OSO. Marian Engel. Traducción de Magdalena Palmer. Editorial Impedimenta. Salamanca 2015

OSO Marian EngelOso

Marian Engel

Editorial Impedimenta. Salamanca 2015

Traducción de Magdalena Palmer

171 páginas

 

 

“Amaba al oso. Lo encontraba sabio y tolerante. A veces le parecía Dios. Él la atendía. Si Lou defecaba a su lado por la mañana, el oso estaba dispuesto en cuanto ella se abría de piernas. Era bruto y tierno, perseverante, paciente, intuía, infinitamente amable.”[1]

 

Oso es una novela bella y extraña que provoca desazón. Sientes una inquietud morbosa al leerla que te mantiene en estado de alerta.  El texto de Marian Engel  no explica una vulgar historia de zoofilia entre una mujer y un oso­ sino que describe la pasión amorosa que Lou, la protagonista, siente por un animal que posee las cualidades que jamás encontró con sus amantes.

Lou es una bibliotecaria que tiene que desplazarse a una isla canadiense para hacer el inventario de los libros de un coronel fallecido. Una mansión victoriana será su residencia. Y un oso el único ser vivo con el que compartirá su vida cotidiana.

Marian Engel, relata con delicadeza y precisión la vida cotidiana de Lou,escindida en dos mundos: el intelectual en el que desarrolla su trabajo de catalogación de libros y documentos de su propietario y el mundo de la naturaleza indómita de la minúscula isla en la que reside.

La confrontación entre estos dos universos se articula en dos escenarios: lo que acontece en el interior de la residencia y lo que sucede fuera. La progresiva relación de la mujer con el oso se inicia en el entorno natural, para adentrarse más tarde en el hogar. Los paseos de ambos, el baño compartido en el río, yacer junto a él, no son más que actos de una naturalidad pasmosa.

Marian Engel domina el tempo de la narración consiguiendo una historia verosímil  con la que es fácil identificarse. Quizás les parezca extraño, pero  una vez imbuida en la lectura no sientes repulsión porque comprendes el nexo que une a la mujer y el oso.

Más allá del bestialismo o la zoofilia, subsiste  la relación entre dos seres vivos que comparten soledad. Lou descubre a un ser que posee unas cualidades que ella no había encontrado en sus amantes. La comparación entre el oso y los dos hombres con los que había mantenido relaciones le revela la mezquindad de la especie humana.

Al final de la novela el “hechizo amoroso” que siente la mujer se disipa tras un intento fallido de copular con el animal siendo agredida por él de forma involuntaria. La protagonista toma conciencia de que practica bestialismo y regresa a la cordura común. Sin embargo ya no será la misma mujer porque decide iniciar una nueva vida.

Marian Engel publicó el libro en 1976 y, a pesar de ser considerado “escandaloso”, consiguió el premio canadiense, Governor General´s Literary Award for Fiction. Margaret Atwood, Alice Munro y Robertson Davies alabaron el libro.

Finalizo la reseña con una crítica de Margaret Atwood:

“Un libro extraño y maravilloso. Tan real como una cocina, pero construido con los elementos de los relatos tradicionales y con sus mismas perturbadoras resonancias “.

Ángels Martínez

[1] Oso. Marian Engel. Página 145.

Leave a Reply