LITERATURA TECNOLÓGICA. Celestes Cao

“Los libros no se han hecho para servir de adorno: sin embargo, nada hay que embellezca tanto como ellos en el interior del hogar”.

Harriet Beecher Stowe (1811-1896)

Filántropa y Escritora estadounidense.

 

Existen muchos aromas que deberían poder guardarse en pequeños frascos. Para abrirlos cada cierto tiempo y rememorar viejos recuerdos. Para repetir esas sensaciones que nacen de aquello que no se puede ver ni tocar. El aroma del pan por la mañana, el aroma de las noches de verano, el aroma de los jazmines en primavera…

Hay un aroma especial que no se iguala a nada: el del los libros. Encierra historias, personajes, aventuras y misterios. Es un olor que llena y promete. ¿Qué lector no ha cerrado los ojos y posado la nariz entre un montón de páginas solo para sentirlo?

Es una de las cualidades que fascina a los amantes de la lectura y coleccionistas de libros.

La tecnología, hoy presente en todo, llegó incluso al ámbito de la lectura. Y aunque decir que la literatura tiene su parte tecnológica suene extraño, lo cierto es que se trata de una realidad cada vez más fuerte. Hoy se puede leer desde dispositivos y equipos creados especialmente para este fin. Lectores de todo el mundo tienen al alcance cientos de historias gracias a ésto. Basta un clic para sumergirse en una nueva historia. La tecnología va adentrándose de a poco en cada recoveco de la vida, incluso en la literatura. Ésto representa un avance y a la vez es mirado con cierto recelo.

No hay nada que se iguale a sostener un libro en las manos. Poder sentirlo, poder llenarse de ese aroma de las páginas viejas o nuevas, poder cargarlo en un bolso y sentir ese peso placentero de saber que se carga una historia y no un simple objeto. Nada podrá reemplazar a los libros en papel y casi siempre serán preferidos por sobre el libro digital. Sin embargo no se puede negar la ventaja que representan estos nuevos formatos. Son más accesibles, más transportables y prácticos.

Los libros embellecen un espacio y otorgan al lector cierta satisfacción. El tenerlos y lucirlos se siente como un tesoro, lo que realmentente son. Hay cierto placer en quedarse admirando esa pequeña repisa o biblioteca donde, poco a poco, fueron llegando de diferentes maneras, diversas historias a ocupar su lugar. Porque también hay algo especial en ese proceso de búsqueda, en ese camino que recorre un lector hasta llegar a un libro. O en el camino que recorre un libro hasta dar con su lector. Hallazgos inesperados, regalos perfectos, elecciones azarosas, van construyendo el camino hacia nuevas lecturas.

Aunque dejar entrar la tecnología en un ámbito tan especial como lo es la literatura, puede resultar difícil de aceptar, lo cierto es que gran parte de este ámbito es inconcebible sin toda esa conectividad tecnológica. Y más allá de la manera en que sea lea, ya sea sobre una pantalla o sobre un papel, lo importante es la esencia de lo leído. Lo importante es lo que queda al terminar de leer y lo que se guarda.

 

© All rights reserved Celeste Cao

Celeste Cao. Lectora apasionada y entusiasta. Redactora en el blog literario Un viaje en papel, desde el año 2012. Participante en Convenciones Bloggers de La Feria del libro de Buenos Aires.

twitter: @celescao

Leave a Reply