LOREAK. Flores.. flores y más flores. Un film de José María Goenaga

LOREAK

Título original Loreak . Año 2014 País. Euskadi Director José María Goenaga (AKA José Mari Goenaga), Jon Garaño Guión José María Goenaga (AKA José Mari Goenaga), Jon Garaño, Aitor Arregi Música Pascal Gaigne Fotografía Javier Agirre Reparto  Nagore Aranburu, Itziar Aizpuru, Itziar Ituño, Josean Bengoetxea, Ane Gabarain, Egoitz Lasa, Jox Berasategui, Gotzon Sánchez, José Ramón Soroiz

Flores… flores y más flores

La película se inicia con un ramo bajo la lluvia. Un mujer le diagnostican la menopausia…queda sorprendida debido a su juventud. Le envían un ramillete de flores cada jueves puntualmente y no se sabe quien es su autor. Ella trabaja como ingeniera en una obra en construcción. Un día pierde la cadena de compromiso que le regaló su marido en el trabajo. El hombre que dirige la grúa central, Beñat, la localiza, pero no se lo dice. Beñat tiene una familia y un hijo de otro matrimonio. Al lado, una madre (la suegra) muy posesiva que interfiere en la pareja y provoca conflictos entre ellos. Beñat tiene un accidente automovilístico y muere. A partir de aquí tendremos que descubrir que significó Bernat para estas tres personas: su madre, su esposa y la mujer deseada desde el silencio.

El subtítulo puede parecer una ironía, pero no lo es. Es una película sobre el papel de las flores como metáfora en las relaciones afectivas. Flores para recordar a un muerto que habitó en ti sin tú saberlo. Flores para tener presencia de que eres algo para alguien. Flores que provocan celos. Flores para adornar el balcón donde resides. Flores que sustituyen a otros ramos que tú no te esperabas. Flores para interrogarte quién te las envía y porqué: anémonas, claveles, rosas, lirios, gardenias, muchas orquídeas y, para cerrar el film, unas margaritas detenidas en cámara para que el espectador reflexione: ¿quién y porqué las ha enviado en este momento al difunto?.

Loreak trata sobre el papel de la muerte en quién no la espera. “Las personas no mueren de verdad hasta que no las olvidamos” dice la madre de Beñat para apaciguar su tristeza. Reflexiona sobre los rituales, exentos del clásico funeral, donde el dolor queda inherente en las relaciones humanas de las protagonistas. O nos habla de la utilización del cadáver por parte de la comunidad científica, como un acto de amor de la víctima hacia el mundo.

El tejido de la trama conforma un guión lleno de naturalidad más que de sorpresas o de giros. Un guión casi imposible y a la vez bien organizado para que exista fe y credibilidad sin apenas fisuras para presuponer una fantasía. Si bien se nota un poco que la mano tiembla en algunos planos en la dirección actoral a mi entender, es un buen resultado el conseguido en este film discreto en apariencia pero muy hondo y honesto en su tesis. Al final de la película -me guardo quién de las tres lo plantea- alguien dice…

“Yo nunca le había dejado flores…¿será que no le quería tanto?”

Loreak ha sido la ganadora de los premios Goya de este año y va representar a España en los próximos oscars. Una película está rodada en Euzkadi y hablada íntegramente en euskera – hay una versión traducida al castellano-  la lengua de esta comunidad. Nagari

Leave a Reply