EN LA CIUDAD BLANCA. Un film de Alain Tanner

EN LA CIUDAD BLANCALiteratura visual de una ciudad portuaria

A Chicho Porras

Título original Dans la Ville blanche Año1983 País Suiza Director Alain Tanner Guión Alain Tanner Música Jean-Luc Barbier Fotografia Acácio de Almeida Reparto Bruno GanzTeresa MadrugaJulia VonderlinnJosé CarvalhoVictor Costa Premios 1983: Festival de Berlín: Sección oficial de largometrajes 1983: Premios César: Mejor película francófona (filmaffinity)

 

 

Sinopsis

Paul, un patrón de barco, llega a Lisboa . Antes de salir, grabará una salutación en 8mm con la metrópoli detrás para su esposa suiza. Bajará con una bolsa de mano del mercante, la ilusión de un merecido descanso, y empezará a recorrer los barrios del litoral lisboeta: Alfama, Chiado, Bairro Alto….Llegará a una pensión a pedir alojamiento y allí conocerá a Rosa, una empleada del lugar con quien tendrá un affaire importante. Su vida será un recorrido por una ciudad que ama sin aparente razón. Su estancia como individuo, le llevará al punto de partida de sus orígenes. El alcohol y una peculiar filosofía existencial serán sus acompañantes durante su viaje a pie por la ciudad de Pessoa .

Parece que la preposición de lugar “En” encierra todo en este film. Podría haberse titulado sin esta palabra primera… “La ciudad blanca”pero no sería lo mismo. Todo sucede “en un lugar”. Y la calle y sus establecimientos de Lisboa son sus puntos de mira: los bares de alterne, las cafeterías, las casas de juego, los establecimientos donde el pueblo se reúne, e incluso las propias fachadas de los edificios, son espacios de relación y goce para el protagonista. Las ventanas con vistas al mar, así como la propia habitación del pequeño y menesteroso hotel donde reside, serán los lugares de autodestrucción a través de la bebida y sus noches de amor con Rosa. No sabemos qué quiere y hacia dónde se dirige…pero la belleza escondida de la película está en esta búsqueda de Paul.

El cine de Tanner, en general, tiene la pátina del silencio. Lo mudo y lo nimio son personajes y lugares de acción al mismo tiempo; y el metacine su lenguaje. Utilizar la filmación súper 8mm -a los que la desconocen, les diré que es la filmación cinematográfica casera anterior al video doméstico-  para integrarla en el formato tradicional que era de 36mm representó una innovación en su época. Las grabaciones solo tenían por sonido el que provocaba las ranuras de los discos de circulación cuando la película se proyectaba en casa. Si además le añadimos el solitario saxo que traduce las composiciones de Jean-Luc Barbier y la improvisación magistral de Bruno Ganz imitando el blues de John Mayall con su armónica mientras se rodea de unos niños, solo nos queda ensalzar una manera de hacer de un gran director que ha sido olvidado injustamente.

Hay escenas de una poética maravillosa, como el inicio apacible bajo la niebla de la llegada del buque de carga atracando en el río Tajo. O simplemente la recreación de los primeros planos del personaje principal expresando su calidez, su inocencia de buen hombre, su dolor cuando lo hiere un criminal con una navaja en el corazón, o su amor-alcohólico por su amante y su esposa al mismo tiempo. Cine deliberadamente lánguido. Narrado todo con un ritmo particular, no apto para los que la acción trepidante o la necesaria justificación del conflicto interno en una pieza, son imprescindibles para la arquitectura de un film.

Discípulo de Claude Goreta, y autor de piezas memorables e incomprendidas al mismo tiempo como La salamandra, El  diario de Lady M., Messidor, o Charles vivo o muerto, este autor suizo fue un mito en los setenta y ochenta en Europa junto a directores coetáneos como Wim Wenders, Werner Herzog o Rainer W, Fassbinder. Autores todos de culto de un nuevo cine independiente que, en su caso, se le asocia con el llamado Free Cinema . ER

Pdta. Por suerte para los espectadores tenemos el link en youtube para poder visualizarla gratuita y legalmente.

One response to “EN LA CIUDAD BLANCA. Un film de Alain Tanner

Leave a Reply