A LA ESPERA DEL TRAYECTO FINAL. Alberto García Gutiérrez

Un segundo en el infinito, Iván Albarracín, Ediciones Cívicas

Una nueva visión de lo que puede acontecer tras acabar la vida vivida en el plano físico de nuestra realidad es lo que nos ofrece Iván Albarracín en su obra Un segundo en el infinito.  Un segundo en el infinito parte de la premisa de la llegada de varios personajes a un bar peculiar, un bar en el que se hace espera, en el que, cual bar de estación de ferrocarril, de aeropuerto o de estación de autocares, los individuos con su carga, y Karma, de vida vívida esperan.

En el bar, como en la Taberna Galáctica de Josep María Beà en novela gráfica, los individuos narran sus vidas vívidas y vividas, su peregrinaje en el mundo y son ellos los que van  desfilando ante el lector cual personajes de un retablo macabro de los Cuentos de Canterbury de Chaucer. Sí, porque son vidas vívidas y vividas en la contemporánea realidad del mundo actual, en un mundo salvaje de lobos, somos animales en la jungla, tal como le dijera Leonor de Aquitania/Katherine Hepburn a Enrique Plantajanet/Peter O´Toole en el León en Invierno.

Iván Albarracín se ha adentrado en un mundo de horribles decorados, de angustiosas decisiones, de crueles escenarios como un moderno Charles Dickens del siglo XXI y nos  muestra lo que no queremos ver, no queremos saber, no queremos intuir siquiera. El  mundo que nos abre el autor existe. Existe para la mayoría de la población existente y que ha existido en la tierra, y que por ahora existirá, y surge en el lector tras leer sus páginas lo que dejara escrito Aldous Huxley al inquietarnos con su pregunta: ¿Cómo sabes si la Tierra no es más que el infierno de otro planeta?”

Como si fuera la reunión de Canterbury de Chaucer cada uno de los individuos que esperan en el bar cuentan su historia, su vida, y esa vida está unida a una banda sonora.

Todos tenemos varias bandas sonoras, son parte de la vida vívida. Cada una de las canciones que se mencionan en Un segundo en el infinito conforma de forma indisoluble el manto musical que arropa, esconde o expone a los protagonistas y sus historias.

Con un lenguaje y registro coloquial que no desmerecería a Charles Bukowski, con escenas que en casos rezuman una filmografía que ha recogido el autor y una carga de profundidad que perturba, lumpen, vidas de esclavos, mundos paralelos ilegales, decisiones sin plan b, sangre y vísceras, venganzas más allá de lo imaginado por el padre literario de Edmundo Dantes, y como no, personajes híbridos a lo Terry Gillian, Quentin Tarantino y Ridley Scott,  van desfilando por sus páginas.

Un segundo en el infinito es otro espacio y tiempo, un lugar entre el bardo y el limbo, un lugar de espera y de paso y si tienen agallas lean con los ojos bien abiertos este singular viaje hacia la bestia humana, que está cada día entre nosotros, con un fondo musical que arrulla a sus víctimas…y por cierto, ¿Y a quién reclama uno la vida vívida vivida en el inferno de la tierra? ¿Al Demiurgo? O ¿Al abogado del diablo? Ustedes deciden, suerte.

 

© All rights reserved Alberto García Gutiérrez

Alberto García Gutiérrez. Barcelona, España, 1974. Escritor, articulista, divulgador y creador del programa de radio y luego podcast Verne y Wells Ciencia Ficción. Consultor, asesor e introductor para la Editorial Gaspar & Rimbau.

Obras más recientes:

Guía de Seres Elementales y Otros Seres Fantásticos, Editorial Apache Libros.

Cuentos en el Espacio y el Tiempo, Editorial Gaspar & Rimbau

Introductor a las colecciones Recuerdos del Futuro y Recuerdos de la Tierra de los Sueños de la Editorial Gaspar & Rimbau

Leave a Reply