ESTEREOTIPOS, ¿CAMINOS A LA ESCLAVITUD? María Inés Marino

En un bar de karaoke de South Beach, en medio de una fiesta de cumpleaños me pongo a conversar con el agasajado. De repente se acerca una mujer, que recién había terminado de cantar para unirse a nuestra conversación. Él hace una pausa y me dice “Ella es Amanda, la chica que limpia los pisos en mi empresa”, se ríe…y agrega “¡Es una broma!, ¿No notas su clase y su caché?… Amanda es nuestra directora general, y una exitosa ejecutiva!”

El comentario sorprendió, pero también hizo ruido entre la gente que asistimos. A partir de aquí, surgen muchas preguntas sobre cómo utilizamos el lenguaje y por qué clasificamos a las personas de ese modo. Los estereotipos siempre existieron y, probablemente, nunca se esfumen. Son miradas o percepciones circunscritas a nuestra la realidad que están en todos los ámbitos, estratos sociales, y círculos .

El problema es que suelen contener un marcado componente agresivo y están tan incorporados en el discurso  que, muchas veces, ni siquiera es posible distinguir si aquel, con el cual nos estamos comunicando, es víctima de nuestra apreciación sin reparar en lo que pueda sentir.

Pero, ¿por qué es tan fácil caer en los estereotipos?

Pues muy sencillo… nos libran de la valoración individual. De relacionarnos más íntimamente con el otro. De sentir empatía. Y de cuestionarnos sobre nosotros mismos. Por otro lado, nos ubica dentro de un pseudo-ambiente que nos sitúa en un estadio superior a los demás, generando a la vez una pseudo-sensación de poder sobre el otro.

El peligro de los estereotipos es que nos limitan, nos quitan libertad interna y nos roban la maravillosa posibilidad de vincularnos a niveles más significativos. Haciéndonos más dependientes de ataduras sociales que nos van carcomiendo nuestras propias ideas y deseos, para así responder a lo que nos viene impuesto.

Por consiguiente, nunca va mal recordar lo que dijo nuestra queridísima poeta afroamericana sobre el tema:

 “Aprendí que las personas olvidan lo que dices y lo que haces, pero nunca olvidan… cómo los hiciste sentir.”

Maya Angelou

Ines copyMaría Inés Marino es argentina, radica en USA desde 2008 tiene una maestría en periodismo por la FIU

Blog de María Inés Marino

Leave a Reply