UNA JOSEFINA DEL SIGLO XXI. Dirección e interpretación Saida Santana.

josefina

Hace un mes aproximadamente recibí un email. Uno de los muchos que con tanto cariño envían artistas y escritores a Nagari para abrirse camino en esta ciudad. El texto decía así…

“Soy actriz , periodista y artista española que me encuentro  en Miami trabajando en el proyecto que le presento a continuación así como trabajando de actriz en televisión. Puede conocer mis trabajos en mi web www.saidasantana.com. El día 17 de diciembre presento una performance multimedia en el Centro Cultural Español de Miami, Poemas visuales: Una Josefina del siglo XXI. Atentamente”,

Después de leerlo concerté una cita y acudimos a un restaurante oriental. Yo tomé una sopa Won Ton -… para olvidar ( a la sopa me refiero) Y ella, si no recuerdo mal, sólo un té. Posiblemente para encajar mejor mis preguntas. La entrevista fue el mayor fracaso de este año y al mismo tiempo el mejor encuentro para despedirlo. Motivos personales y de situación de ambos no permitieron el clásico: “¿Qué lugar ocupa la revista en esta ciudad “ por su parte. O por la mía, “¿Cuál ha sido el papel que se ha sentido más cómoda en un escenario”. Total, no se hizo.

Pasaron los días… y un sentimiento amargo y de culpabilidad se apoderó de mí. Saida Santana había valorado su sacrificio de sustituir la promoción que le hubiera supuesto aquella entrevista como actriz antes del estreno, por una larga conversación privada entre ambos. Yo me sentía mal. En la despedida hubo un gran abrazo y un adiós para siempre. No pregunten razones. Todo había sucedido en cuatro horas y veinte minutos con un gin-tonic de Tanqueray en mis manos y una merlot de Napa Walley en las de ella para despedir la noche en un bar del downtwon.

La ética periodística no permite el amiguismo (… esperemos que siga así). Pero tampoco la injusticia ni la falta de profesionalidad, que la hubo por mi parte en aquel encuentro. Pido disculpas.

Así que aquí va la deuda y por tanto el comentario a Una Josefina del siglo XXI. Sin duda la que sentí durante aquel breve encuentro, tiene que ver con el personaje. Por lo tanto antes de iniciarla decir que su objetivo está cumplido en aquella pequeña representación que dio el 17 de diciembre en el Centro Cultural Español.

josefina 2

El performance se ubica en una pequeña sala. Una discreta lámpara en una mesa redonda con un delicado mantel  y unos utensilios de escritor están sobre la misma. Escribiendo con aire atento y dramáticamente bien sostenido, una mujer vestida muy a mediados del siglo XX (Saida Santana) con una ligero tocado en su pelo. Va de negro. El negro va a ser un elemento importante en la obra: tanto porque da color al vestido y sus atuendos como por lo que ofrece de seriedad y tono al relato.

A los pocos minutos de presentarse como Josefina de la Torre, da sus primeros indicios biográficos al púbico. A continuación, se proyectan unos videos fragmentados a modo de documental que se alternan con la interpretación del personaje en vivo.

Mayormente, actúa sentada en su espacio de trabajo ( quizás un sentido más de movimiento en escena le hubiera ayudado a proyectarse mejor sin menoscabar lo conseguido). Imágenes que transpiran, a través de sus versos, paisajes de mar y costas. Encuentros con la soledad y con su entorno. Paseos junto al Atlántico y llenos de una mirada reflexiva y  sentida muy bien a tono con el rostro natural de la actriz que registra emoción y duelo en cada primer plano del video o en directo, sin desmedida alguna.

Pero ¿Quién es este caractér que decimos en spanglish? Josefina de la Torre Millares es una escritora, poeta, cantante y actriz que nació, al igual que ella, en Las Palmas de Gran Canaria a principios del siglo XX. Una isleña que apelan los cubanos de aquí, que tuvo el privilegio de codearse en la Residencia de Estudiantes de Madrid con García Lorca, Alberti o el propio Salinas quien le prologó su segundo libro “Poemas en la isla” 1930. Una poetisa muy en la línea pura, aquel tipo de género que Jorge Guillén definiría como “Todo lo que permanece en un poema después de haber eliminado todo aquello que no es poesía”.

Todos los días
llama a mi puerta el desconsuelo
Estoy vacía y su eco resuena
por todos los rincones de mi vida.
Se estremece mi sangre
que es un hilo de hielo
al faltarme el calor de tu presencia.
No comprendo el idioma del paisaje;
qué quiere decir sol,
cielo azul
aire.

josefina 3

En Saida hay evocaciones precisas de sus versos como estos de Todos los días en el escenario. Algo de blue hubo en aquella conversación en ambos lados de la mesa de aquel restaurante, donde sólo nos queda el recuerdo de dos galletitas de la suerte aún por abrir y sin saber los mensajes que el destino nos depara. Estos encuentros de periodista a periodista y de aprendíz de actor a actriz,traen a veces esto escritos tan personales…aunque no cada día. ER

One response to “UNA JOSEFINA DEL SIGLO XXI. Dirección e interpretación Saida Santana.

Leave a Reply