EL TESORO DONOSTIARRA. Luis Moreno Flores

Nadadora

Entrenaba a diario,

pero jamás podía ganarle

porque le encantaba ver

cómo él movía sus pies en el agua.

Cuando aún resultaba sencillo hacerse de cualquier material musical mediante blogs, encontré en uno de ellos, llamado Chicos Topo, un disco que según la reseña  era un pilar fundamental en la construcción del movimiento indie pop español de los años 90´s. Se trataba del único disco de Family, titulado Un Soplo en el Corazón. El autor de este texto hacía referencia a algo llamado Sonido San Sebastián o Sonido Donosti.

 

La curiosidad por escuchar aquello catalogado, según un hombre topo, como “perfecto” me hizo descargarlo de inmediato. Unos cuantos sonidos de sintetizador, con los que entonces pensaba en los Smiths o Depeche Mode, no me causaron conmoción.

 

Apenas simpaticé con un par de temas titulados El Bello Verano y El Buen Vigía, ambas canciones comparten la seña universal de la juventud: el verano. Añoran revivir épocas que tal vez no fueron las mejores, pero que en el recuerdo lucen formidables.

 

Aunque no me convenció del todo, jamás borré del ordenador Un Soplo en el Corazón, y como ocurre con las relaciones más duraderas y significativas, Family y yo, con el tiempo, nos domesticamos. Cada cierto tiempo mi estado de ánimo convergía con una de esas creaciones de Javier Aramburu y, el hombre del apellido impronunciable, Iñaki Gametxogoikoetxea. Así La Nadadora, El Buen Aviador, Portugal, Al Otro Lado, Carlos Baila y El Mapa, se han sumado a mi lista de favoritas.

 

Los últimos años, y mi necesidad de sentirme nostálgico cada tanto, me han hecho encontrarme frecuentemente con el Sonido de San Sebastián en agrupaciones como Le mans, La Buena Vida, El Joven Bryan Superstar, Aventuras de Kirlian… pero Un Soplo en el Corazón será siempre mi primer acercamiento a esta manifestación regional, autentica, de letras tontas, inocentes y dolorosas a la par.

 

He pensado que la trascendencia en mi persona, y supongo en muchos otros, de este disco se debe a la basta cantidad de símbolos que acoge y dota de un sentido que parece solo aplicable dentro del propio Un Soplo al Corazón, pero que ciertas circunstancias termina por cruzar las fronteras para sumarse a nuestra historia. Así, sin percibirlo un día estamos frente  al amor amor más puro en el borde de una piscina.

 

Pese a que el flechazo en mí no fue instantáneo, escuchar a Family, escuchar Un Soplo en el Corazón, provoca, como alguna vez leí, la sensación de haber encontrado algo único y especial, un pequeño tesoro de Donosti que se quiere compartir con aquellos a los que se aprecia.

 

Vivir para ser naif.

© All rights reserved Luis Moreno Flores

Luis Moreno Flores es un periodistas mexicano. Entusiasta de la comida callejera, fanático del rocanrol, los perros, la literatura de la onda, Donnie Darko, las Chivas y el Athletic de Bilbao. Actualmente reside en San Luis Potosí y es subdirector editorial del periódico La Orquesta.mx

Leave a Reply