A TOT LI CAL UNA PARET/A TODO LE FALTA UNA PARED. Obra de Pere Noguera

A tot li cal una paret

A todo le falta una pared

Artista: Pere Noguera

Curador: Vicenç Altaió

Lugar: Espai Volart de la Fundació Vila Casas. Barcelona

Hasta el 20 de diciembre de 2020

La naturaleza muerta… ante un sagrario público

 

La muestra arranca con una masticación explícita de un plato de barro sin cocer por parte del artista bajo una proyección videográfica, Prémer amb les dents (Apretar con los dientes). Los caninos y los incisivos, no se rinden en degustar los bordes de su comida como subsistencia. O léase también: ingiero lo que nutre al mensaje; degluto aquello que conserva el contenido. Una manera de profundizar en las nuevas formas del idioma que el arte requiere para seguir en cualquier hoy. Su generación …la relacionada con el arte conceptual y el arte povera; la de Joseph Beuys y Mario Merz.

En sus investigaciones hay una búsqueda del relato en los objetos encontrados ante la basura abierta frente al firmamento. Un amor por el estiércol objetual. Rico en historias abandonadas. Y que él dignifica a partir del juego matérico o ante un nuevo poema visual. Vayamos al ejemplo, ocho cántaros inservibles en su función originaria y, a la vez, útiles en la manera de abordar un nuevo decir. Serie conceptual sobre la funcionalitat del càntir (cántaro) 1976.

Una vitrina quirúrgica con nuevas herramientas imaginarias, posiblemente rinda un homenaje al botiquín, 1989, de Damien Hirst  A partir de un código escarlata que las une, crea una relación direccional entre ellas mismas que invita a que nos acerquemos a encontrar un porqué.

Una silla de enea, funge de pedestal para recordar la muerte de la cruz roja de una farmacia. Genèric (o-i-o) específic 2018. Esta pieza me hace revivir el amor por un objeto de deseo en mi infancia. La cercanía y la luz interna de neón a la altura de tus manos. Fue uno de mis mayores goces personales en esta exposición junto a Foto de Foto (1977/2011) donde, bajo una composición ecuánime, te desvalija las distintas almas de un archivo fotográfico comprado en un mercadillo viejo de la ciudad de Barcelona.

La artesanía im/posible ante una mesa de trabajo, Relectura 2020, con todos sus

materiales -utensilios de hierro, ladrillos, papel embarrados…- rememora la estética que adquieren sus oficios plurales. Son, como dice el título, piezas de obras anteriores que el artista reutiliza ahora bajo una nueva perspectiva en su contenido.

Quiero despedirme con una pieza que contradice el verbo empleado para decir adiós: Maternitat 1990. Una puerta de vidrio, cincuenta y dos ladrillos y matrices que, desde la metáfora, dan nacimiento a este sintagma para celebrar que cualquier sujeto/objeto, hoy, está/estuvo aquí desde la unidad sublime de su figura transparente y su función en este mundo.

Un apego hermoso por los archivos huérfanos y las asociaciones inconscientes que le provoca jugar in situ ante un nuevo concepto. La beldad convulsa que guarda las nuevas ideas imposibles ante tus ojos. Y como diría su curador Vicenç Altaió: “De hecho, más que producir arte, Pere Noguera en tanto que artista, provoca paradojas, pensamiento y conocimiento” sobre el escenario que nos circunda y sus vivencias desde el pretérito. ER

.

Leave a Reply