LA NATURALEZA Y SEPTIEMBRE. Eduard Reboll

Publicado el

A la gente de Florida, México, El Caribe y Catalunya

“Terremotos o huracanes. Ninguno de ellos son castigos contra la humanidad. La naturaleza no es un Dios vengativo y rencoroso buscando repartir justicia a todos por igual. La naturaleza simplemente es naturaleza” Wiccazul

Irma

Los que tenemos cierta edad, este nombre tiene un precedente cinematográfico, Irma la dulce. Una hermosa y divertida prostituta de los barrios bajos de París -Shirley Maclaine- arrasa a sus clientes bajo la seducción y el alcohol.

Pues bien, algunos atributos de esta película tuvo el huracán del mismo nombre. Si bien su belleza fue lóbrega y destructiva a su paso por el Caribe. El ron, el tequila o el whisky hicieron de las suyas en los liquore  stores, abandonando los estantes en manos de sus compradores.

Irma, hoy, es un sinónimo de hecatombe…y nunca irá asociado a la dulzura y al sol que evocan nuestras islas y nuestro territorio.

Apareció en una pequeña nota en El Nuevo Herald, una semana antes que descargara su omnipotencia. Y una cita de alarma cuando, hojeando la web del Centro Nacional de Huracanes, vimos el jueves de la semana que llegó, el mismísimo ojo con fuerza 5 proyectando una línea direccional hacia el estado que Ponce de León descubrió.

¡Gluups! “Esto va en serio” me dije. Irma está aquí.

Hay una necesidad de salir e inhalar el oxígeno al final de su paso; unas imperiosas ganas de “ver” qué ha sucedido.

La avenida de Le Jeune en Coral Gables está colapsada por la inmensidad de árboles muertos en medio de la calle. Brickell inundado por la subida de la marea. La oscuridad es un tercer protagonista. Algunos vecinos salen con sus linternas iluminando a ningún lugar. Pocos inician sus tareas frente a los escombros. Una mujer en la calle 15NW tiene sus dos manos tapándose las pupilas. Tercia el cuerpo hacia abajo, e implora varias veces un “¿por qué a mí…?”. Una vetusta ceiba, aplastó el techo del hogar donde habita. No hay oraciones a San Lázaro ni a Ochún…solo quietud. Los Cayos destrozados y la parte oeste del estado también. La maleza vegetal aún se acumula en las calles. Pero Miami sigue p’alante como dicen los cubanos.

Terremoto en México

Estábamos todos saliendo de los destrozos del ciclón en Florida cuando una amiga mía que vive en Los Ángeles puso en su Facebook,un día antes de la  tragedia, lo siguiente:“Tengo miedo que esta noche haya un temblor en el área; no puedo dormir”. Aún faltaba por llegar lo peor en la falla de San Andrés.

Las primeras imágenes vinieron a mí desde Televisa. El mismo día de la gran tragedia en 1985. La locutora decía “parece que hay un pequeño temblor…pero seguimos”. Al cabo de un instante el estudio se queda a oscuras y en directo se oyen unos “¿Estáis bien todos?”.  Al momento, empezamos a ver personas huir de sus espacios y observar un lúgubre baile de edificios. Saltar la luz de repente y entrar en la oscuridad. Una mujer en el dormitorio de su casa se pregunta “¿qué es todo esto?”. Un trabajador que conducía camino hacia su hogar se detiene a escasos dos metros de un puente; ante sí, un barranco con una caída de 50 metros por la rotura de un puente. En plena capital, una escuela aplastada por el sismo y todos sus alumnos adentro en espera que la brigada de rescate aparezca.

Sirenas. Pavor. Señales de emergencia invitando a no encender cerillas o tabaco para evitar explosiones de gas. Aviso de calma y solidaridad para compartir cobijo o ayuda si fuera necesario. Twitter y retwits. Grabaciones íntimas en cada casa colgadas en facebook o instagram. News y más news en las pantallas de televisión. Llamadas a los amigos y amigas residentes en la capital azteca: “Estáis bien…reportaros por favor”.

María

Recuerdo hacer bromas con José, el huracán, y María, el huracán. Y decir qué si de todo esto iba a salir Jesús…la biblia habría errado en sus nombres sagrados.

Una nota de El País del 9/21/17 decía así.

“Lluvias torrenciales, ríos y embalses desbordados, marejadas ciclónicas, oleaje desatado, hogares destruidos, árboles por los aires, ventanas estallando, 100% de las casas sin electricidad y problemas generalizados de telecomunicaciones. El ojo del huracán María ha atravesado Puerto Rico con sus devastadores vientos de más de 200 kilómetros por entrando por el sur a las seis de la mañana hora local y saliendo por el norte pasado el mediodía, dejando la red de carreteras bloqueada y en suma un caótico panorama general. El gobernador Ricardo Rosselló ha pedido al presidente de EE UU que declare la isla “zona de desastre” y ha ordenado el toque de queda para la población hasta el sábado.”

Pero soterrada a esta realidad… ha habido otra. El tejemaneje entre la administración de Donald Trump. Una disputa política por si la ayuda recibida ha sido la correcta o no. Y otra perteneciente al propio gobierno de la isla: la deuda adquirida por este país libre y asociado a EE.UU.

Un huracán político llamado Catalunya

Acabo de recibir un email de mi amigo Joan Ramón en Barcelona. “Amic, avui a Barcelona, prop d’un mil.lió de persones han cridat. “No tinc por…volem un referéndum el 1 d’octubre” (Amigo, hoy en Barcelona, cerca de un millón de personas han salido y han dicho “No tenemos miedo…Referéndum el 1 de octubre”)

Busqué en Google desesperadamente TV3, la web televisiva de mi país, Catalunya. Contrasté los titulares de distintos periódicos del estado español. Recibí cantidad de fotos que emitían pacíficamente una procesión de gente habitual con el corazón abierto y una consigna: “Volem votar” (Queremos votar). A la mañana siguiente una réplica de órdenes judiciales, querellas y amenazas hacia la mesa de El Parlament aparecía en escena. A los pocos días, tres barcos para albergar más de ocho mil policías y guardias civiles venidos de toda España aguardan en el puerto para intervenir como fuerzas del orden: las mesas electorales, las papeletas de voto y las urnas del día 1 de octubre. Movilización del mundo soberanista e independentista para poder votar. Repercusión de la noticia en los medios internacionales. Rabia y dolor entre la mayoría del pueblo catalán decidido a ejercer su democracia y también respuesta ultranacionalista por parte del estado español.

¿El resultado? lo sabe usted lector antes que yo…. El que le escribe cerró este sábado 30 de septiembre su columna.

Conclusión existencial a lo acontecido

La naturaleza y sus cambios, surgen del desequilibrio interior entre sus capas o los que su manto externo produce al entrar en la atmósfera de la Tierra…Pero como dijo un filósofo anónimo en el siglo XVI “Hay otra naturaleza; la naturaleza humana. Y ésta si que su control, depende de nosotros. Y sólo nosotros somos responsables …no Dios”.

Como decíamos en mi juventud: Todos estos fenómenos a finales del verano traerán un otoño caliente.

© All rights reserved Eduard Reboll

Eduard Reboll Barcelona,(Catalunya)

email: eduard.reboll@gmail.com

 

Comments

LA NATURALEZA Y SEPTIEMBRE. Eduard Reboll

  1. Muy revuelto el mundo. Quizás un poco más que otras veces. Pero falta la guerra todavía. Oremos.

Leave a Reply

Translate »