¿ES ACASO UNA PERLA? Por Umiyuri Katsuyama. Traducción de Toshiya Kamei

              Mi compañero de clase Sekiseki era un lobo marino, pero no se parecía tanto a un lobo. Tenía dos patas delanteras cortas, sin patas traseras, más estrecho desde la cintura hasta la cola. A pesar de su tamaño enorme, era un nadador excelente.

            Las maestras decían que todos los que venían a la escuela eran bienvenidos. Yo estaba contenta de estudiar con un lobo marino. Como compañero de clase, Sekiseki era agradable. Primero, era inteligente. Ponía atención en clase y respondía cualquier pregunta que hicieran las maestras. Llevaba un vocalizador a través del cual se comunicaba con voz de barítono, porque tenía buen físico. Era mi opuesto. Cuando yo estaba nerviosa, me tocaba las uñas del pulgar y me callaba.

Después de acostumbrarme a la escuela, le dije a Sekiseki durante el recreo:

—Sería divertido estudiar si fuera inteligente como tú.

Abrió una bolsa que contenía mariscos congelados y me preguntó:

—¿Quieres uno?

Giré la palma de mi mano y le dije:

—No, no gracias—. Luego comió uno medio descongelado. Mi bocadillo no era bueno para su salud, por lo que me dijo que no podía comerlo. Quizás fuera mentira y era tímido. Yo no comía mariscos crudos.

            —A las maestras les encanta tenerte en clase —me dijo.

—¿Por qué?

—De algún modo.

—¿Quieres decir que los idiotas son lindos? —le pregunté.

—No digo eso. No eres idiota.

            Cuando Sekiseki se comió los mariscos, hizo un sonido parecido a una trompeta y desinfló la bolsa de aire.

Hace un mes la escuela empezó. Mientras se tocaba Bach con una flauta de madera en mi propia tableta LCD, la abuela dijo:

—La escuela comenzará pasado mañana. Buena suerte, hija—. Sacó una blusa blanca y una falda colgante azul oscuro. Luego me dijo que me las pusiera.

***

            La escuela estaba en las afueras de la ciudad. El edificio quedaba cerca del mar, debajo de un acantilado. El piso era de color azul claro y el techo estaba cubierto con una gran tela blanca que proveía sombra y protección contra la lluvia. Se llegaba a la escuela con una escalera de acero inoxidable. Cuando bajé, me esperaban dos mujeres con vestidos negros de cuello blanco. Sus cabellos eran canosos y tenían caras similares. Se llamaban Midoriko y Momoko según la etiqueta que llevaban pegada en el pecho. Cuando me preguntaron por mi nombre, respondí «Kunembo», y la maestra Midoriko escribió en algunos papeles. La maestra Momoko me instó a tomar asiento.

            Sekiseki vino del mar. Sacudió el cuerpo para drenar el agua antes de entrar a la escuela. Miré atrás. Se deslizó desde la parte superior de la pared hasta la placa de hierro que pasaba diagonalmente al suelo. Me quedé sorprendida. Se acercó con un ruido fuerte. El olor de la marea aumentaba.

            —Vine cuando esto era una piscina, pero es la primera vez que entro aquí. Ahora es una escuela.

Me sorprendió y me endurecí. Solo negué con la cabeza como un akabeko. Akabeko es un juguete de papel en forma de una vaca roja y solo su cabeza se tambalea.

            —Sekiseki, toma asiento. Kunembo, ¡mira al frente!

Sekiseki se sentó a mi lado. No necesitaba una silla.

—Un nombre encantador: Kunembo. Quiere decir «mandarina fragante».

Sekiseki intentó bajar su voz, pero le resultó que imposible.

—Gracias.

            Agaché la cabeza tímidamente. La maestra Momoko se paró frente a la mesa y nos llamó «nuevos estudiantes».

—Bienvenidos.

La escuela daba clase tres días a la semana solo por la mañana, pero pronto me acostumbré. Hasta ahora estudiaba en casa y al principio le tenía miedo a Sekiseki, pero pronto nos hicimos amigos. Hablábamos de varias cosas durante el recreo.

En un día lluvioso, un mes después de que comenzaran las clases, un niño extraño gritó desde lo alto de la pared del aula.

            —Me dijeron que hay una escuela aquí . . . ¿Puedo entrar?

Sekiseki y yo miramos atrás. La maestra Midoriko dijo: «¡Baja!». El niño usó la escalera de acero inoxidable. Tenía piel color chocolate, camiseta roja descolorida, pantalón hasta la rodilla y anteojos de sol que cubrían la mitad superior del rostro. Cuando pasó, mi mirada se cruzó con la suya por un momento. La maestra Midoriko nos dijo que trabajaramos solos y se fue para hablar con la maestra Momoko.

            Entonces Surinosuke se unió al aula. La maestra Midoriko se encargó de todas las presentaciones.

—Tus compañeros de clase: Kunembo y Sekiseki.

—Me llamo Surinosuke Gondo. La luz del día para mí es tan brillante, así que discuplen mis lentes oscuros.

—Por favor, ¡acostúmbrate a un lobo marino!

Sekiseki y Surinosuke se rieron.

Surinosuke se sentó a mi lado, donde antes estaba Sekiseki. Sekiseke estaba detrás de Surinosuke. Surinosuke se dio la vuelta y le dijo a Sekiseki.

—Te he visto en el mar. Mi papá me dijo que haces un trabajo importante, así que me pidió que no te entorpeciera ni te hiciera daño.

—Gracias por su cooperación, ciudadano.

—¿Por qué dices eso?

—Es una frase fija— dijo Sekiseki. Quizás esta también fuera una frase fija. Debía ser una de las palabras registradas de antemano en el dispositivo de vocalización del hipocampo inteligente.

—¿También estudias en la escuela terrestre? —preguntó Surinosuke.

—No es ninguna sorpresa. Hay mucho que aprender. ¿Verdad, Kunembo?

—Mi papá me dijo que fuera, pero me alegro de saber cómo te llamas. La próxima vez que te vea en el mar, sabré cómo llamarte.

—¿Has terminado la charla, Surinosuke? Entonces, continuamos con la clase.

            La maestra Midoriko indicó que del libro de texto Ise Monogatari, estudiabamos “Akutagawa”. Mientras la maestra Midoriko lo leía en voz alta, seguimos el texto en nuestra propia tableta.

En el período Heian, el aristócrata Ariwara no Narihira se enamoró de Takaiko, una mujer noble. Sin embargo, sus hermanos se oponen a él. Los amantes se fugaron juntos. Takaiko vio el rocío en una hoja de la hierba. Como no conocía el mundo, preguntó ingenuamente si era una perla. Los dos tuvieron que pasar la noche en un edificio antiguo. Narihira vigilaba la puerta, pero Takaiko había desaparecido en la mañana. Fue devorada por un demonio durante la noche.

Cuando me preguntó: «¿qué es eso? ¿Es acaso una perla?», le respondí: «Es rocío». Ojalá hubiera muerto como el rocío que desapareciera.

            ¡Un demonio! Qué miedo. Hace miles de años existían animales salvajes peligrosos en Japón. Debían haber desaparecido como los lobos.

—Dice un demonio, pero en realidad, los hermanos de Takaiko fueron tras ellos y entraron por la puerta trasera para traer a su hermana de regreso.

La maestra Midoriko dijo:

—Me alegro que el demonio no se comiera a ninguna muchacha— dijo Surinosuke.

Asentí. Ser secuestrada por hermanos sería menos horrible que ser devorada por un demonio.

—Narihira no podía rendirse, a menos que pensara que a su amada se había comido un demonio— dijo Sekiseki.

            Pensé que habló como una persona experimentada. Surinosuke miró a Sekiseki con admiración.

Durante el recreo, después de comer ostras congeladas, Sekiseki puso un grano pequeño en mi palo y dijo:

—Te daré esto.

—¿Qué es eso? ¿Es acaso una perla?

Dije como si fuera la doncella Takaiko del cuento. Cuando la miré de cerca, realmente era una perla, distorsionada, del tamaño de una soja. Apenas logré decir: «Gracias. La valoraré mucho» y la guardé en el bolsillo de mi falda.

Fue la última vez que vi a Sekiseki y a Surinosuke, porque dejé de ir a la escuela.

            Mi trabajo era tan secreto que no podía decirles a mis amigos. Sekiseki me entendería.

Los animales inteligentes fueron creados para realizar trabajos peligrosos para los humanos. Soy una chimpancé creada por una familia humana. Puedo ejercer una fuerza tremenda si lo necesito, pero aún no lo he hecho.

Dado que la producción de inteligencia animal viola los derechos de los animales y la inteligencia artificial se ha desarrollado hasta el punto de que funciona mejor que el cerebro natural, ya no volverán a producirnos. El proyecto de inteligencia animal terminará con el retiro y muerte de los animales inteligentes existentes.

            Una vez alguien me dijo:

—Sufres más que la perra Laika, que fue lanzada al espacio sin saber por qué.

Dado que la inteligencia y el conocimiento amplían la gama de emociones, pensaba que mi infelicidad era más fuerte que la de la perra soviética. Fingí que no lo oí, pero me daría más miedo volar muy lejos sin comprender de qué trataba mi trabajo.

            La abuela hizo un colgante de resina en forma de gota, encerrando la perla que me había dado Sekiseki.

Puedo llevar pocos artículos personales al barco a Marte, pero como el peso total del nailon y la resina es menos cinco gramos, puedo subir a bordo con el colgante puesto.

Si termino mi trabajo en Marte y regreso a la Tierra, probablemente aterrizaré en el Océano Pacífico. Estaría muy feliz si Sekiseki me encuentra. Si Surinosuke está en el barco que me recoge, sería una pequeña reunión de clase.

© All rights reserved Umiyuri Katsuyama

© All rights reserved for the translation Toshiya Kamei

Umiyuri Katsuyama. Escritora japonesa. Nació en Iwata. Hizo su debut literario en 2008 con la colección de cuentos Ryuganseki to tadanaranu musume. Recibió el Premio Japan Fantasy Novel por Sazanami no kuni en 2011. Su libro más reciente es la novela Chuushi, ayashii nabe to tabi wo suru (2018). Su cuento “Arewa shinju to iumono kashira” fue ganador del concurso Kaguya SF organizado por Virtual Gorilla Plus.

One response to “¿ES ACASO UNA PERLA? Por Umiyuri Katsuyama. Traducción de Toshiya Kamei

Leave a Reply