                 55

afiladas de su afán de martirio.

 

No se olvide que las negras islas de la noche caben todas en una torre.

A Love Supreme es una edificación de la locura.

Arquitectura de innombrables delirios.

Bóveda y columna de irreales decoraciones bárbaras, indescifrables.                         60

 

Habite, pues, la recámara alta de esas cenizas.

Deje abierta, por un instante, esas death’s dark door.

Coltrane se refugió entre redobles

de siluetas y campanas de rebelión y alboroto.

Peleó la guerra de nadie donde murieron todos                                                               65

Life is short but God is long!, dijo el poeta—.

Tocando instrumentos ensangrentados entre rebaños de ovejas

negras, contemplando la caída de lluvias

y naves, durmiendo

de costado sobre camas podridas de soledad y mareas.                                                70

 

Elevándose el mundo al sol como fuego que destruye, alma

tornada sobre campanarios, laberintos, pájaro negro surcando la nieve.

 

Soplando, iracundo, entre vapores de gama dulce.

El pecho encendido, diafragmas y diagramas trazando

un músculo aéreo.                                                                                                                  75

Humanamente el hueso erizado.

Completándose en los abanicos de las muchachas en

verano, sacudiéndose

al beso de sus almas, colorido, embrujado, navegando él solo

bajo vestidos devorados por serpientes de finísimo                                                           80

corazón.

 

Hay en el tiempo cadenas de soledad indestructibles.

Vive en A Love Supreme una libertad de segundo, de eternidad

entre relojes, de historia de pocos.

Pero qué seco es el golpe de la vida, y qué suave

el tintinear de la muerte.                                                                                                         85

 

 

2

 

Considere la posibilidad de la muerte,

soberana, simiente, cancerbera.

Se escuchan en A Love Supreme regueros

de noche, enormes crótalos expandiéndose, erizados

pianos multiplicándose, un bestiario                                                                                    5

de Génesis apocalíptico.

 

Se escuchan playas y cometas rompiendo

siluetas de peces y estíos, largas primaveras donde

crecen rabiosas florestas y

coyotes.                                                                                                                                    10

 

Se escuchan abismos, labios cerrándose como nubes,

batallas de hombres jamás nacidos y una

paz de abeja detenida entre dos soles.

 

Se escuchan armas curvándose sobre la carne.

 

The sound of Liberty, dijo el poeta.                                                                                        15

 

Según las horas que dura el vuelo del cuervo albino

de copa en copa, va envejeciéndose el día.

 

Se hace de edificios y balcones, de

tendederos y ropa seca; se hace de macetas de plantas invernales que

no mueren al azote                                                                                                                   20

del hielo que emanan túneles e iglesias.

Se hace carne de la carne de los ciegos.

 

Se hace de salones de baile vacíos, de patios sin

orquesta, de callejones ahogados en neblina y leopardo.

Se hace de autopistas y monedas, de baños de monje y                                                     25

mercado, de infinitos faroles iluminando orines

y cavernas.

 

A pesar de la cansada furia del sol, se forman

en A Love Supreme fabulosos trópicos helados.

 

Hirvientes selvas de témpanos que croman.                                                                          30

 

 

3

 

Jeder Engel ist schrecklich, dijo el poeta.

El dios de Coltrane es el más hermoso y el más

horrendo.

Su música asciende de los infiernos y es

artefacto de purificación y regocijo.                                                                                         5

Su poema, salmo de iniciación,

daga de carbón encendido que corta la noche.

 

Su figura se reparte entre espejos y

mañanas, plazas donde un corazón se expone a las

tormentas más dulces del trópico.                                                                                            10

Dios de condenado, de bautizado, de comunión

con los descalzos o con los que

un dragón devora.

 

He sang of love when earth was young, advirtió el poeta.

Canto de saurio, de tormenta y granizada.                                                                               15

Canto de tribu que danza

alrededor de lobos y lunas.

Coltrane amó a su dios por sobre todas las cosas y lo derribó

con golpes de tundra y tumba.

 

Lo tumbó, como Miguel Ángel, al pie de una bóveda de piedra.                                            20

Tambores de toro y tótem.

 

Lo destronó tun-tum tun-tum.

 

Tun-tum tun-tum.

 

Eternamente, tundra y tumba, tambores

entre tantos, tambores como vientos helados, como                                                               25

infinito coro de versos de humana fiebre.

 

Amor supremo que no alcanza al hombre.

Por eso se le implora, porque una

soledad de mundo nos acobarda.

 

Una sombra de astronauta en tierra, una                                                                                    30

llama de acaloradas pesadillas, un

temor de equilibrista muerto de hambre.

 

Una ola inmensa viniendo a la boca, una

noche silente estallando en la aurora, una

muerte de cadáver que ha vivido siete veces.                                                                             35

 

Un miedo a morir sin haber abrazado a la hermana, un

terrible dolor en el pecho por pasiones celestes, una

abyecta irracionalidad de versista sin patria.

 

Una pirueta sobre océanos invisibles, una

transpiración de cerdo, un                                                                                                              40

enorme túnel en donde el alma se achata.

 

Mas Coltrane quiso ir a su dios y fue más allá.

Lo glorificó con el amor de los huesos y fue más

etéreo y más piedra.

 

Dios es nada sin Coltrane                                                                                                               45

 

 

4

 

Dios es de la silenciosa noche.

Volando sobre aguas sin nombre,

creando el universo a su diferencia.

Tenue repicar de árboles fósiles,

costillas imantadas a la luna, cósmicos                                                                                           5

jardines levitando en el alma.

 

Ah, how poets sing and die!

 

Muerto es de la inquieta tarde.

¡Oír, pues, su andanza pobre!

¡Su carnaval entre neblinas!                                                                                                               10

Revolviéndose bajo las estivales tiendas de aldeas lejanas.

El padre dormido mientras la madre atiende

al niño, en el cochecito, intranquilo porque el

tren no cesa de alejarse.

 

Y es un tren de acongojadas herencias, de tristes                                                                          15

ondulaciones, de conexiones inversas y

estaciones olvidadas.

 

O black and unknown bards of long ago, how

came your lips to touch the sacred fire?

 

Tome en cuenta el amor del hombre por lo que                                                                                20

desconoce y alienta su ser desde dentro.

Amor divino de incógnitas derrotas y sílabas

cargadas de diluvios y delirios.

Amor que se ahuesa bajo tumbas

y se infla de llamas de salmos y murallas.                                                                                          25

 

But love is unworldly, habló el poeta.

Amor como las encendidas camas de los amantes, rociadas

de pétalos, cristales y cuchillos.

Amor como cajas de cartón llenas de alfileres.

Amor como cisnes surcando lagunas de aguas fosforescentes.                                                      30

Amor de dioses asesinos, de tribus, de sacerdotes, de naciones

amuralladas de neblina.

 

No es solo que los versos vengan, como advirtió el

poeta, du fond de ma dètresse violente, sino que

se atropellen en el cóncavo del cielo                                                                                                    35

de las pasiones insanas, dulces, aborígenes; como misiles

hallados en jardines de parroquias, semas

revoloteando en el fondo de un pozo.

 

Dios como guerra, dios como padre asesino que ama

poderosamente.                                                                                                                                        40

 

Adviértase aquí el amor de Coltrane

¡Mi amor humano!—. Su solitaria

espada bajo la lluvia y su fe en

las sagradas sílabas de la muerte.

Su talento para cortar el silencio en partes iguales.                                                                               45

Su destreza de degollador de vacíos

y procreador de fabulosos quetzales.

Más fabulosos que la fauna misma

ensangrentada sobre la mesa del hombre.

Milagrosas bestias poblando simétricamente                                                                                         50

la rabia de su soplo piadoso.

 

Y todo ello, Sweet Blues!

Coming from a black man’s soul?

 

Demonio dios de los estruendos, de los secretos

cementerios donde crecen planetas, reinos agusanados.                                                                      55

Coltrane mete la mano al universo y lo expande.

Ya no es más explosión de una unidad molecular inexplicable, sino flor

de colores trashumantes, de inestable

sudor, de temblor y fuego, de brillante sexo en el

ruedo de su quilate, áureas tijeras de sastre                                                                                            60

arrobado.

 

Ahí donde tocó Coltrane la tierra —su diamante corazón

sobre dos pies alados—, no hay más que

magia de vasto dominio animal.

Where blew a flower may a flower no more, lamentó el poeta.                                                              65

Tierra y cielo son una sola trampa.

Cadáveres vestidos de luz

poblando playas de lamento.

 

Es komme ein Mensch aus dem Grabe.

 

El amor a dios de Coltrane es el más demoníaco.

 

 

Adenda

 

Si se le pudiera ver en el aire, pájaro

orillado a la luna, sería uno con el vapor de la

primavera que emanan los cementerios.

Sería, además, del mismo elemento que la

lluvia, y haría el mismo recorrido que hace                                                                                             5

del mar a la boca. Se convertiría, radiante

en otoño, en hoja libre que nunca

toca tierra.

Trocaría su ejecución imaginaria por voluptuosas

volutas de vegetal sonante, y se le vería en el                                                                                        10

viento ajustando la luz con manos

heladas de sacerdote alucinado que levanta

muros entre demonios y amantes.

Si existiera real en el reino

de la noche, su melodía acabaría por fin                                                                                                   15

con el resplandor de la muerte.

Daría, con el corte de un hachazo, con el rojo cóncavo

de sus silencios.

Si se le permitiera salir de las bobinas eléctricas, de

los parlantes duplicados, viviría                                                                                                                  20

sumando las cifras del tiempo a la carne, y sería

toda una presencia de multitudes, de

manadas sedientas, de falsos éxodos

de uno.

Si cobrara vida, corporalidad, su eco                                                                                                         25

sería aposento de rabias; sería

un individuo indómito, luchador

de espejismos, líder de batallas entre

huesos, legislador de tragedias

desencadenadas.                                                                                                                                          30

Si se levantara de los discos que giran como cuernos de humo

humano, sabríamos

qué peso tendría su sombra, su

soplo, su sable; sabríamos por fin cómo

cantaría su garganta, campanario de piedra,                                                                                              35

donde gaviotas horadan

relojes y mañanas.

Reconoceríamos cuán profundo es el

miedo que lo ata a los campos de hielo

donde un fuego danza                                                                                                                                    40

bajo tumbas.

Si entonces, quizás, viéramos ahí un involuntario abanico

cerrándose, comprenderíamos cómo

pianos y espejos reproducen el aro del sol de

la misma manera, y los instrumentos de viento —trompetas                                                                    45

amargas que tiran abajo muros— son

capaces de cortar árboles desde

dentro, separar aguas, reunir

playas negras con el síntoma

de lo muerto.                                                                                                                                                    50

Si se dejara de soñar —ay, si se dejara, y

viviéramos el sueño y soñáramos

cada noche la vida real—, nos tocaría la

marcha sonora de la mujer que juega en jardines

con nubes de guerra, con grandes firmamentos                                                                                         55

de cadáveres y granito.

Si acaso por un momento, solo un

momento, escucháramos su lamento, su

himno eterno, su música, venceríamos

la muerte y su horrendo                                                                                                                                 60

abismo, golpeando los platillos de la tierra con la voluntad del niño.

Si se le pudiera ver en el aire, ¡ay,

volando, y en el vuelo tostándose, y tostándose

muriendo, y muriendo con el soplo

efebo y de pie!                                                                                                                                                 65

 

 

Coltranenografía

 

A Love Supreme (1964)

 

Versografía

 

1, v.17: “Marine”. Paul Verlaine.

1, v.53: “Lift ev’ry voice and sing”. James Weldon Johnson.

1, v.62: “To John Keats, Poet. At Spring Time”. Countée Cullen.

1, v.66: “Tambourines”. Langston Hughes.

2, v.15: “Liberty and Slavery”. George Moses Horton.

3, v.1: “Die Zweite Elegie”. R. M. Rilke.

3, v.14: “The Poet”. Paul Laurence Dunbar.

4, v.7: “Dunbar”. Anne Spencer.

4, v.18: “O Black and Unknown Bards”. James Weldon Johnson.

4, v.26: “Rain”. W. Carlos Williams.

4, v.32: “À une femme”. Paul Verlaine.

4, v.40: “Poema doble del Lago Eden”. F. G. Lorca.

4, v.50: “The Weary Blues”. Langston Hughes.

4, v.60: “And death shall have no dominion”. Dylan Thomas.

4, v.66: “Spät und tief”. Paul Celan.

 

 

© All rights reserved Erick Ramos

Ramos, Erick (Lima 1982). Licenciado en Literatura por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y Doktor der Philosophie por la de Hamburgo, Alemania. Ha publicado reseñas y artículos en revistas nacionales e internacionales como Casa de Citas, Iberoromania y Revista Iberoamericana, y poemas en Estación Poesía, Carátula, Revista Almiar, Nagari Magazine y Luvina. Ha sido investigador, docente y ponente sobre literatura y violencia en Perú, Brasil y Alemania. Actualmente, trabaja como profesor de Español para diversas instituciones universitarias de Hamburgo. Fue antologado en Tránsito de fuego. Antología de poesía joven latinoamericana (Caracas: 2009), y ha publicado dos colecciones de poemas, Lengua de ciego (Lima: 2013) y Elogio del pájaro lira (Lima: 2017), y una novela: Informe bajo tierra (La Habana: 2016). Ha sido Becario del DAAD (2012-2016); con esta beca, llevó a cabo una investigación doctoral sobre el testimonio de violencia política en Perú, Guatemala y El Salvador. Es miembro hoy del Consejo Editorial de Crisis&Crítica.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.