TÍTERES PORNO. Adentro Producciones

TITERES PORNO

Teatro Catarsis

Dirección y Producción Adentro Producciones. Elenco Maribel Arango, Vicky Berrio, Zulima Ochoa, Carlos Pérez, Juan Manuel Eraso

¿Cómo se habla de un espectáculo donde aparece la palabra “porno” en su título? ¿De qué manera se inicia una reseña cuando a la hora de describir el espacio escénico o la acción de los personajes uno se ve afectado por el lenguaje sucio, la moral victoriana de cierta audiencia, o el asombro de algunos lectores a la hora de describir lo que ves?

Voy a ser politically correct y utilizaré el glosario académico para referirme a este original, hermoso, locuaz y en cierto modo un espectáculo bajo el tono naïf llamado Títeres porno. Si bien el título no me complace por su referencia demasiado explícita a un tipo de género teatral determinado (…imaginen si se hubiera llamado Títeres policíacos, Títeres melodramáticos, o Títeres trágicos). Puedo entender, por parte del equipo, Adentro Producciones, la advertencia al público para no herir su sensibilidad y no encontrarse atónito ante lo que fueran a ver. Por cierto ¿hay…o no hay doble moral en esta comunidad?

De hecho lo que presencié son seis imaginativas historias desde la mas absoluta y sana lujuria y repletas de comicidad. Personajes llenos de vida mundana, como un simpático y zoofílico torero llamado Manolo que se queda estupefacto ante el coito con un asno. La relación de Walter, un apuesto atleta, con una mulata bembona disfrutando de un divertido cunnilingus. Una sesión de strip-tease de Brigitte rellena de botox  en su rostro y amenizado por un sin fin de luces psicodélicas mientras contornea su cintura. Un carpintero y un albañil que les surge la atracción sexual durante la hora del almuerzo en medio de un edificio en construcción. Una prostituta y un aparente detective en busca de consuelo “ummmm eres como un bocadillo mi amor”. Y la relación de dos mujeres Susana y Guadix: una la dueña adinerada de la casa y la otra su criada, virtuosa en la dominación y el bondage: “¡Aaaah…la maté como en la telenovela¡” le dice la segunda cuando Susana simula su muerte desde su éxtasis total.

Risas sin fin y una concupiscente participación entre público y equipo teatral. Precisión en los movimientos articulares de los muñecos de varilla, donde exhiben desde la ternura más envidiable de sus personajes hasta las posturas más perversas en sus imágenes. Complicidad natural e improvisación deliberada de los propios actores con sus títeres. Gran trabajo de acoplamiento, al punto que el propio género de la magia se incorpora al espectáculo. Algunas de las actrices entran en acción como un personaje más, mostrando su ajetreada lascivia. Me gustaría destacar, por ejemplo, el número del detective con la prostituta haciendo el amor; el trabajo de la actriz utilizando sus zapatos rojos como dos muñecos más, es impagable y de una belleza, no solo sencilla por su ecuanimidad en la coreografía, sino conmovedora por como se desenvuelve la trama.

Títeres porno arranca con una aparente orgía de los cinco manipuladores de marionetas en plena oscuridad. Y una hora más tarde…con un discurso de adiós, peculiarmente sensitivo y marrano de uno de sus protagonistas “Anden váyanse a casa a seguir la fiesta…”. Una audiencia agradecida por la grata velada, compartió y recordó con el elenco, los instantes más divertidos y excéntricos de las piezas. Al final, algunos no pudieron evitar la tentación de pedir ser fotografiados con los muñecos, de la manera más jocosa y divertidamente obscena. Regresen…les esperamos de nuevo. Nagari

2 responses to “TÍTERES PORNO. Adentro Producciones

  1. Un excelente trabajo en donde al eficaz manejo del titeres se suma el muy bien acoplado desempeño de los actores en escena, logrando un delicioso tú a tú entre munecos y seres humanos.
    Todo un privilegio para el disfrute.

  2. Maravilloso, arriesgado e innovador desde su título hasta su puesta en escena. Colombianos que se atrevieron a dar cátedra de cultura sexual a un público tan cosmopolita como Miami que por ahora resultó ser un poco “moralista “

Leave a Reply