EL CAFÉ DE LA MARINA. Frederic Zorrilla

El cafè de la Marina (català)

A la sorra es projecta un feix de llum que mal il·lumina quatre taules i una dotzena de cadires estampades, ara ocioses, en actitud desafiant a les barques, que abocades a la platja amb la proa d’esquena al mar, pacients, esperen l’hora de salpar.

Enfront, una ampli portal vidriat, que va de bracet amb la porta d’accés, al local, no pot ocultar el protagonisme de donar claror i color a l’escena i de mostrar desacomplexat, un interior que alberga un grup de gent parlant animadament, got a la mà, al voltant d‘un escampall d’altres taules, en un espai presidit des del darrera per un llarg taulell que fa de pont de comandament de la nau estàtica que va néixer i jau aferrada al terra. A la dreta, una porta misteriosa barra el pas a les mirades.

Ara l’oreig, a estones la tramuntana o la marinada campen lliures per les costures d’aquest ample casalot, cafè de mariners, pintoresc i irregular, d’un poble blanc de la costa empordanesa, a tocar a cap de Creus.

 

El café de la Marina  (castellano)

En la arena se proyecta un haz de luz que mal ilumina cuatro mesas, una docena de sillas estampadas  -… ahora ociosas por falta de público-  y en actitud desafiante, vertidas en la playa, con la proa de espaldas al mar: unas barcas esperan pacientes la hora de su partida.

En frente, una amplio portal vidriado va de la mano con su puerta de acceso. El local, no puede ocultar el protagonismo de ofrecer claridad y color a esta escena. Mostrar sin complejos, un interior que alberga a un grupo de gente hablando con júbilo, vaso en mano y alrededor de otras mesas. En un espacio presidido desde atrás, por un largo mostrador que hace de puente de mando a una nave estática que nació mientras yace aferrada al suelo.

A la derecha, una puerta misteriosa cierra el paso a las miradas.

Ahora la brisa; a ratos, el viento de la tramontana o la marinada campan libres por las costuras de este ancho caserón. Hoy, café de marineros. Pintoresco e irregular. Alojado en un pueblo blanco de la costa ampurdanesa. Junto al cabo de Creus.

© All rights reserved Frederic Zorrilla

Frederic Zorilla es catalán, escritor y activista cultural en Omnium. El Café de la Marina, pertenece a su primer libro de relatos llamado Des del racó de pensar 2019 (Desde el lugar dónde uno piensa). En su contraportada hay una cita personal que dice: Un hecho lo podemos disfrutar de tres maneras: Mientras lo preparas, cuando lo vives y mientras lo recreas en tu recuerdo.

Leave a Reply