TERAPIAS. Virginia Ramírez Abreu

Los poemas de Terapias sobresalen por su naturaleza contemplativa, de regodeo en lo pequeño y disfrutable (el café, un cigarrillo) que se redescubren al compás de una música íntima. En medio de este caos inmóvil al que nos fuerza la pandemia, sus versos invitan a leer “Con tranquilidad como si el tiempo no contara” para redescubrir presencias y lugares. Convidan además a una reflexión sobre la dinámica de las relaciones, con los inevitables hilvanes y rasgones que propina la vida. Con lucidez, sin estridencias, Terapia inaugura lo cotidiano con paciencia y complicidad. ¡Saludable lectura!

Teresa Dovalpage

TERAPIAS

ASÍ SIENTO MI PSICÓLOGA

 

TERAPIA 1

El encuentro cálido con tu mano distanciada

A pocos centímetros de mis dedos huraños

Un encuentro surrealista que nunca se produce.

Yo mido mi cordura

En la franja casi imperceptible de tu sonrisa

Porque no acierto a comprender

Donde puede esconderse tu locura.

Yo separada de ti por la madera muerta

Balbuceo incógnitas que nunca descifro

Tú escuchas con capacidad de matemática

Y afrontas, con mirada estática

Cualquier variable que se presuponga caos

Como si el ritmo del universo dependiera

De mis palabras cifradas y tu oídos que seleccionan

Es difícil perturbar tu cuerpo

Nunca cede visible ante ningún marasmo

Pero adivino, entre tus ojos

La pronta capacidad de arder

Y el esplendor de tu caricia detenida, lenta

Advino tu acuosidad, la forma en que fluyes

Entre árboles de dura corteza

Con la suspicacia de quien sabe

Que siempre el agua vence los elementos

Y yo siento como esa agua, sin embargo

Hace crecer mi fuego

Y juego a que te hiervo, y somos vapor

Vapor que se eleva

Vapor que se hace nube

Nube sobre la madera muerta

Y juego a que sólo así podré tocar tu mano

 

TERAPIA 2

Miro de reojo por la ventana

Intentando fugarme entre los árboles y el bullicio

Esquivando la forma de las preguntas,

Las palabras de tu silencio,

Que aguardan mi confesión como una oda.

Mi pensamiento es mágico,

Quizá trivialmente primitivo,

Para ver la realidad

Y esa estadía en lo básico

Me hace resolver mi instinto

Y la vena focal de mis estancias en tu ventana.

 

TERAPIA 3

Intento imaginar cómo sería el mundo dentro de esta habitación

Un útero

Un recipiente alquímico

Un globo lleno de aire cálido.

La vida pegada a las paredes

Posters que cuentan cualquier historia

Fragmentos destrozados por los viajes hacia mí misma

Imagino

Tu mano extendiendo cada retazo

Con tranquilidad

Como si el tiempo no contara

Para revisar los girones.

Veo

Tú, recomponiendo la historia que no conoces

Intentando rectificar ciertos pasados

En un presente,

donde pienso

Que tú eres quien sólo puede dar sentido

A mis viñetas.

 

TERAPIA 4

Tomo un café

Con lentitud y saboreo

No el momento vulgar de mi saliva

Sino el tiempo que ese café diluye

Cada sorbo es la medida de un transcurrir imparable

Cada calada del reciente cigarrillo

Una proximidad imperturbable

Que corre desde mis pies

Y va directamente a colarse por tu puerta

Tú no piensas en líquidos oscuros

Ni el humo que exhaló tiene el poder de perturbarte

Tú estás delante de un orante

Que te pide la virtud o el milagro

No esperas, simplemente, como una imagen

Aguardas con la posibilidad de un comentario

Que una diosa se reservaría en su tallado cuerpo

Sin embargo humo y café me dicen que se acerca mi tiempo

Que la hora de mi oración aguarda

Mientras imperturbable

Tú aguardas dentro de tu figura

La respuesta al milagro

 

TERAPIA 5

A veces me pregunto

Cuando intento llorar

Cuando me desespero ahogada en mi tiniebla

Si conoces cuánto vale una lágrima

Si te has arrancado algún dolor con emoción

Y si te abandonas al dulce requiebro

Del llanto del placer

Insisto,

Tus ojos me dicen que crepitas

Que sabes avivar la chispa

Pero tu mano, esa mano que imagino anclada

En quien sabe que impronunciables lugares

Está quieta, inerte, despaciosa

Nunca te acaricia el rostro.

Y quiero pensar como sería tu llanto

Como guarecerías en cuerpo ajeno tu temblor

Como subirían y bajarían tus dedos

Más allá de tu brazo y más acá

De este llanto que no pronuncio

Que ahogo

Que me permito alimentar en las tinieblas.

 

 

© All rights reserved Virginia Ramírez Abreu

Virginia Ramírez Abreu. (La Habana, 1971) Dra. /DPh. por la Universidad de Santiago de Compostela, España. Profesora Ayudante Doctor. Investigadora. Especialista en Arte Contemporáneo Latinoamericano y Género.  Directora/Fundadora y Profesora Titular de Antropología de la Cultura e Historia del Arte de la Escuela Superior de Artes Cinematográficas de Galicia. Escritora, Guionista y Directora audiovisual. Miembro de la Academia Gallega de Cine. Actualmente, se dedica a formar a talentos en áreas de creación, el arte y el emprendimiento desde el entorno online.  Reside desde 1994 en Galicia, España.

 

Leave a Reply