OBRA PLÁSTICA DE ADELA FRANCÉS

Art statement (declaración de artista) Adela Francés.

Entonces no lo sabía y, sin embargo, fue el inicio de mi interés por el arte. Apenas con cinco años, mi lenguaje particular se desarrollaba comenzando a dibujar con mi abuela, novias, princesas… desde los pies. Esto provocaba la hilaridad y el desconcierto entre mis mayores. Ahora sé que mi relación con el mundo era solo nuestra y nadie debía darme la fórmula estándar para caminar.

Me interesa tomar consciencia del espacio que habitamos y establecer con él un diálogo. Esto consigue darme las claves y las referencias necesarias para vivir, al tiempo que, al sintetizarlo y materializarlo, me conecta a un hilo emocional al que todos los que sintonizan con esa frecuencia pueden sumarse. Para mí el “tema” es un pretexto en el proceso creativo y quizá por eso recurro a la variedad: floral, paisaje o espacios, y el retrato siempre de fondo de armario.

En este momento trabajo en la serie “Encuentros”, que tienen lugar en un ambiente urbano: rincones de una ciudad concreta o imaginaria donde se vive, se muere o se sueña, donde hay espacios concurridos o vacíos, con mobiliario, con sombrillas…, donde existe lo invisible igual que en la realidad. Otra de mis líneas de exploración son los espacios vegetales, marinos y los celajes, en los que no hay dibujo y donde la materia, la textura y el color quieren evocar emoción.

Mi inspiración surge de lo cotidiano, una flor, un día nublado, un recuerdo, una añoranza, una poesía… Pensar y escribir un poema contribuyen al análisis y a la síntesis… me ayudan a describir, a componer… Siempre encuentro inspiración en los clásicos, en la pintura contemporánea… todo puede ser el detonante, y, entonces, me aborda un golpe de energía que me dirige hacia el lienzo, todo lo demás deja de existir, todo mi potencial debe concentrarse y estar al servicio de mi trabajo.

Huyo de la esclavitud de la técnica y, por eso, disfruto experimentando con nuevos procedimientos. La acuarela me da la frescura y la impronta necesaria para expresarme de forma espontánea y libre, la pintura acrílica la combino con texturas procedentes de minerales, pigmentos, papeles y otros elementos. ¡Cuando la pintura es arte, no hay margen para la indiferencia!

© All rights reserved Adela Francés

Adela Francés nace en Puertollano y reside, en la actualidad, en Ciudad Real. Parte de su infancia y adolescencia transcurren en la localidad sevillana de Lora del Río. Los recuerdos de estos lugares siempre serán motivo de inspiración de su obra. Desde muy niña se presenta como incipiente ‘retratista’ haciendo bocetos y apuntes de rostros de sus familiares y compañeros del colegio.

En su juventud se traslada a Ciudad Real donde compagina sus estudios de Magisterio con la asistencia a la Escuela de Artes y Oficios, en la que recibe su primera formación del pintor sevillano Juan Hurtado.

Abraham Esteve, crítico de arte, en la presentación de su obra señala:

El conjunto de la obra de Adela Francés es variado, tanto en técnica como en temas y parece conveniente ordenarlo utilizando, siempre que sea pertinente, el concepto de «género», que puede facilitar un acercamiento sistemático (bodegón, retrato, paisaje, tauromaquia). Las obras no figurativas, por su propia razón de ser, resultan difíciles de ubicar al amparo de los paradigmas genéricos.

 […]Un texto literario concreto puede dar lugar a una obra plástica mediante el procedimiento denominado ilustración; sin embargo, la tarea que lleva a cabo Adela Francés es más compleja y profunda. Escribe cuatro poemas que, bajo el título general de Elementos, albergan otros tantos enunciados poéticos denominados Tierra, Agua, Aire y Fuego). Homenaje a los cuatro elementos clásicos que servían para expresar los patrones de la naturaleza. Estos representan el cosmos donde todo lo existente convive (sistema ordenado y armonioso) frente al caos.

El decir poético de Adela Francés lleva emparejado una serie de obras plásticas que surgen como necesidad expresiva complementaria a lo dicho poéticamente.

Si en sus inicios sella una pintura con un estilo realista como se refleja en el emblemático cuadro de su hijo –casi hiperrealista–, a principios de esta década consigue sus momentos culminantes de abstracción en Homenaje a Aleixadre, donde genera una obra plástica a partir de textos literarios, o en Cielo de Murcia.

En la actualidad se desenvuelve en un estilo entre figuración y abstracción, con ‘visitas’ aisladas a lo figurativo y a lo abstracto. En este espacio se despoja de elementos innecesarios y deja paso a una construcción sintética con la intención de transmitir emoción a través del color, texturas, grafías y silencios. Desde este punto avanza a partir de la síntesis conceptual y técnica de la acuarela como se puede contemplar en su serie de “Pasos de cebra”, “Encuentro” o “Espacios vegetales”. Algunas de las obras de estas series han sido presentadas en el Salón de la Acuarela de Bruselas, y más recientemente en el Museo López Villaseñor de Ciudad Real.

En la serie “Encuentro”, el mobiliario urbano se convierte en el tema principal, siendo el espacio de la ciudad identificado por estos elementos: sillas, sombrillas, bicicletas…, que sugeridos, constituyen la base y el denominador común donde las vidas transcurren.

Con la obra Buganvilla, dentro de su recurrente temática floral, inicia su serie “Espacios vegetales” donde, sobre todo, le interesa a Adela Francés conectar con el mundo de los sentidos recreando sensaciones, traspasando el límite de lo visible.

 

One response to “OBRA PLÁSTICA DE ADELA FRANCÉS

Leave a Reply to Silvina Cancel reply