ALEGORÍA DE UNA CIUDAD. Gloria MiládelaRoca

Era la década de los 2000, cuando llegué a esta ciudad, Miami. Poco después conocí a una de las personas con quien he participado en cantidad de proyectos culturales, conversaciones, muchas discusiones y también una gran amistad.

En este mes, cuando se le suma otro año más a su existencia, lo reconozco como alguien importante en mi evolución y seguramente del mismo modo, para otros quienes lo conocen: Eduard Reboll.

El artista, quien es más conocido por sus libros y poemas, ahora y desde su nuevo espacio creador, nos sorprende –cámara en mano– documentando el escenario social de la gente común, sobre todo durante la pandemia. Sus tomas dan vida no solo a las innumerables vicisitudes evidentes que han tenido lugar en el paisaje urbano de su actual ciudad, durante la misma, sino también los muchos cambios sutiles que transformaron a sus habitantes, fotografiándolos en una gran cantidad de vistas, evidenciando su depresión, sufrimiento y a la vez un reflejo acerca de la edad y energía continental.

En esta inesperada faceta del creador, nos volvemos a encontrar con la mirada sensible de sus poemas y nuevamente él, contrasta su afecto a la historia que ha dejado en algún lugar, de la misma forma que enfrenta luz y sombras, con un viso fulgurante acaecido por el sol, en una lírica crepuscular.

Las tomas de calles, edificios y personas por lo general al aire libre, en el repertorio del creador son al parecer sus predilectas. Con ello podemos advertir que el artista mantiene una práctica híbrida como artista multimedia y escritor. Al explorar la relación cambiante entre la poesía y la imagen, deducimos su consideración en cómo sus experiencias de escritura y visuales se superponen entre sí.

Nos detenemos en esta colección de naturaleza arquitectónica, de retratos en lugares históricos y la escultura cívica de la ciudad, donde el destierro del color en cada revelado se aferra inefable, al rayo solar que inunda desde algún ángulo la toma, concediéndole la salida únicamente a todos los blancos, negros y grises que se apoderan desde el arranque principal y posicionamiento de su lente, hasta el final.

Las superficies cálidas aparecen como blancas en las fotografías resultantes, mientras que las superficies frías e impasibles se traducen en grises, plateados y negros. Esta gama tonal produce imágenes que son, accidentalmente sublimes.

Espacios abiertos, donde abunda la soledad del transeúnte, en aparente quietud, que no siempre se refleja en aquellos semblantes encubiertos. Caminos no recorridos en una antesala haciendo eco a otro viaje que tal vez conduzca la mirada del espectador hacia algún lugar, despertando el interés por saber lo que nos depara al final de esta u otra historia con el mismo actor. Quizás un no-final.

La mayoría de las fotografías en esta serie tienen la apariencia de inmediatez, de la representación de una escena que apareció ante la lente en un momento exacto y aunque las imágenes de hoy en día están destinadas a no ser más que transitorias o temporales, también nos recuerda que las cosas no siempre son lo que parecen. El trabajo fotográfico cambia inteligentemente nuestras expectativas de manera sutil, para desafiar la forma en que entendemos el nuevo papel de la fotografía y para describir el mundo cambiante y más creíble que nos rodea.

Estos paisajes con elementos humanos y la fotografía callejera documental del creador, fabrican en la visión del espectador perspectivas independientes que cambian la forma en que imaginamos el mundo y nos compromete a reflexionar y buscar cambios en el campo en que cada uno se desempeñe.

Eduard, me agrada la mirada, la entrega de tu foco y esta narrativa. La de un amigo que añora los caminos y su gente. Esa manera de congelar en tu pantalla digital y descubrir en cada shoot el sentimiento metafórico que sabemos nunca te abandona. Estas palabras no son un obsequio para ti, tus percepciones son tu regalo hacia nosotros. Todo esto, dicho con cariño.

Gloria MiládelaRoca

Contacto con el artista

Eduard Reboll

eduard.reboll@gmail.com

https://www.instagram.com/eduardreboll/

https://www.facebook.com/eduard.reboll

 

5 responses to “ALEGORÍA DE UNA CIUDAD. Gloria MiládelaRoca

  1. Gracias sinceras Gloria por este registro tan bien traducido de lo que pretendo en este tiempo pluralmente extraño y locuaz. He disfrutado la ciudad y Catalunya gracias al lock down obligatorio e inhóspito que nos tocó vivir por la malnacida pandemia. Conclusión dos “idos” : agradecido y sorprendido.

  2. Gracias por estas fotografías tan sublimes y la lectura que tu haces de la obra de este artista tan maravilloso.

  3. Gracias por estas fotografías tan sublimes y la lectura que tu haces de la obra de este artista tan maravilloso.

  4. Buena reseña. Debe convertirse en el prólogo de un libro de imágenes. Por supuesto, cada imagen puede llevar un título y la fecha en que fue tomada la foto, acompañada de una breve descripción y reflexión del especial momento del impacto en la mente y corazón de Eduard. Esas fotos tienen un profundo contenido humano y excelente calidad técnica. La reseña es fiel a la intencionalidad del fotógrafo/escritor. ¡Enhorabuena a ambos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.