MICROTEATRO. POR DELANTE Y POR DETRÁS. CCEMiami

microteatro mayo

Microteatro abre una nueva etapa en mayo para el lema Por delante y por detrás.  Un frase que aborda perfectamente el tema de la hipocresía en la vida cotidiana y que por la obras que seleccioné se confirma su intención.

Voy a ponerlo en el primer párrafo. Tengo la sensación que hay una mayor “criba” en Microteatro de obras que, a mi entender, dan una mayor calidad textual a lo exhibido. Y lo digo con propiedad, al menos por las tres obras que pude ver en directo este sábado 7 de mayo. Si bien vine muy específicamente por una polémica surgida a raíz de 4 Tetas y un Funeral  parodiando a la exquisita obra de Mike Newell e interpretada por Hugh Grant y Andie McDowell en el cine, Cuatro bodas y un funeral;  por razones que desconozco, no la pude ver porque estaba suspendida.

Los Ponedores de Iván Tula. Producción y Dirección Lilo Vilaplana. Ast. Dirección. Carlos Andrés Hernández, Elenco. Omar Germenos y Olegario Pérez… Estamos ante un gallinero. Dentro dos hombres con batas de clínica que “ponen’’ huevos de oro. Frente a mí, una taza de madera para defecarlos junto a un revistero. Y como luz ambiente las lámparas que dan calor al espacio supuestamente lleno de plumas, en este caso de papel. Hay alguien, “el hombre de la historia”, que ha huido con uno de ellos y al parecer es libre y no lo han podido cazar. Ellos quieren tener uno de estos maravillosos huevos dorados para poder salir de aquel opresivo espacio “nunca podré tener uno para mí” dice uno de estos presos. ¿Saldrán?. Quizá, con este preámbulo, usted desista entrar. Pues bien, yo le invito a que lo haga y sienta el “hedor’ del teatro distinto, de contenido simbólico, deliberadamente político y bien interpretado. La escenografía está entre las diez mejores que he visto durante la corta vida aún de Microteatro.

La hora del dragón de Carlos Mugica. Dirección Kevin Cass. Escenografía. Diego PM. Interpretada por Mabel Leyva y Carlos Noceti. El cartel anuncia una sentencia “En todo matrimonio hay un espacio oscuro”. Una pareja están cenando. Todo bien hasta que viene “la hora del dragón…un dragón es un monstruo mitológico que representa las fuerzas primitivas de la naturaleza. Al principio devoraron a los dioses después empezaron a devorar a los hombres ”. A partir de aquí la mujer sublima su deseo de hacer el amor comiendo chocolate y papas fritas y el hombre viendo cine pornográfico mientras se masturba. Un delante y un detrás de la vida cotidiana. Sobriamente interpretada – en este caso es un punto a favor ya que el guión lo requiere- por los actores, se percibe lo triste y solitario de un engaño bajo la ternura de la mentira piadosa. Valoro el tempo sosegado que le da Kevin Cass para reflejar la supuesta “felicidad” en que, a veces, se esconde el ser humano ante el deseo.

Habitación 067 de Miguel Ángel González. Dirección Producción e Interpretación de Roberto Mateos y Arancha Solís. En un motel de mala muerte Miriam una prostituta  se cita con Javier, su cliente, a través de un anuncio por el periódico. Entre el diálogo donde ella pone las condiciones, aparece una frase de él que explica las razones de su cita: “estoy aquí por mi madre”. En un momento determinado debido a las confesiones privadas del encuentro la puta se enamora “¿Estás casado?”. ¿Qué hay de embrujo en él…que los une?. Un juego de cartas desvelará este secreto. Con unos giros inesperados y una maleabilidad y buen hacer de los actores que les permite pasar de la comedia al drama en cuestión de segundos. La obra adquiere su intensidad en un final que lo dejo en sus manos. (Nota. Por cierto, sin la intervención de sus manos…no hay final ja ja ja). ER

Leave a Reply