A UN CLICK DE DISTANCIA. Kary Cerda

A medium affects the society in which it plays a role

not only by the content delivered over the medium,

but also by the characteristics of the medium itself.

Marshall McLuhan

Comprender la capacidad dinámica del futuro significa reconocer el peso de cada decisión.  Esto implica que una elección ya sea tomada u omitida, consciente o inconsciente, conlleva en sí misma la oportunidad de construir o rediseñar el futuro, y por supuesto, toda nueva interacción lo modifica. Por ello, atreverse a imaginar un porvenir para los eventos resultantes del uso de las tecnologías cibernéticas parecería aventurado; pues éstas han demostrado tener una capacidad ilimitada para sobrepasar cualquier expectativa. Cada click implica el acceso hacia nuevos derroteros o tal vez, hacia otras dimensiones de la comunicación humana.

Lo antes inimaginable ahora forma parte de nuestro cotidiano. Cada día una nueva oportunidad está siendo creada y por ende el futuro que se pudo entrever ayer, ha sido distorsionado. Ya en 1945 Vannevar Bush vislumbraba: “Una máquina capaz de poner cualquier publicación del mundo encima del escritorio. Sencillamente la creación intelectual… con acceso universal”. Y aún lo previsto por un hombre de su talla quien además de sentar las bases y visualizar claramente la Internet, no fue capaz de soñar otras posibilidades las cuales hoy resultan por demás cotidianas. Sus predicciones fueron rebasadas, los alcances y la estructura de la Red son de tipo fractal. Además, se incluyen en la práctica de maneras sutiles y progresivas. La innovación con la cual la tecnología nos podría deslumbrar, se ha vuelto transparente y cotidiana, tanto que ya ni tan siquiera resulta desafiante.  La Red como una proyección y extensión del cerebro humano funciona como la sinapsis y la plástica cerebral de maneras exponenciales.

Ahora bien, para lograr el acceso a las tecnologías contemporáneas necesitábamos códigos. Las letras fueron elegidas para jugar ese rol, sin dejar de cumplir con su ancestral función de ser símbolos capaces de expresar simultáneamente nuestros pensamientos. El desarrollo se produjo gracias a una letra legible para el mundo occidental. El uso de la red así como de la gran cantidad de los productos que por ella circulan, se deben a esta traducción de los idiomas humanos a medios electrónicos capaces de viajar por todo el planeta y de codificar nuestros diversos lenguajes.

La Internet ha modificado las maneras de interactuar con la información, los instrumentos de trabajo, los medios de acceso y de intercambio con el público en general pero la forma tradicional de ejercer la literatura no parece haber sido esencialmente modificada; es decir, a mano, a máquina o en computadora uno sigue escribiendo. En las artes plásticas continuamos haciendo dibujos y pintando, pero ahora lo hacemos a través de medios diferentes: ya no usamos lienzos sino pantallas de plasma; usamos ratones en vez de pinceles; en lugar de pigmentos, una paleta de colores se encuentra en el recuadro de las herramientas incluidas en los programas digitales, etc.  El ejercicio plástico de traducir la realidad y la experiencia en un producto estético no ha sido fundamentalmente afectado. Los artistas seguimos produciendo desde un evento interno el cual puja por ser expresado; hasta ahí, seguimos en lo mismo. Nuestra visión particular del mundo, los sentimientos acerca de los sucesos del entorno, la manera específica en la que cada uno de nosotros accede a su realidad y la transforma, la traduce y con ello enriquece el patrimonio cultural y estético de la humanidad, eso no cambia.

Paradójicamente sí hay cambios profundos en el ejercicio de las artes; estos nuevos soportes técnicos amplían y mezclan los recursos de manera sustancial. El medio modifica la expresión en sí misma, y eso es un evento mayor. El vehículo sí cuenta, un libro electrónico no es solamente una plataforma donde se muestra lo escrito; ahora se le pueden agregar imágenes en movimiento, música, explicaciones de otras personas por medio de links, cosa imposible en el libro tradicional. La forma se transforma en contenido. Marshall McLuhan nos puso en sobre aviso desde hace varias décadas: “El medio afecta a la sociedad en la cual juega un rol, no solamente por el contenido que entrega, sino también por las características del medio mismo”. Entonces, respecto de la literatura los cambios aportados por los nuevos soportes electrónicos, han recodificado de manera sustancial la expresión literaria. No más ni menos, sino igual: ha sido definitivamente modificada, para bien y para quien sabe qué mas.

La manera como se escribió durante muchas décadas se empezó a transformar con el uso de los procesadores de texto. Poder repetir el mismo párrafo, cambiar la frase de lugar para ver dónde suena mejor, revisar la ortografía, los errores mecanográficos y los espacios de manera organizada resultó ser un hecho revolucionario, era una suerte de magia nunca antes concebida.

Al modificarse la forma, se ha enriquecido el contenido literario en algunos aspectos, por ejemplo, en lo referente a sus posibilidades creativas: el escritor tiene mayor versatilidad y capacidades de realización inmediatamente disponibles. Ahora puede reforzar, ampliar o ilustrar los significados recurriendo a otras opciones plásticas o manifestaciones creativas, tales como videos, música, links, entre otras.

Por otra parte ya no es necesario asistir a una escuela especializada para formarse, ahora es posible ser autodidacta con una gran cantidad de instrumentos realizados con esa intención. Así mismo se cuenta con una serie de recursos accesibles de manera inmediata y a veces automática que permiten ahorrar tiempo: correctores ortográficos, conteo y cortes de palabra y de páginas, cambios en la tipografía, etc. Además, el escritor puede comparar y elegir los mejores, como es el caso de los diccionarios de idiomas, rimas, sinónimos, antónimos, frases célebres, dudas gramaticales, entre otras, lo cual le permite mayor concentración y por ende un producto de mejor calidad.

En este mundo virtual se han multiplicado los canales de expresión, el creador decide entre la permanencia y la inmediatez, la oportunidad, la audiencia y la interacción con el público. También se han trastocado los términos de su relación con la crítica y las editoriales; así como con la promoción.

Analicemos cada una:

El escritor esta en capacidad de elegir diversos canales ofrecidos por la Internet para publicar sus escritos, los cuales apuntan hacia una mayor o menor permanencia ya que ahora existe la posibilidad de publicar electrónicamente. Esto substituye o potencializa los medios tradicionales de impresión, y se amplían con aplicaciones específicas para interactuar con el lector o las descritas anteriormente.

La inmediatez se refiere a que no es necesario esperar a ser aprobado o consagrado para mostrar su obra.  Puede elegir en presentar su libro en su totalidad o en partes en un blog, el cual tiene un formato de diario personal o el de las antiguas bitácoras donde su autor o autores presentan sus creaciones actualizadas con frecuencia y a menudo comentadas por los lectores. Es posible permitir a otros autores o lectores participar en la creación del mismo. Existe también la opción de recibir la crítica del público e interactuar con ella conforme avanza la escritura; es decir, no tiene que esperar a recibir retroalimentación hasta terminar la obra. Se puede publicar solamente en redes sociales como Facebook, en una página web personalizada, una revista electrónica o ofrecerlo bajo demanda.

Cada una de estas plataformas ofrece ventajas y desventajas con respecto a la permanencia, por ejemplo, algunas son efímeras como es el caso de las redes sociales y el twitter. Al contrario, los blogs, las revistas, las páginas web tienden a permanecer por más tiempo en la Red o ser permanentes.

La oportunidad implica poder enviar una opinión acerca de un hecho o un evento, de una inspiración o una epifanía a través del twitter, el cual accede a miles de personas en la red inmediatamente, por medio de un máximo de 140 caracteres. Este modo abreviado de comunicarse ha incidido de manera sustancial en el estilo que utilizan las personas al escribir. No me refiero únicamente a los escritores de profesión, el uso de aparatos electrónicos como los smartphones y la interacción cotidiana de la población por medio de mensajes de texto ha distorsionado la escritura de ciertas palabras substituyéndolas por alguna consonante equivalente a su sonido, como es el caso de x en lugar de la palabra por, y ha promocionado una escritura constreñida y críptica; el estilo abreviado gana terreno incluso entre los profesionales. Este es un ejemplo más del potencial imprevisible de esta transformación.

La audiencia y la interacción con el público son uno de los cambios más significativos y sorprendentes ofrecidos por la Red. Día y noche, en cientos de países hay miles de personas accediendo a nuestra información sin mayor barrera que el medio en sí mismo; de manera inexorable se necesita del medio, el soporte para participar en este movimiento mundial.

El papel de la crítica y las editoriales ha sido revocado en gran medida debido a la impresión electrónica y digital; estas nuevas tecnologías han reestructurado por completo la relación de poder ejercido a lo largo de los siglos. Ahora ya no depende del visto bueno de una editorial para imprimir el libro, el escritor es independiente, es libre de hacerlo por su cuenta. Es parte activa y concluyente del proceso total de elaboración de sus obras ya que ahora tiene la capacidad de imprimirlos bajo demanda; es decir, los puede ofrecer en medio electrónico o impreso, según el lector lo desee. Ya no es necesario hacer un tiraje de mil o más libros como era antes, con la impresión tradicional en offset.

Hablando de los intermediarios estos se han transformado y han perdido relevancia gracias a el fenómeno de la Internet. Ahora las obras pueden ser distribuidas independientemente de los libreros, las editoriales, las bibliotecas, las librerías y pueden llegar al interesado directamente por medio del artista. Muchas editoriales han cambiado sus conceptos de producción editorial y se han orientado hacia la producción electrónica y hay algunas que nacieron dedicadas exclusivamente a este sector.

La crítica literaria ha perdido gran parte de su influencia, su papel orientador del gusto estético del público ha cedido el paso a un ejército independiente de lectores, internautas, navegadores y lectores ocasionales a quienes les es permitido el libre acceso a las obras publicadas en la Red. También se ha extendido la capacidad de opinar más allá de ser o no apto o formado para tales lides, sin mayores credenciales cualquier persona puede cuestionar o emitir su opinión sin ser censurada. Existe también la contraparte, sitios web donde se expresan los críticos de los críticos, quienes públicamente traen bajo la mira a otros académicos que antes resultaban intocables o eran vacas sagradas, como es el caso de La Fiera Literaria.

Respecto a la promoción de las obras, el mercado también ha sido trastocado, los mecanismos tradicionales, dependientes de las editoriales, los recursos económicos y la distribución está ahora expuesto a una población capaz de mover los productos y la información alrededor del mundo entero e incidir en las ventas de manera significativa. Así mismo esta audiencia puede bloquear o sabotear los mecanismos tradicionales. Por otro lado, hay sitios que toman en cuenta la opinión del lector, y esto forma parte activa del marketing de obras específicas.

Este público majestuoso y multipresente tiene sus gustos y por lo tanto marca tendencias. El cibernauta tiene prisa, quiere saberlo todo y quiere más rápido y accesible, tal vez de ahí la necesidad y el gusto de los textos cortos, abreviados. Los relatos y los cuentos, los cuales encuentran poco eco en las editoriales tradicionales, tienen un lugar privilegiado en Internet, para ilustrar esta preferencia encontramos en Google 104,000 resultados para el tópico microcuentos y 54,000 para minicuentos.

Otras formas creativas se precipitan al albor de los nuevos espacios de comunicación y de escritura, incluso se entrelazan historias creadas a partir de frases publicadas en twitter. La dinámica es crear una respuesta inmediata la cual puede o no tener un gran contenido literario.

En el ámbito de la novela la propuesta es osada: los personajes, las acciones y las mismas circunstancias son creados por diversos escritores. Nadie tiene una trama definida ni una escaleta predeterminada por donde construir el desarrollo de la historia. Es una especie de juego indefinido, de cadavre exquis donde el gusto por escribir, la inventiva, el azahar y lo lúdico son la norma. Este tipo de práctica desafía el concepto tradicional de derecho de autor. La autoría ya no recae en un creador específico, es compartida, una creación colectiva o escritura colaborativa que muchas veces desdeña la individualidad y el concepto de propiedad intelectual.

En Dramaturgia ya se han creado obras de teatro escritas colaborativamente o hipertextuales, los diferentes autores participan desde diversos países escribiendo diálogos, escenas y finales alternativos.

La Red ofrece la capacidad de conectarse con otros creadores en cualquier rincón del planeta y propicia la conformación de grupos con intereses comunes que coinciden en el espacio virtual. Artistas de disciplinas y tendencias diferentes conjuntan sus esfuerzos para realizar eventos en los cuales la literatura es eje y sostén, como sucede en el proyecto: La Vida Desatenta, el cual a partir de los poemas de Miguel Hernández realiza una serie de actividades de carácter internacional sin ayuda institucional. Esta propuesta no se limita a un proyecto literario sino que la poesía trasciende e inspira obras de otras disciplinas y así se integran grabados, pintura, dibujos, performance y libros de artista.

Así el escritor, el poeta, el dramaturgo, puede abandonar su soledad y formar parte del vaivén colectivo donde coexisten otras disciplinas artísticas. Se integra a la sociedad y se vuelve un agente de transformación actual y participativo. Gracias a la Red el papel del intelectual puede ser aún más presente y enriquecedor.

La Red le ofrece al escritor la posibilidad de hacer circular sus textos de manera audible y visual. El poeta puede cumplir con el cometido primero de la poesía y decirla en voz alta para el público. Gracias a Youtube el poeta retoma su lugar de cantor en el universo virtual y la audiencia recupera el privilegio de escuchar la poesía en la voz de su autores, de sus intérpretes y de versiones en idiomas propios o ajenos. Youtube ofrece la oportunidad de ver espectáculos inaccesibles por lejanos, costosos o simplemente porque sucedieron en otros momentos, que son joyas de expresión y creatividad irrepetibles.

Otros aspectos relacionados con lo literario también mutaron: la población en general accedió a la tipografía. Antes de los ordenadores ese era un dominio proscrito para el común de los mortales. Era el campo de especialistas: ejércitos de solitarios y casi mudos personajes capaces de embellecer y volver legible el garabato más intrincado. Durante siglos el arte tipográfico era un oficio digno de los mejores artesanos. Las computadoras volvieron popular la estética tipográfica y el acceso a la organización del texto con características de diseño gráfico y en muchos casos editorial. Debido a esto, se modificó sustancialmente la presentación de los textos. Como quien dice nos cambió “la letra”; sin importar lo feo de tu grafía, ahora los textos se presentan impresos con los caracteres de tu elección. Al cambiar el contexto y el instrumento de trabajo, se han transformado los íconos y símbolos que lo identifican.

Debido a la eficacia de la Internet, y de las diferentes vías de comunicación a través de ella, la manera en que el mundo se narra se ha modificado. Las noticias, los eventos relevantes en otras partes del mundo ahora pueden ser accesibles por medio de las redes sociales, del twitter, de los videos o mensajes subidos a la Red en el momento mismo de la acción, poniendo de manifiesto una libertad de mostrar la realidad sin intervención de la censura o los intereses de las agencias de noticias.

Todo alrededor se vuelve hoy y presente; lo más lejano es accesible en vivo, en tiempo real. Por cierto, qué frase chistosa, tiempo real como si fuera posible que mi tiempo de este México contemporáneo sea el mismo al de una mujer musulmana viendo a través de la cuadrícula de su burka caer a su marido acribillado. No, no lo creo, mi realidad y la suya son desmesuradamente incompatibles. Pero la ilusión de lo inmediato nos subyuga, seduce nuestra voluntad de vivir lo anexo circundante, y el escritor no escapa a este impacto inmediato, por el contrario, su compromiso más que nunca responde al llamado de lo vivo, de una realidad accesible a un click de distancia.

Kary CerdaKary Cerda. Poeta, fotógrafa, compositora y editora mexicana. Ha realizado más de 200 exposiciones fotográficas y recitales poéticos en México, Francia, España, Austria, Costa Rica, Puerto Rico y Estados Unidos. 

Obra Publicada: Por la Vida Una, Soirs de Vigne, Caracol Aventurero, Usumacintamente y Usumacintamente, las canciones, De tu Piel a mi Universo, Tres Cuentos y una Niña. Además se han publicado más de 30 libros ilustrados con sus fotografías. Forma parte de diversas antologías nacionales e internacionales. Sus poemas han sido traducidos al Francés, Inglés, Italiano, Náhuatl y Maya. 

Blog: selevantalanoche.wordpress.com

Leave a Reply