“A WONDERFUL WORLD” ¿Realmente existe? . . . un planteamiento músico-teatral desde Miami. Jorge Herrera-Monroy

El domingo 16 de enero 2022, desperté con mi reloj biológico a mayor velocidad. Durante el día sentía una mezcla de incertidumbre y emoción. Era mi última oportunidad de presenciar el musical “A Wonderful World” en Miami. Pero había un inconveniente, la última función estaba totalmente vendida y una mínima posibilidad de conseguir un boleto. Pero como todo en contra me la jugué. Nada me impidió, ni la lluvia, apostar por lograrlo.

Llegué media hora antes del inicio de la función al Teatro Colony y esperé que hubiera alguna inasistencia o cancelación para poder conseguir una entrada. Diez minutos antes de las 5 de la tarde, como final feliz de una película, me avisaron que había un espacio y ese fue para mí.

Fui uno de los últimos espectadores en sentarme. Esta feliz porque había entrado “A Wonderful World“, al mundo maravilloso de teatro musical que tanto me gusta, pero en esta ocasión, lo presenciaría en inglés.

La obra “A Wonderful World” ha tenido su propia historia. Tuvo una premier en 2020, pero el día de su estreno mundial fue suspendido por el Covid 19. Por lo tanto, hubo que esperar 638 días para su apertura final en diciembre de 2021 en el Colony Theatre en Lincoln Road en Miami Beach.

Durante la larga espera algunos roles tuvieron que ser reformulados. La pandemia afectó a varios actores y otros no pudieron ser parte del elenco final por otros compromisos. Además fue necesario invertir más dinero en la producción que la convirtió en la más lujoso y cara, $1.2 millones de dólares, en la historia de la compañía New World Drama.

Miami new drama.org/Fotógrafo Ernesto-Sempoll

“A Wonderful World” es un espectáculo musical intenso y denso contado en cuatro capítulos: New Orleans, Chicago, Hollywood y New York, el cual encierra varios mundos en su contenido y desarrollo.

Escrito por el dramaturgo y escritor de televisión Aurin Squire, creador de múltiples series de televisión  (“This is Us”, “The Good Fight”, “Evil” y Seven Deadly Sins), quien vivió su niñez y adolescencia en Opalocka, Florida, regresa a Miami con esta magnífico trabajo.

Los mundos que encierra esta puesta en escena son:

En primera instancia, la vida y la leyenda Louis Armstrong a través de las visiones de las cuatro mujeres con quienes se casó  -Daisy Parker una volátil prostituta de New Orleans;  Lil Hardin, un pianista de Chicago que ayudó a pulir la imagen Armstrong; Alpha Smith, la glamorosa de Hollywood, la única esposa que lo dejó y Lucille Wilson, la excantante del Cotton Club, y la última pareja del músico en Nueva York de 1942 a 1971-  ellas muestran a un esposo siempre genio pero defectuoso y complicado… sobretodo atrapado por todo tipo de deseos y carencias hasta el final de sus días a la edad de 69 años.

En segunda instancia, muestra el nacimiento del jazz en la ciudad natal de Armstrong, Nueva Orleans, y la evolución musical de este ritmo, de él mismo y su estrellato internacional quien por décadas dominó las listas de popularidad con sus diferentes éxitos, muchos de los cuales son cantados y bailados en este espectáculo.

Finalmente en una tercera instancia, explora  la tumultuosa historia de la raza afroamericana en Estados Unidos, desde principios y hasta mediados de los años setenta, del siglo XX tiempo de los derechos civiles en esta nación.

Musicalmente esta puesta en escena es muy rica. Contiene 46 canciones (algunas completas, otros fragmentos) en una generosa partitura musical, las cuales son principalmente éxitos asociados con Armstrong.  La dirección y los arreglos fueron bajo la supervisión musical de Annastasia Victory (Caroline or Change of Broadway y Once on This Island) y Michael O. Mitchell (MJ the Musical of Broadway y Motown the Musical).

Los músicos en vivo, una banda de siete miembros, se enfrentaron a los innumerables desafíos estilísticos de la partitura y, de manera crucial, los trompetistas Jean Caze y Luvens Lubin entregan sus creaciones al actor  Juson Williams, quien magistralmente fingía tocar la trompeta pero en realidad no lo hizo.

Curiosamente la canción “What a Wonderful World” escrita por Bob Thiele y George David Weiss, que es el tema central de este musical, no fue el éxito rotundo para Louis Armstrong como se esperaba en otoño de 1967 en Estados Unidos cuando fue estrenada y solo vendió menos de mil copias. La intención de la canción fue buscar ser un antídoto al clima político y racial de la década de los 60 pero no funcionó. El tema tuvo mayor recepción en el Reino Unido, en donde alcanzó el primer puesto de ventas en 1968. Pero la verdadera difusión mundial de este tema fue a partir de 1987 como banda sonora de la película “Good Morning, Vietnam”, protagonizada por Robin Williams. Posteriormente fue utilizada en otros filmes, como “Doce monos” en 1995; ¿Conoces a Joe Black?, 1998, también como tema principal del documental “Bowling for Columbine” 2002 y en la cinta animada “Madagascar” del 2005 y ahora regresó a Miami como parte de este musical que le da título.

La dirección de “A Wonderful World” fue depositada en manos del veterano de Broadway y West End, el inglés Christopher Renshaw, (Broadway’s Taboo, The King and I), ganador de Drama Desk y nominado al premio Tony, quien con maestría trabajo con sus colaboradores para ofrecer un retrato fascinante y muy entretenido de Louis Armstrong, moldeando el entorno del artista, sus propios deseos aparentemente insaciables y el rostro de la sociedad estadounidense radical de esas décadas.

Este musical tuvo un elenco de 18 personas, una mezcla de talento local como foráneo de New York y Chicago, el cual en su conjunto ofrecieron momentos impactantes e interludios íntimos memorables.

Miami new drama.org/Fotógrafo Ernesto-Sempoll

Juson Williams fue Louis Armstrong, Nicole Henry encarnó Alpha Smith, Darlene Hope interpretó a Lucille Wilson, Christina Sajous como Daisy Parker y Allison Semmes actuó como Lil Harden. Gavin Gregory dio vida a King Joe Oliver, Stephen G. Anthony actuó como Joe Glaser, Jason Holley encarnó Lincoln Perry y Daniel Barrett interpretó a Johnny Collins.

El elenco adicional y emsamble de baile Lindsey Corey, Imran Hylton, Kareema Khouri, Paul Louis, Ashley McManus, Alysha Morgan, Khadijah Rolle, Donesha Rose, Casey Sacco, Ben Sandomir, Brett Sturgis, Kevin Tate y Dori Waymer.

Juson Williams es, por supuesto, el personaje principal, y su transformación de un inocente chico de Nueva Orleans en un artista, a una superestrella, es maravillosa.

Las cantantes y actrices Nicole Henry, Darlene Hope, Allison Semmes y Christina Sajous lucieron visual y vocalmente espectaculares en el desempeño de los personajes de las esposas del músico. Pero un momento único fue cuando las cuatro cantan “St. James Infirmary”.

La coreografía de Rickey Tripp (coreógrafo asociado de Once on This Island y Choir Boy of Broadway) contó con grandes bailarinas y bailarines. A veces, en los musicales, las secuencias de baile pudieron ser repetitivas y a veces rellenos, pero valió la pena disfrutarlas.

El diseño escénico de Adam Koch, dominado por baúles apilados y plataformas, son transformados por las proyecciones igualmente importantes de Steven Royal de un burdel a un barco fluvial a Chicago, las calles de Hollywood y la ciudad de Nueva York. Por cierto dicha escenografía permaneció en el escenario del Colony Theater durante los últimos 21 meses, esperando el regreso de los artistas que darían vida al mundo de Armstrong.

Miami new drama.org/Fotógrafo Ernesto-Sempoll

La iluminación de Cory Pattak logró todos los estados de ánimo, y el diseño de sonido de Kai Harada fue receptivo y claro. El vestuario, los trajes que abarcan todas las épocas, fueron de Ari Fulton… ¡fabulosos! y el diseño de utilería de Jameelah Bailey preciso.

No cabe duda que Miami New Drama presentó “A Wonderful World”, bajo la dirección artística de Michel Hausmann y el director gerente Nicholas Richberg, como un espectáculo que mereció ser visto en el lugar donde fue creado… Miami, pero también es tiempo de continuar su vida en giras a muchas ciudades más y porque no como diría su autor Aurin Squire “Ojalá “Un mundo maravilloso” perdure y tenga más funciones en Nueva York,  Londres o en cualquier otro lugar e inaugurar una nueva ruta de musicales de Miami a Broadway”.

Apoyando la proyección futura de Squire, el director Michel Hausmann concluyó  “A Wonderful World” es una obra política y socialmente astuta sobre Estados Unidos”, y es tiempo que volteen a verla en busca de un mundo nuevo. Hay ciertas cosas que no deberían ser estacionales. Enfrentar la opresión, especialmente de los afroamericanos, es un tema urgente de equidad para un mundo mejor”.

Después de dos horas y media de espectáculo. La magia de “A Wonderful World” concluyó. Afuera me esperaba la realidad y continuidad de la vida por la calle de Lincoln Road.

© All rights reserved Jorge Herrera-Monroy © Todos derechos reservados a Jorge Herrera-Monroy

Jorge Herrera-Monroy, periodista, crítico de teatro, blogger, productor, presentador y locutor de TV/Radio. Nacido en Mérida, Yucatán, México. Con más de 35 años de experiencia en medios de comunicación en México y Estados Unidos. Egresado de Ciencias de la Comunicación en la Universidad Anáhuac Norte, la Ciudad de México. herreramonroy@hotmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.