ACERCA DE 32 POEMS/32 POEMAS DE HYAM PLUTZIK. Omar Villasana Cardoza

En 2015 tuve la fortuna de conocer la obra de Hyam Plutzik gracias a la invitación que me hizo Pedro Medina León de Suburbano Ediciones para el evento ESCRIBE AQUÍ que organizó en coordinación con el Hotel Betsy de South Beach. En aquel entonces se me obsequió un ejemplar bellamente editado de Apples from the Shinar y me alegra saber que ahora se ha publicado una colección bilingüe con el título 32 Poems/32 Poemas que recoge algunos poemas y textos de ese mismo libro como A mi hija y la Coda.

Quienes amamos la poesía sabemos el valor atemporal de la misma y el poder de consuelo en tiempos aciagos, tales como los que hemos vivido recientemente, ese valor atemporal nos permite descubrir que el hombre en lo esencial siempre será el mismo con y a pesar de todas sus dudas y conflictos, es lo que nos humaniza y podemos sentir que fue ayer cuando Héctor se despedía de su hijo antes de entrar a la batalla en Troya o como Plutzik que también conoció los horrores de la guerra en el poema dedicado a su hija le advierte: El tiempo, el frío y el fuego, y la ley del dolor,/La ley de las cosas cayendo, y la ley del olvido./Los mensajeros de rostros y nombres conocidos/O de formas familiares, son inocentes.

 

Una feliz fortuna también el reconocer en este proyecto el cuidado editorial de George Henson quien atinadamente en su texto de presentación escribe acerca de este poemario que se trata de:

un gesto no solo para revivir la memoria y la obra de un brillante poeta estadounidense sino también para hacer su obra universal. A fin de cuentas, para parafrasear al Premio Nobel José Saramago, son los traductores los que hacen la literatura universal.

 

Efectivamente es la traducción el vehículo empleado para que las letras de Plutzik puedan ser conocidas por un público amplio, aquel que lee en español y en particular, puedo permitirme a afirmar, sin lugar a duda que en el caso del latinoamericano es un público que siempre está buscando como alimento esencial la poesía. En cuanto a la labor de los traductores también reconozco plumas familiares y cercanas como las de Jonathan Rose, Carlos Pintado, Ximena Gómez y George Franklin, todos ellos poetas que han enriquecido las páginas de nuestra revista y ahora se suman para que los versos de Plutzik alcancen otras orillas.

Borges nos advertía que debemos entregarnos a la literatura (y yo me atrevo a añadir que a toda lectura) no en función de su historia, sino en función de su gozo y tal es el caso de la poesía de Hyam Plutzik que tiene un registro variado tanto de temas como de tonos. Así el poeta se encuentra en su elemento tocando temas profundamente filosóficos como en su poema Si la casualidad es imposible, la génesis es recurrente: No hay cambio, solo re-creación/Un paso adelante. Como en el cine/En la pantalla, todo movimiento es ilusorio. O bien íntimos y tan cercanos a cualquiera de nosotros como en estos versos del poema Mi hermana: Imagina un esqueleto pequeño recostado ahí,/ En el terrible declinar de los años,/ En el lecho solitario, en la concha derruida del mundo.

Escribir siempre será una labor en solitario, pero publicar un libro es un trabajo colectivo que ve multiplicar sus frutos con cada lectura del mismo. Es así, que es la labor colectiva de los lectores mantener viva toda poesía y reafirmar lo que Plutzik nos dice acerca de ella:

Porque así la historia, que no miente, logra comprobar que nuestro producto, si se comprende y se utiliza como debe ser, puede hacer más para conservar al hombre de lo que podrá hacer cualquier mero material metálico para lograr su destrucción.

 

 

© All rights reserved Omar Villasana Cardoza

 

Omar Villasana Cardoza (La Paz, Baja California Sur, México 1972) Ingeniero, poeta y editor.

Editor general de la revista nagari y Fundador del sello editorial katakana editores. Poemas, cuentos y ensayos suyos se han publicado en diversos medios. Ha publicado el poemario Árbol de tu olvido (Ediciones Baquiana 2017).

twitter @arboldetuolvido

Blog de Omar Villasana

Leave a Reply