YO, CHARNEGO de Javier López Menacho, una historia de superación. Dolors Fernández

Digamos que, de entrada, un título como Yo, charnego es toda una osadía, por su honestidad y por lo que representa de afirmativo y sustantivo. Si añadimos que se trata de una publicación salida de la imprenta en pleno 2020 con el foco puesto en Cataluña, la audacia aún es mayor. De ahí su valor de revulsivo, con lo que ello comporta, en ocasiones reacciones desproporcionadas y con tintes agresivos, para desgracia de quien lo firma, Javier López Menacho. Lamentable, por supuesto, pero en una secuencia lógica, nada sorprendente. Es lo que tiene que poner sobre la mesa sin tapujos el gran tabú de la sociedad catalana, cuidadosamente disimulado en las últimas décadas.

Desde las definiciones más académicas de charnego como «Inmigrante en Cataluña procedente de una región española de habla no catalana», hasta las opiniones vertidas por Jordi Pujol, en las que califica al hombre andaluz de «poco hecho, ignorante, anárquico», capaz incluso de «destruir Cataluña», López Menacho analiza pormenorizadamente el estado de la cuestión, reflexionando sobre la condición de charnego, su evolución e integración en la sociedad catalana, y sus distintas significaciones hoy en día.

Las diferentes percepciones sobre el término, indiscutiblemente peyorativo, son puestas de relieve, y van desde el rechazo frontal hasta una reapropiación en clave de reivindicación identitaria. Especial hincapié hace López Menacho en el caso del charnego andaluz, mayoritario en el flujo migratorio de la España rural a Cataluña, desde los años cincuenta y sesenta.

La labor de documentación realizada es encomiable, así como el trabajo de campo que ha llevado a López Menacho a entrevistar a diferentes charnegos y a visitar instituciones que los representan. El tono distendido del libro, sin que por ello pierda un ápice de exhaustividad, hacen de él una lectura amena, altamente recomendable para aquellos interesados en conocer otra versión de la historia reciente de Cataluña y de qué modo esta ha conformado su sociedad. Evidentemente, muy alejada del canon oficial.

La tesis que, en definitiva, baraja Yo, charnego de Javier López Menacho es que lo charnego y la aporofobia orbitan en la misma constelación, ya que ambos no dejan de ser el mismo perro, pero con distinto collar.

Y valga como colofón la cita de Enrique Bunbury que abre el libro:

Ni patria ni bandera,
ni raza ni condición,
ni límites ni fronteras,
extranjero soy.

 

 

 

© All rights reserved Dolors Fernández Guerrero

Dolors Fernández Guerrero (Barcelona, 1968) es licenciada en Filología Hispánica por la Universidad Central de Barcelona.

Sus colaboraciones (poesía, relatos, reseñas, ensayos críticos) han aparecido en publicaciones como Estación Poesía, Clarín, El Punt Avui, Azharanía, Almiar, Tànit La Charca Literaria, principalmente. Es colaboradora habitual de la revista Nagari, donde ha publicado poemas, relatos, ensayos y entrevistas. Además, ejerce la crítica literaria en la revista El Ciervo.

Sus poemas y relatos breves han aparecido en numerosas antologías: Veinte vagones a mordiscos, Voces de Ariadna (audiolibro), Tardes del Laberinto, Generación subway. Breve y Poesía, Trenquem el silenci amb la poesia, Ètica i poesia, etc.

Mi corazón mordido por tus labios es su primer poemario (La Marca Negra Ediciones, 2017). En narrativa es autora de una novela inédita, titulada El club del tigre blanco.

Autora bilingüe (castellano y catalán), ha obtenido diversos premios literarios en las modalidades de relato y poesía: Premio Guida Alzina de Alella (relato), Premio Francesc Català de los Jocs Florals de Perpiñán (poesía) y Premio Relato de Humor de Nou Barris.

En la actualidad es presidenta del colectivo literario El Laberinto de Ariadna, vocal de la Junta de ACEC (Asociación Colegial de Escritores de Cataluña) y administra el blog literario Despeñaverbos (http://despeñaverbos.es/).

Leave a Reply