TEMPS SALVATGE (TIEMPO SALVAJE). Autor Josep Maria Miró. Dirección Xavier Alberti. TNC Barcelona

Publicado el

Autor Josep Maria Miró. Dirección Xavier Albertí.Reparto Manel Barceló, Carme Elias, Sara Espígul, Borja Espinosa, Eduard Farelo, Marina Gatell, Alicia González Laá, Míriam Iscla, Laia Manzanares, Malcolm McCarthy. Escenografiía.Lluc Castells. Vestuario María Araujo Iluminación Ignasi Camprodon Música Xavier Albertí. Producción TNC

 

Sinopsis

Fronteriza a otro país, una comunidad de vecinos se dispone a organizar una celebración en el patio de un pabellón municipal, cerca de una zona boscosa por donde se comenta que transitan personas extranjeras de manera irregular.

 

Con la aparición de varias pintadas con mensajes amenazadores, el miedo de algunos se apoderará de cierta población en una espiral. Suposiciones y violencia que no sólo trastorna la vida rutinaria de sus habitantes, sino que acabará perturbando su vida interior.

 

***

 

En su preestreno me acerqué a Josep María Miró en el Teatre Nacional de Catalunya (TNC) y mirándole a los ojos detenidamente le dije aprovechado el intermedio: Eres un tipo inteligente…y muy comprometido.

 

Y este atributo tiene varias razones que aduzco a continuación, basadas en el tiempo en todos los sentidos. Distintas maneras de entender al dios Chronos.

En tiempos de la postverdad

 

Es necesario que los problemas que hoy nos apremian como sujetos salgan a la palestra limpios y libres de fake-news. Nada más de actualidad que la huida de los inmigrantes de sus países de origen, para habitar el nuevo que pisan. Las consecuencias que esto supone de adaptación del “extranjero” o el rechazo al mismo. El tema de la huida de sirios a Europa. De balseros africanos llegando a las costas del Mare Nostrum. O el cruce de latinoamericanos a través de la frontera con el río Bravo en EE.UU. Estos son ejemplos de roce, con las comunidades colindantes.

 

Pues bien, primer acto de inteligencia y compromiso: la universalización de la obra al no estar ubicada en un lugar concreto y concebir el miedo al “otro” como la causa de todo lo personal que te sucede. El miedo, como factor de deterioro a medida que el tiempo transcurre entre sus personajes. Y el miedo imaginario como detonante de racismo y xenofobia… o de pura aceptación existencial, en cualquier tiempo histórico que ha vivido el ser humano.

 

El tiempo pretérito y el devenir de los personajes

 

Josep María Miró nos habla en paralelo de lo acontecido en un edificio de apartamentos supuestamente “idílico” por su localización. Y lo que viven y sienten los personajes que lo ocupan; o lo han ocupado en el pasado. Una realidad presente que plantea distintos valores o sentimientos. La codicia a través de quién posee lo que deseabas en tu lugar de trabajo. La envidia de la juventud provocada por la irreverente Ivana: “Llámame Iguana, me gusta más” cada vez que se dirige a seducir a sus vecinos o a sus vecinas. El odio de quien hirió sentimientos o abusó de ti en tu niñez o en una pasada relación. El deseo sexual perdido y el que aún subsiste con el nuevo o nueva amante. Los prejuicios que siguen aún su curso, con respecto a la elección de género. La violencia física o verbal ante las pérdidas. El dolor o la maternidad…Lo que fue, sigue siendo, y será a través de los siglos: lo intemporal.

 

El tiempo salvaje como metáfora de todo lo aflorado en la obra y, como dice muy bien el autor en una entrevista a un periódico: “Tiempos convulsos como los que hoy vivimos”.

Un par de adversativas

La obra funciona muy bien pero a veces uno se confunde en donde ubicar la atención. No en el discernimiento del texto, ni en su potente contenido, sino en el interior de las tramas subyacentes que se enlazan entre el vecindario por la importancia que adquieren por sí mismas.

 

El siguiente “pero” para Xavier Albertí. La obra, sin perder fuerza, no llega a un ritmo opresivo y calórico pleno donde sucede la acción. El no dar más énfasis a la manera con que el “extranjero” o el “otro” ocupa el espacio vecinal, le resta, a mi entender, intriga de si va a suceder o no este tiempo “salvaje” para ambas comunidades: la local y la recién llegada.

 

A destacar en superlativo

En la primera parte de esta reseña crítica queda explícita mi adhesión al texto por su contemporaneidad y compromiso social con el hoy. Reconocer por parte de la dirección: la calidad escénica del elenco escogido y su coreografía: bien agrupada en los conflictos que se abordan en los apartamentos y “distanciada” en el patio comunitario. Un casi sobresaliente -…por su papel protagónico y su desfachatez intrínseca que requiere el personaje de Ivana a Laia Manzanares. Y finalizar con una fría y potente escenografía/iluminación concebida por LLuc Castells e Ignasi Camprodón respectivamente, por la desolación, escombros en el bosque y la vacuidad escénica dentro el espacio comunitario. Su maravillosa piscina conceptual, así como varios elementos de impacto o surgidos de la naturaleza, traducen a la perfección el tono vital de la obra.

 

Un placer: el haber observado el antiplacer de los personajes. En una obra que, como muchos de los textos de Josep María Miró, dará que hablar en los distintos teatros de ciudades del mundo donde ya es conocido. Precisamente, por la universalización de los temas que aborda en sus piezas, tal como lo hizo con Nerium Park o El Principio de Arquímides, es hoy nuestro dramaturgo un referente . ER

Leave a Reply

Translate »