BIRDMAN or (THE UNEXPECTED VIRTUE OF IGNORANCE). Un film de Alejandro González Iñárritu

birdmanTítulo. Birdman or (The Unexpected Virtue of Ignorance) Año 2014 País Estados Unidos. Director. Alejandro González Iñárritu.Guión Alejandro González Iñárritu, Nicolás Giacobone, Alexander Dinelaris, Armando Bo. Música Antonio Sánchez Fotografía Emmanuel Lubezki RepartoMichael Keaton, Emma Stone, Edward Norton, Zach Galifianakis, Naomi Watts, Andrea Riseborough, Amy Ryan, Lindsay Duncan, Merritt Wever, Joel Garland, Natalie Gold, Clark Middleton, Bill Camp, Teena Byrd, Anna Hardwick, Stefano Villabona

“A thing is a thing not what is said of the thing”

Una bola de fuego que desciende del cielo, Riggan Thomson (Michael Keaton) levitando en su camerino.

Estas escenas abren la película Birdman del director mexicano Alejandro González Iñarritu. La primera vez que la vi fue a principios de noviembre del 2014 con mi amigo José Armando García, íbamos movidos por la curiosidad, yo tenía una cierta idea del film a partir de una reseña no muy favorable de Anthony Lane  que había leído en el New Yorker (Este año le he vuelto a disfrutar por segunda ocasión en compañía de mi esposa y con la intención de poder escribir esta nota).

Mis expectativas no eran muy altas pues desde el rompimiento entre Alejandro González Iñarritu y Guillermo Arriaga ciertos prejuicios me habían alejado de la obra del primero. Debo confesar que la película me sorprendió, por un lado ese manejo de cámara y la fotografía de Emmanuel Lubezki hacen trasladar la experiencia de observar una pieza teatral al cine, y por otra parte la atmósfera auditiva, electrificante y llena de tensión en la banda sonora creada con la intervención del baterista Antonio Sánchez (sobre este último recomiendo la semblanza de Wilbert Torre que puede leerse aquí).

Riggan Thomson es un actor quien por motu propio decide dejar una franquicia exitosa de largometrajes basada en el superhéroe de la serie animada Birdman de Hannah-Barbera. Para después encontrarse luchando contra sus demonios internos en una puesta de escena adaptada, producida, escrita y estelarizada por sí mismo en Broadway basada en el relato WHAT WE TALK ABOUT WHEN WE TALK ABOUT LOVE de Raymond Carver. “Un poco amibicioso de tu parte ¿no crees?”  Le señalaría Mike Shiner (Edward Norton) a Riggan al respecto.

La película es un juego de matrioskas: las dudas de Riggan Thomson sobre su validez como actor o artista “Tengo la oportunidad de hacer algo bien, tengo que tomarla”, el vínculo roto con su ex-esposa “A veces olvido porque acabó nuestra relación” le dice él “En una ocasión me amenazaste con un cuchillo” ella le responde, la relación con su hija “Entiéndelo papá haces esto porque estás muerto de miedo de que no importes para nada como el resto de nosotros, y tienes razón, tú no importas”. Mike Shiner un actor de teatro para quien la vida en medio de las tablas es más real y verdadera que fuera del escenario (cuyo planteamiento me recordó el teatro experimental del dramaturgo japonés Terayama Shuji). La crítica a Hollywood y a la cultura del espectáculo en la figura de Birdman voz interna de Thomson que lo tienta diciéndole que el público solo busca entretenimiento “Dale a la gente lo que quiere un poco de porno apocalíptico a la antigua”. Nueva York como polo opuesto a la Meca del Cine, algo snob si se quiere, pero cuidado pues como puede apreciarse cuando por accidente Riggan tiene que recorrer Times Square  semidesnudo para reincorporarse a su obra, existe también, ahí mismo ese mundo que asemeja a un circo, donde el actor es grabado en un video que se volverá viral en twitter y servirá de forma accidental para darle difusión a su trabajo. “Esto es poder” le dice Sam (su hija caracterizada por Emma Stone) a Riggan, pero no es lo que busca Thomson. Esta carnavalización del espectáculo es lo que a toda costa desea destruir la crítica teatral Tabitha (interpretado por Lindsay Duncan) quien ha descartado la puesta en escena aún antes de haberla presenciado “Te odio y a todos a los que representas. Niños mimados, egoístas. Dichosamente ignorantes, sin preparación ni entrenamiento para intentar siquiera arte auténtico”. La última muñeca rusa es ese oficio que realizan todos los actores (pero sobre todo los del teatro), el momento cuando olvidamos que están representando personajes y observamos la transformación en seres de carne y hueso como en una de las escenas iniciales donde Mike Shiner (Norton) reta a Riggan Thomson (Keaton) a olvidarse de la rigidez del guión o de las fórmulas establecidas para entregarse a un auténtica y sincera interpretación.

“Cuando eres un artista que se gana la vida desnudando su alma cada noche en el escenario, eres absorbido por la obscuridad y tienes que vivir ahí. En el Infierno”

Tal como los relatos de Raymond Carver la película tiene una virtud, más allá del cómo se relata la historia o las interpretaciones que a mi juicio  tanto de Michael Keaton como demás actores de reparto son impecables, hay una serie de espacios “vacíos” creados tanto en el  film como en la escritura de Carver para llenarlos con la propia lectura del lector-espectador. Lo que queda entre líneas, los conflictos de la gente común y corriente, esa búsqueda interna del sentido de la existencia, el dolor y la soledad humana hechos comunión son los temas de Birdman de Alejandro González Iñarritu.


Foto bio Omar VillasanaOmar Villasana. México (1972)

twitter @arboldetuolvido

Blog de Omar Villasana

Leave a Reply