TIENE QUE SER AQUÍ. Maggie O´Farrell. Editorial Libros del Asteroide. Barcelona 2017. Traducción de Concha Cardeñoso

Daniel Sullivan, abandona a su familia irlandesa para desvelar el misterio de una ruptura sentimental con una mujer en su época de estudiante. Claudette Wells es una actriz famosa que decide abandonar una carrera de éxito y se refugia en Irlanda.

Naills y Phoebe, los hijos del primer matrimonio de Daniel Sullivan, han padecido de forma distinta el abandono de su padre. Ari, el hijo del primer matrimonio de Claudette Wells no mantiene relación con su padre. Marithe, la hija en común de Daniel y Claudette sufre la perdida de identidad en la adolescencia. El denominador común de la experiencia vital de cada uno de ellos, es la insatisfacción que sienten en sus vidas cotidianas o el ansia por resolver los conflictos del pasado. El resto de la obra se  estructura en una sucesión de capítulos en los que se narra la vida de los distintos personajes que conforman la novela en un ejercicio constante de retroceso a la vida vivida.

La infancia está presente en la novela de Maggie Farrell. La autora utiliza la percepción lógica de la realidad que tienen los niños como un recurso para esclarecer la complejidad del mundo de los adultos.

Mientras leía el libro, tuve una idea. Imaginé que explicaba el argumento de la obra a mi sobrina María de once años y le pedí que plasmase en un dibujo lo que había entendido.

La niña que escuchó atentamente mi relato de la novela me hizo dos preguntas acerca del personaje principal, Daniel Sullivan:

– ¿Por qué abandona Daniel los hijos de su primer matrimonio si los quiere?

– ¿Por qué abandona Daniel a su mujer Claudette Wells y a sus dos hijos en Irlanda y desaparece sin dar explicaciones?

Las dos preguntas, de una sencillez extrema, desvelaron que la carencia afectiva que padece el personaje central de la novela y su falta de valor para afrontar los conflictos emocionales provoca una incapacidad para mantener la relación con sus hijos.

Los interrogantes que planteó María,fueron cruciales para comprender que la autora tiene un interés especial en narrar las dificultades de Daniel Sullivan para ejercer la paternidad y para mantener una familia.

La trama de la novela en apariencia simple va adquiriendo un grado de complejidad a medida que avanza. Tramas paralelas que narran la vida de Daniel Sullivan y Claudette Wells, conforman un mosaico de personajes, espacios y paisajes diversos.

California, New York e Irlanda son los escenarios en los que acontece la historia de unos individuos que forman parte de una familia en transformación continua.

El primer capítulo del libro, Tengo una sensación rarísima en las piernas, retrata la vida campestre de un profesor universitario, su mujer, el hijo del primer matrimonio de ella y dos vástagos en común. En pocas páginas, nos sitúa en la biografía y aspiraciones básicas del protagonista masculino, Daniel Sullivan.

La reseña gráfica de María resume de manera más explícita el sentir de los protagonistas:

En el primer dibujo, los capítulos adquieren la forma de rayas onduladas que separan la vida de los personajes. Un corazón entero y otro  partido simbolizan la ruptura del primer matrimonio de Daniel Sullivan. Un avión con destino Irlanda, un cambio de vida. y el encuentro con Claudette Wells. El recuerdo de sus hijos motiva el regreso a Estados Unidos y el abandono de su familia en Irlanda.

En el segundo dibujo, el recuerdo de sus hijos abandonados, motiva el regreso a Irlanda, pero la ruptura matrimonial ya se ha producido. El fin es la soledad infinita de Daniel. La lógica interpretativa de María, centra la trama principal en el sufrimiento que le provoca a Daniel el abandono de sus hijos y su recuerdo constante.

Maggie O´Farrell ha tenido unas críticas excelentes por su obra. Han elogiado su técnica literaria, el dominio en la caracterización de los personajes y la sabiduría con la que construye las tramas paralelas.

La reseña en imágenes y palabras que hemos confeccionado, María y yo, no es un ensayo académico ni una oda. Es, una muestra sencilla de las emociones primarias que quiere transmitir la autora. La literatura está al alcance de cualquier ser que tenga interés en escuchar una historia inventada. No importa la edad.

Nadie mejor que una niña para interpretar de alguna manera la ficción.

 

Ángels Martínez Sánchez

Ilustraciones: Maria Cserta Martínez  

Leave a Reply