¿DE QUÉ SE HABLA EN LA ORACIÓN? Autor. Carlos Rafael Olivera Editorial. Parnass Ediciones

de que se habla en la oracionRecibí en mis propias manos un regalo (…de ida y vuelta) de mi amigo Jesús Rosado en Miami.  Y digo regalo porque disfruté el valor, dentro de este género llamado lírica, que Olivera ha tenido en publicar una obra como ésta en los tiempos donde, la poesía, parece que sólo hable del “yo”… que decía Alfredo Triff en uno de sus post sobre el tema en tumiamiblog.

En la contraportada, un anónimo reseñista nos introduce – en mi opinión nos previene- sobre la lectura del libro antes de leerlo. “Para interpretar ¿De qué se habla en la oración” tenemos que tomar referencias culturales en general y de la literatura en particular, especialmente de la poesía”.

Si bien la obra en sí es un cocimiento esotérico donde los dioses descienden para que lo irracional y lo libre que conlleva el cerebro del bardo se unan en una misa negra. Decir, y sin ánimo de conjurar a nadie ni menos al autor, que viví “la condena” de la lectura como un dádiva hermosa.

Se tradujo en una investigación, inacabada aún, sobre temas relacionados con la filosofía (Wittgenstein) una serie (The Walking Dead), cine (Pulp Fiction, Kaspar Hauser. Holy Motors…) varios poetas y escritores (Lima, Celán, Biedma, Panero, Kafka…) entre otras cosas y sin contar con un círculo cerrado que implica un vocabulario doble: el que se inventa el propio autor cambiando la sintaxis y la ortografía del español a su libre albedrío. Y el que la “Isla”caribeña , o su población natal de San José de las Lajas (Cuba) ha creado en su interior.

Todo esto,  un domingo a mediados de mayo con la cama por hacer y sin elaborar, aún, algún mantra para eludir la depresión que uno lleva encima. A veces, haciéndome preguntas sobre un poema cómo éste que tiene por título un vocablo en inglés y contiene un solo verso.

Return

la poesía es un hacker señor hidalgo

Preguntas desde la perspectiva del escudero Sancho. O a lo mejor desde la posición del objeto mismo que Don Quijote llevaba en su mano derecha: su lanza. Y es que el verso aguijonea y hiere la médula. Además, me consta, que va a ser un poema antológico en un futuro próximo en el medio, por las imágenes diáfanas que engloba de pasado (return) y de cuatrero de última generación (hacker). Si la poesía de verdad entra como lo sugiere el verso, por seguro que vamos a estar desnudos los poetas ante el público, cuando se introduzca en la piel cualquier metáfora que creemos para la audiencia.

Una orgía de palabras ante la visión del surrealismo más bretoniano, es decir,  desde la escritura automática. Bajo la influencia posiblemente de la primavera en “flores, flores , flores, flores”  del poema Fragmentos. A veces, desde el mismo inconsciente “cuando caiga el polen de las rosas sobre las sílabas extrañas, el rastro de la luciérnaga ampollará los pies de la tropa” de Foforígrafo. Y otras desde el adiós. Como en el último poema del libro, que transcribo en su forma bajo las mayúsculas y desde un contenido que contradice, a modo de juego deliberado, con la grafía de la fuente.

UN POCO DE EXPRESIONISMO

Y cuando en fin, todo está dicho,

puesto el sombrero, al hombro el saco,

viene el adiós.

Eliseo Diego

SE RUEGA ESCRIBIR PALABRAS bajitas

AUNQUE DE CUANDO EN CUANDO

HABLEMOS DE satzbau

Y NO SEPAMOS DE QUE SE HABLA EN LA ORACION

Y que más da que no sepamos de qué se habla, si lo importante es que Carlos R. Olivera lo hace. Es decir, está vivo…aunque la calavera de Hamlet esté presente en la portada revoloteando en ella mariposas, pájaros y rosas. ER

Leave a Reply