ROGELIO LÓPEZ MARIN -GORY- Una retrospectiva. Muestra curada por Aluna Curatorial Collective

Gory Es-So_lo-Agua-en-la-La_grima-de-un-Extran_o-1986

 

Gory Triptico-1987-Photo-3

Recuerdo el primer día que conozco a Gory. Fue en casa del pintor y grabador Joaquín González. Entra por la puerta del patio y sin mediar saludo alguno y con voz de bajo tono le dice preocupado a mi amigo. “Te voy a decir algo Joaquín…se acabó la fotografía de laboratorio. El revelado y el papel Kodak  y el Ildford se están muriendo si no lo han hecho ya. Ahora todo el mundo te pide que retoques las fotografías en digital…no sé adónde iremos a parar con tanta mentira”.

Fue hace quince años aproximadamente o quizás más. Digamos que el encuentro sucedió a finales del siglo pasado. Su bonhomía y su claridad en sus principios me atrajeron a su obra. El pasado 16 de enero la fundación Aluna de la mano de Adriana Herrera y Willie Castellanos clausuraron una retrospectiva como homenaje a su exitosa carrera aquí y en la Isla.

Voy a ser sucinto ya que el pequeño ensayo de los curadores (que puede leerse aquí) hace una aportación profunda y precisa sobre su obra

De su trabajo, destacar lo singular. Lo esencial. Su manera propia de ubicar sus adjetivos de lo que ve antes de apretar el botón de su cámara. Y al mismo tiempo, un modelo que implique saber organizar una lectura ordenada de lo expuesto. Esta manera que tiene de abordar la realidad…. es precisamente contraria a ella: el sueño interiorizado es el generador de sus contenidos.

Posiblemente tal como lo concibieron los surrealistas como Magritte  (Es solo agua en la lágrima de un extraño (1986) y no bajo este icono que lo identifica. Lo hizo al interpretar la ciudad de Nueva York (2005/06/07) en su exposición en distintas fases. Olvidándose particularmente de los picados o contrapicados de las alturas. Y circulando por las calles en busca de esquinas, objetos o individuos que encontraba a su paso. Más cercano del lienzo hiperrealista de sus orígenes como creador plástico, que como fotógrafo que parte de la documentación. Más al lado del detalle lírico – como la casa que le cubre una carpa azul y emerge una palmera del jardín, que del ensayo sobre la experiencia habitada. O más próximo a un “mar de luz ” que desencadena una escalera de aluminio que te lleva a una supuesta piscina… que fotografiar el océano por sí mismo.

Gory, como un creador de cuentos cortos donde no necesariamente existe un principio o final donde dirigir el rumbo. Pero con resultados propios… en su ruta de navegación a través de la imagen. Nagari

Gory Everglade-18A

Gory Twins-version-2008

Leave a Reply