ANTES QUE LA NOCHE ME ASUSTE Y OTROS POEMAS. Natalia Lara

ANTES QUE LA NOCHE ME ASUSTE

Camino,

descubro

cambiante

la noche.

Escena

que calla

los muros

deshechos.

La flecha

que grita

y ajena

persiste.

La noche

que es blanca

demanda

misterios.

Me llama,

y a rastras

levanta

nostalgias.

Sabanas

de infancia,

pequeñas

se crecen.

¡Y sigo

el rumbo!

¡Deshago

la estepa!

Convierto

la noche:

fragante

yagruma.

 

      βολή

 

Tempus fugit,

y el viento en el andén

a nadie posee.

¡Pajarillos en la memoria!

¡Testimonio de lo evocado!

_β   ο   λ   ή_

Creo seriamente que, antes

—vestida de jolgorio—

si algo rueda, le abro los brazos.

¿Quién labra los nombres en una piedra?

¿Qué dice el sol si garúa?

Entre un calambre y otro

el tiempo se escapa.

 

 

 

AUTO DE FE

D e s a p a r e z c o

en una metáfora improvisada,

en el inventario dudoso,

en los andamios de un manglar

bajo deseos soterrados

para seguir salvaje,

para volverme desmedida locura,

para exagerar la desdicha

de no hallarte,

de no dar con tu sonrisa de idiota

que me produce incandescencias,

que me parte en tres y cuatro

sobre los muros del disparate

y la desolación.

PARA COLOCAR LOS LABIOS

a Jael E. L.

Versas desgarradura

río en voluntad

i r r e f r e n a b l e

Tus ojos saltan

en el pastizal

y olvidas estadísticas

Excomulgado

                          Engatado

  Enumerado

                         Enrarecido

¿Qué anuncia

              la rítmica noche?

¿Por qué el garfio

                   en el centro de la Luna?

Repican las campanas

con la palabra dicha:

e m b o c a d u r a.

                         PARA NO CONFUNDIR LA REALIDAD

Absorbí el siseo de frente al túmulo

sin hacer mella en la grieta,

para hablarme un momento

con impregnada paciencia…

Y ser esencia en la simiente,

color en la atmósfera.

Extenderme hacia la propia garganta

rebasada de texturas, a-mán-do-me

—sin contorsiones—

reventada de prismas

para segmentarme en los otros,

en el otro,

en ti.

© All rights reserved Natalia Lara

Natalia Lara Escritora venezolana (1978). Reside en Puerto Ordaz, Bolívar. Formó parte del grupo literario El Círculo Impreciso (2011). Cursó talleres auspiciados por la Sala de Arte Sidor, a cargo del poeta guayanés Francisco Arévalo. Ha publicado sus escritos en diarios de circulación regional del estado Bolívar y en otros, tales como El Venezolano y El Periodiquito (Maracay, Aragua). Ha participado en diversas lecturas poéticas. Gracias a Néstor Rojas y Francisco Arévalo, al apoyo de Fundaletra y la Sala de Arte Sidor, realizó el Diplomado de Poesía Venezolana Siglo XX (2017). Forma parte de los autores del libro Exilios y otros desarraigos (2018).

Leave a Reply