INVISIBLES UN FILM DE GRACIA QUEREJETA.

Título. Invisibles. Año 2020. País España. Dirección Gracia Querejeta

Guion Santos Mercero, Gracia Querejeta Música Federico Jusid Fotografía Juan Carlos Gómez Reparto Emma Suárez, Adriana Ozores, Nathalie Poza, Blanca Portillo, Fernando Cayo, Pedro Casablanc, Francisca Horcajo Productora Nephilim Producciones, Orange Films, Televisión Española (TVE)

Sinopsis. La historia refleja la vida de Julia, Elsa y Amelia, tres amigas que un día decidieron comenzar a caminar juntas una vez por semana. Estos paseos les sirven para estar informadas de lo que a cada una de ellas les ocurre. Poco a poco, irán descubriendo que la amistad no es siempre idílica y que en la amistad también se guardan secretos y falsedades.

(filmaffinity.com)

Gracias …Gracia

Un parque urbano como escenografía. Tres mujeres en ropa gimnástica. Un día semanal bajo un encuentro: los jueves. Una hora… la mañana temprano. Tres relatos distintos en compañía. Y el juicio aparentemente amistoso de opiniones y réplicas mientras pasean entre azaleas, árboles ornamentales, el césped, y distintos bancos de jardín.

De fondo,

El contenido de las mil y una interpretaciones cada vez que sus historias avanzan semana a semana. La psicología interior de cada personaje. La verdad a medias de lo que cuentan. La traición aparente de la una hacia la otra. La reconciliación humana por el amor que se tienen cuando deducen cualquier porqué. El ridículo, en ocasiones, ante lo que cada una ejerce según lo vivido. La valentía, cuando la acción lo merece, frente a ciertas actitudes machistas de los hombres que comparten. El seguir día a día, de tres mujeres, que, sin negar sus contradicciones como sujetos, siguen cada jornada aspirando a resolver las contradicciones de su historia vivible.

Elsa (Emma Suárez) ejerce de mujer independiente y ejecutiva que soporta no ser deseada por su jefe. Julia (Adriana Ozores) profesora de secundaria que no disimula su falta de empatía por los jóvenes; su envidia. Amelia (Nathalie Poza) una mujer menospreciada por la hija de su pareja mientras tiene miedo a ser rechazada por el hombre. Cerrando este trío, un vértice suelto que evoca un cuadrado no resuelto: Mara (Blanca Portillo) una mujer que ha salido del armario hace poco y evoca —con su aparente felicidad— lo negativo del grupo de amigas donde tiempo atrás, compartió intimidad y diálogo en el pasado.

Franqueza. Lisura. Lealtad a lo real y una buena fotografía íntima de lo que es la mujer española hoy, desde la pluralidad como sujeto. Y por supuesto, todo ello dentro de un gran abanico que define a la mujer como un ser singular según lo vegetado. Nada de estigmas, ni bondades o malicias gratuitas.

Una edad donde algunas mujeres, desafortunadamente, sienten que al no ser “deseadas” alcanzan el techo de cristal en que se encuentran. Invisibles, hace mención a un período supuestamente maldito para la mujer occidental: la cincuentena.

Me gustaría destacar, cinematográficamente hablando…

La valentía escénica de Gracia Querejeta, por no mover el set en toda la acción de principio a fin. Un único espacio: un jardín urbano, me permite que, desde la platea, uno pueda preguntarse al final de la proyección, su porqué quimérico y deseable al mismo tiempo por la trama expuesta, donde la insatisfacción, es común en el grupo.

El lugar de la figura del “hombre” en las conversaciones de las tres mujeres. El hombre abatido y miedoso que cada día se sienta en un banco por donde ellas discurren con su diálogo. El antiguo marido de Amelia paseando a sus gemelos por el parque sabiendo que no quería hijos con ella. El jefe que define Elsa como playboy, antes de conquistarlo por última vez. El no-hombre de Julia, según cuenta, sin deseo alguno por ella, ni ella por él. Los muchachos jóvenes que no las saludan. siendo todos asiduos al mismo lugar durante el paseo matutino.

Y como no, una excelente interpretación de las cuatro actrices donde la dificultad —aparentemente estúpida— consiste en ser “natural”. Incluso me atrevería a decir “televisiva” en el sentido mil veces positivo para darle más veracidad al contenido.

Conclusión…

 

Una gran obra cinematográfica sin ninguna pretensión al “guauuu…”. Como dije al salir del cine Renoir de Barcelona a mi compañera y sus amigas: Una pieza. Por humana, veraz y sin circunloquios formales o estéticos.

Espero de corazón, que no sea invisible para el público, independientemente del género que elija. ER

Leave a Reply