EL SEXO (… SI LO HE DICHO BIEN: EL SEXO). Eduard Reboll

“Niño no te toques la cosa… si te tocas las cosa puedes tener malos pensamientos”. Siempre me gustó este vocablo que nada por lo infinito en denominaciones… Por cierto “ las niñas no tienen cosa” me decían mis madre. Sólo cuando oí el grito del feminismo en mi pubertad, me enteré, sin lugar a dudas, que la mujeres tenían también “cosa”…Otra “cosa” por supuesto.

En el lavabo de la escuela había un grafiti que decía “El profesor Hernández es maricón”. La primera vez que leí este calificativo lo asocié a un hombre abominable que maltrataba a su antojo a niños, hombres y animales, pero nunca a viejos, viejas o mujeres. (Lo siento no tengo respuesta del por qué, pero fue así). Ocaña, pintor, actor, e icono de los derechos de los homosexuales en Catalunya en los años 70 defendería esta palabra a viva voz en una manifestación: “Somos mariconas, sí …¡Qué pasa!”.  A partir de aquí, he visto a hombres con hombres y mujeres con mujeres amarse y besarse con total naturalidad en Barcelona, en el Lincoln Road de Miami Beach o hasta en la catedral de Notre Dame, bajo el pórtico, cerca de las gárgolas donde se refugiaba Quasimodo.

En una reunión de bardos de Miami donde nadie se conocía, un hombre de unos 30 años se levantó espontáneamente y dijo.“ Este poema está inspirado en un arrebato que tuvimos Yurisleidis y yo en el Woodland Park de la calle 8. Aquel cementerio que está frente al motel 77. ¿Saben cuál me refiero… no?”. Alguno de los versos hablaban  por sí sólos: “ me ofreció sus ubres/ bajo el frío de la lápida/… no estaba mi apellido/ pero sí un epitafio que decía:/ entre mis jambas de ébano/la muerte ha llegado blanca”. Nadie se atrevió a aplaudir. Una mulata que versificaba bajo la inspiración de Nicolás Guillén se levantó irascible. En el corrillo de mi derecha se escuchaba: “seguro que es su mujer y le ha caído fatal la cita”… Dos poetisas que acababan de conocerse añadieron “ Vaya ésta fue su amante y le ha sentado pa la mierda que la ubicaran en el camposanto”. Ante un silencio de condena y con el bolso en su mano derecha  a punto de largarse, la negrita dijo: “No es la metáfora lo que hace que me marche, sino el vocablo que aparece en el primer verso…Yo no soy un animal para que asocien mis senos a los pechos de una res. No le hubiera costado nada ir a la RAE a buscar otros sinónimos para mis mamas, en vez de colocar el sustantivo ubres. Muchas gracias.” Al cerrar la puerta miré al individuo aludido con rencor y, con algo de culpabiliad hacia adentro, me dije a mí mismo: “¿Quién no se excita con un mujer así, que utiliza también el lenguaje y el genio en su vida? ”

Hay aforismos  que dan que pensar; cito sólo algunos :

  • El sexo es el consuelo cuando no nos alcanza el amor . Gabriel García Márquez, Memoria de mis putas tristes, 2004
  • El sexo, es el consuelo de la miseria. Pier Paolo Pasolini, La religión de mi tiempo, 1961
  • El sexo forma parte de la naturaleza. Y yo me llevo de maravilla con la naturaleza.. Marylin Monroe
  • El sexo sin amor es una experiencia vacía,  pero como experiencia vacía es una de las mejores.Woody Allen
  • La masturbación es el sexo con alguien a quien amas . Woody Allen

Con respecto a las dos primeras frases denotar que tanto Márquez como Pasolini utilizan “consuelo”. El primero para describir a aquel viejo que quería desvirgar a aquella prostituta jovencita que no podía amar. Y el segundo -que vivió profundamente la pobreza cuando se desplazó a Roma con su madre-  para remarcar que no hace falta ir al supermercado para ser feliz cuando no hay dinero… Para esto está la carne propia y/o la de tu pareja sin coste alguno. De Marylin sobran comentarios por la sencillez y honestidad a la hora de expresarse.  Y con respecto a uno de lo comediógrafos más importantes de la historia del cine, Woody Allen, anotar su disparo directo al tema. Nadie ha ridiculizado y tratado con tanta alevosía, inteligencia e ironía el sexo, como él en sus películas.

Y para finalizar decir que el sexo no tiene límite ( …que no es lo mismo que decir “límites”). En fin… que no se acaba como lo voy hacer yo con este párrafo. El sexo… el sexo acaba en “o”.  Éste quizás sea un aforismo que pase a la historia por la circularidad de la letra y su significado. Bien, que tengan buen sexo hoy y que sea “redondo” como la vocal última de esta palabra.

Eduard RebollEduard RebolBarcelona,(Catalunya) es licenciado en Lengua y Literatura Española por la Universidad Internacional de la Florida Summa Cum Laude. y Master en Spanish Journalism por FIU. En la actualidad es Editor de Contenidos en la Revista Nagari y trabaja como curador de arte independiente para varias instituciones (CCE, MDC, Books and Books). Ha publicado sus poemas, así como algunos ensayos críticos sobre cine, arte y literatura en diferentes revistas y blogs. ( El proyecto Setra, Tumiami, Telaraña, Encuentros, Arte al Día y Nagari).La lírica del crápula y La mujer de Brickell,inédito, sobre la poética que encierra Miami, son sus últimos libros.

Leave a Reply