FOLLOWING LITERATURA. Samantha Zenteno C.

“Ya no quedan más que citas. La lengua es un sistema de citas.”

Jorge Luis Borges (El Libro de Arena)

La vida es cambio y adaptación. La literatura no se podía quedar atrás, no en esta época en donde la tecnología y la internet están presentes en el día a día de casi toda la población.

Aunque no es el área favorita para los jóvenes, la literatura ha marcado su existencia en esta nueva era digital.  Tal es su presencia, que se ha ido adaptando, modificando, evolucionando hasta crear distintas formas de comunicar, expresar y atraer, incluso a quienes no han estado en contacto, jamás, con alguna historia o un cuento, empleando nuevas formas de escritura o distintos estilos. Experimentando con la literatura en un mundo electrónico.

Me parece que el propósito de esta literatura experimental, la cual va creciendo favorablemente, es el uso de hipertextos narrativos, los cuales provocan que el lector analice el escrito, no en función del autor sino de la obra en contexto. Permitiendo libertad al realizarlo y al interpretarlo en la vida, en situaciones cotidianas, mientras se disfruta el tráfico automovilístico del DF, por ejemplo. Digo situaciones cotidianas porque si nos referimos a la literatura en esta época tecnológica, en la que casi todos tienen acceso más de 5 horas por día, en promedio, a internet mediante un smartphone, una computadora o tableta electrónica, es porque hablamos de redes sociales, las cuales se manifiestan como número uno en el tráfico de la web, simplemente por el deseo o la necesidad de saber, de interactuar o de conocer y ahí, es en donde se nos va el tiempo. Que mejor que invertirlo en literatura.

Literatura no es sinónimo de aburrido, como lo parece cuando le propones a un niño que lea tu libro favorito o le compras alguno que te resulta interesante para él y te responde con gestos de descontento sin conocer siquiera “El Principito”. Expreso esto porque es exactamente lo que me ha pasado cada vez que menciono la palabra “libro” a los más pequeños de mi familia.

Volviendo a Borges. Él mencionó que la lengua es un sistema de citas, y no hay ejemplo más claro que Twitter. El sitio que sigue desafiando la capacidad de quienes escriben y leen. Pero más de quienes escriben, en mi opinión, pues la disponibilidad de 140 caracteres para contar algo, a muchos resulta desafiante, pero no imposible, o tal vez sí y por eso algunos recurren a Facebook o Blogger, a WordPress o de plano, se arman su propia página web.

Si hacemos a un lado el contenido y el propósito de algunas cuentas en Twitter se puede apreciar la capacidad de atraer a una gran cantidad de lectores, o “followers” como se clasifican en este sitio. Y esta es precisamente la meta de cualquier red social; generar miles y millones de “followers”.

Dentro de la literatura en Twitter se pueden encontrar propuestas diferentes y muy poco convencionales para que los usuarios muestren interés y se conviertan en lectores fieles. Fieles porque algo de lo que se ofrece en esta red social,  son los  micro-capítulos diarios, que personalmente, me parece inteligente el objetivo de crear un contenido corto con tanto peso, significado y calidad para que la gente espere todo un día y darle continuidad a la historia; unas cuantas palabras. El nivel de atracción en este tipo de “Twitteratura” podría denominarse como impresionante si se considera que las exigencias del público en las redes, son bastante amplias y criticas, y aún así, quienes escriben, las tienen perfectamente medidas y controladas . Un gran logro para los escritores al hacer que con 140 caracteres los seguidores sigan leyendo día a día. ¿han leído uno de estos micro-capítulos?

También existen los micro-cuentos y su alto impacto; hacer que el lector imagine lo que no se dice, pero se insinúa. Lograr que el público, no importa la edad,  invente principios que no aparecen o finales que no fueron escritos dentro de esas micro-historias.  Me atrevo a decir, que esta manera de contar un cuento tiene el famoso “knock out” de Julio Cortázar como un “must” en su elaboración, aunque se sabe que, lo que recomendaba Cortázar, era más que nada aplicarlo en los finales.

Hoy en día  hay que jugar con los buenos consejos de los grandes, aquí se aplica en el contenido, de golpe, sin más ni menos, convirtiendo a estos micro-cuentos como otra propuesta que sigue dando resultados favorables.

Estas nuevas expresiones literarias, con resultados positivos, no suman puntos únicamente para Twitter ni para los escritores ni para la misma literatura, sino, para la cultura. La gente puede conocer el mundo literario comenzando por aquí, un medio electrónico el cual está al alcance de casi todos en la actualidad y si cada persona se adapta a usar tabletas, celular o a computadoras y no sólo a papel y tinta, está perfecto, no me parece que reste calidad al contenido, pues, por este medio también se encuentran los famosos libros que puedes adquirir como cualquier otro en una librería, la única diferencia es que hay quienes preferimos el olor a libro.

Alguna vez escuche una frase que decía  “no importa en dónde, cuándo ni cómo comience la curiosidad por abrir un libro, mientras permanezca”.

Si el interés permanece el usuario seguirá buscando, y para encontrar lo que se busca, en la red es muy sencillo.

Otra novedad que se debe mencionar y que se encuentra en el mundo digital, es la ciberpoesía… que no por ser “ciber” deja de tener el mismo peso y valor de un libro, pues un poema bien hecho, siempre será un poema que vale la pena leer.

El ejemplo que me tope por primera vez se encuentra en Facebook, lo llaman o se hace llamar, “Acción Poética”. Básicamente, esta cuenta se dedica a subir imágenes con la frase de algún poema o incluso novela o cuento, siguiendo la línea de diseño de su página sin eliminar la mención del autor en cada una de ellas.

Este sitio surgió en el año de 1996 en Monterrey México por el poeta Armando Alanis Pulido. Si no mal recuerdo, comenzó haciendo ruido en las calles a manera de grafiti literario por un tucumano en Argentina quien decidió pintar de blanco las paredes y plasmar estas frases. Fue así como comenzó el “boom” de este movimiento de poesía hecha para todos. Estos grafitis comenzaron a ser las primeras fotografías que se mostraban en cada una de las páginas del movimiento. Estos pequeños fragmentos de obras literarias, tocaron puertas en el corazón de los lectores, razón por la que Acción Poética, realmente se ganaba un merecido número de “likes”. Un ejemplo de lo que resulta  al escribir únicamente ciertas partes de algún texto, es que, sin duda expande la perspectiva y lo puntos de vista del autor para que las personas entiendan y relacionen con mayor facilidad eso que se lee, con los sentimientos y las experiencias más casuales y comunes en la vida de cualquier ser humano. 

Acción Poética es un movimiento que redefine la poesía urbana como tal. Se extiende por diferentes estados de la República Mexicana, al igual que en algunos países de Sudamérica como Argentina, Perú, Venezuela. Incluso, su influencia ya ha tocado corazones en la bella España. Cada sitio con paredes ilustradas y con su sitio oficial en Facebook. Estos países; distantes y a la vez trabajando juntos, realizan día a día la conexión de lo que se lee, con la vida de quien se encuentra leyendo.

Sin duda, motiva el ver como la gente se identifica con fragmentos de libros importantes como Rayuela de Cortázar o con muchas líneas en los poemas de Benedetti y Sabines, siendo éstos los autores con mayor presencia en estas páginas. Recuerdo que una de estas citas, precisamente en Acción Poética, llamó mi atención hace algún tiempo y me propuse leer la obra completa del autor en mención, de ahí, mi gusto por la poesía que ahora escribo.

Hacer que cualquier persona participe, se convierta en lector, se identifique con la obra, busque al autor y lea, es otro punto muy valioso para la literatura electrónica y la interacción que mantiene con los usuarios.

Ahora que se ha mencionado la palabra “interacción”, no se puede dejar fuera lo que significa el ruido, la voz, el movimiento. La literatura no solo son palabras, también puede representarse por medio de imágenes y sonidos que estimulan los sentimientos y los sentidos. Tómate un tiempo extra y descubre lo que significa que la poesía y las herramientas multimedia se hayan fusionado. 

Si estás pensando que los libros no son para ti de cualquier forma y que la literatura no te atrae, a pesar de lo que se dice, de lo que te cuentan y de lo ya escrito aquí, porque cuando ibas en la escuela primaria te obligaron a leer un libro que te pareció tan malo y aburrido al grado de no querer volver a involucrarte en el mundo de la lectura, tal vez lo que necesitas es conocer sobre los Booktubers. Una buena manera para quienes no tenemos ni idea de qué libro leer o cuál comprar.

Los Booktubers son el medio más fácil de interacción que tienen los usuarios o futuros lectores, pues el sitio YouTube lo permite como cualquier otro, puedes preguntar, opinar, proponer, en fin es como cualquier otra red social.

Es bueno saber que hay quienes se toman el tiempo para convencer a la sociedad de leer mediante videos caseros, unos mejor hechos que otros, dando opiniones buenas o no tan buenas sobre libros de distintos géneros, aunque, para mi, ninguna opinión es 100 por ciento válida, pues, como mi abuela me decía; “en gustos, se rompen géneros” y pasa lo mismo con los libros, hay de todo y para todos.

Los famosos Booktubers tienen como propósito apoyarnos con una idea más amplia sobre el contenido del libro en cuestión. En cuanto a la opinión que ellos nos dan acerca de que si les gustó o no, dejémosla así, sin comentarios; lo que a ellos les gusta puede no gustarte y viceversa.

Los Booktubers me parecen una buena herramienta digital. Una opinión muy personal de definirlos, es que son la representación más moderna de el índice y el prólogo de un libro.

Un libro será siempre un objeto valioso por el contenido. Las historias son infinitas. Han sido muchas y muchas serán sin importar el medio o la forma en que se cuenten. Los medios se harán cada vez más presentes en nuestra vida aunque nos siga gustando el olor a libro nuevo y libro viejo. En gustos se rompen géneros y nos adaptamos a lo que más nos guste y nos funcione.

La literatura ya no es sólo papel ni tradición heredada. Compartir, dar “like”, escribir, leer pequeñas historias, seguir los micro-capítulos diarios, ser constantes y descubrir que hay literatura nueva. Cabe aclarar que no por ser nueva o experimental, tiene que ser mala.

Recordemos la frase de Borges nuevamente, “Ya no quedan más que citas. La lengua es un sistema de citas” Personalmente no siento que esté mal tener un sistema de citas, porque mientras siga siendo lengua, existirá la comunicación, el deseo de decir, de transmitir, de crear y contar cuentos. Después de todo, ¿quién dijo que las “citas” fueran malas? Son el primer paso para enamorarte… del libro completo.

Hay que dar oportunidad a diferentes formas de expresión literaria. Tomar ventaja de lo digital para crear cultura en nuevas y jóvenes generaciones quienes difícilmente abren un libro hecho de tinta y papel, ni siquiera el que tiene la firma del autor.

Aprovechar la tecnología y comenzar a dar un mejor uso a todas estas herramientas que nos permiten interactuar, aprender, compartir y pasar el tiempo en el tráfico del Distrito Federal leyendo frases o textos de autores a la carta, en lugar de que la tecnología nos sobre pase y nos convirtamos en la generación de idiotas; esa que mencionaba Albert Einstein; cita que, por cierto, leí en la web y me llevó a la conclusión de que el gran genio tenía toda la razón y decidí seguir leyendo aunque fuera en iBooks.     

© All rights reserved Samantha Zenteno C

Samantha ZentenoSamantha Zenteno C.  Prófuga mexicana de las aulas escolares por medio de la escritura y la pintura secreta. Diplomado en creación literaria  por parte del Instituto Nacional de Bellas Artes México y el Instituto Municipal de Arte y Cultura Puebla. Ha expuesto su obra “Delirio Mexicano” y realizado murales en distintos puntos de su ciudad natal. Actualmente viviendo, escribiendo e ilustrando en Miami con el deseo de seguir siendo lo que la caracteriza; nómada.

Leave a Reply