UNA PEQUEÑA PARTE DEL ESPACIO. Obra plástica de Leo Moyano. Gloria MiládelaRoca

Leyendo nuevamente un pequeño y sublime libro de Omar Khayyam, obsequio de mi padre, me quedé pensando en la facilidad que tienen ciertas personas de traspasar e invadir el espacio que a veces uno determina como propio. Estas intrusiones son bienvenidas pero, otras ocasionalmente perturban y mucho. Igualmente puedo señalar que existen incontables tipos de intrusión: las hay geofísicas, visuales, auditivas y otras tantas más, que hasta podemos incluir ahí las intromisiones de índole sentimental.

Con esta desazón en mi interior y a manera de ejercicio renovador, me animé a buscar el significado de fronteras, encontrando en el universo digital, aquel sin fin de artículos sobre el tema, además de un interminable listado de expresiones en la paleta del arte. Fue allí donde descubrí las fotografías de una instalación y las subsecuentes piezas, pertenecientes a una serie elaborada por el joven creador, Leo Moyano.

A partir de diferentes materiales y propuestas, encontramos que en la obra de este artista, el espacio y la memoria de los mismos, comulgan en un concepto equivalente: la transgresión de algo o de cierto territorio.

Las líneas divisorias claramente impresas, demarcando algún lugar abandonado y donde ha comenzado a crecer la ausencia, son parte de la constante en esta serie. Podemos imaginar allí, que así como lucen estos escenarios y donde ha ido creciendo en sus moradores el olvido, se quebranta un limite que fue establecido en otra época o contexto. Notamos en el artista, la habilidad de atrapar la restricción, como un componente esencial en cada imagen, donde  queda demostrado que no debió existir la prohibición del movimiento, demográfico o territorial, según la escena.

Este creador en su obra, logra articular los aspectos espaciales y simular las variables del tiempo, a efectos de que en nuestra percepción, lo que comienza con una muestra sin importar el medio utilizado, finalice dentro del marco social, involucrando el interés del espectador.

El artista está consciente de su preocupación por el acuerdo del público frente a su obra y finalmente lo conduce a un mejor entendimiento del efecto en cada pieza.

Leo Moyano, nos entrega en cada cuadro o instalación, una imagen cruzada o enmarcada, bien sea el caso, por la misma línea de luz potente e intensamente sensorial, con lo que podemos plantearnos ciertas preguntas: ¿En estas escenas, quien y cómo se definen los espacios disponibles para interactuar en sociedad, incluyendo al espectador y el tiempo que se le avecina? ¿es acaso un aviso anticipado, al inicio de la época que acontece alrededor del mundo?

Símbolos cartográficos, relaciones socio-políticas, temas de estado. Esta serie casi carente de color, salvo el potente trazado del amarillo en forma lineal y rica en imágenes figurativas y abstractas, investiga las relaciones y repercusiones que generan las fronteras y espacios delimitados por el hombre y a su vez cuestiona cada concepto relacionado, para luego “desmantelar” cada una de las limitantes que este artista ha encontrado.

Tal vez yo también esté rebasando algunos limites. Como ser humano lo confieso: Debo ser mas cuidadosa y solicitar para mí, lo propio.

Y, así pues, como se inician estas letras, cierro igualmente con los versos de Omar Khayyam, que indudablemente nos enseñan a vivir y convivir con más fruición:

“¿Qué es el mundo? Una pequeña parte del espacio.

Convéncete bien de esto:

un día, tu alma dejará el cuerpo

y serás arrastrado tras un velo fluctuante entre el mundo y lo incognoscible.

Mientras esperas, ¡sé feliz! No sabes cuál es tu origen e ignoras cuál es tu destino”.

Omar Khayyam

Gloria MiládelaRoca

Contacto con el artista:

marceleo_moyano@hotmail.com

leomoyano.wordpress.com

@leo__moyano

+593 991000704

Leave a Reply