TRIBUTO A LA NATURALEZA Y SUS RAÍCES. SOBRE LA OBRA PLÁSTICA DE ISIDRO CON WONG. Gloria MiládelaRoca

Publicado el

 

Isidro Con Wong, Costa Rica, 1931, pertenece a la tercera generación familiar con raíces asiáticas. Sus padres lo envían a China para aprender el idioma materno y reconocer sus costumbres. Desde sus orígenes, distribuye su obra entre la escultura y la pintura, representando la vida campestre que le tocó vivir desde joven y el entendimiento de sus raíces y costumbres propias de la cultura asiática.

Con Wong, decide entregarse a su sueño artístico. Allí releva la cotidianidad de su vida como agricultor, pescador e industrial y asume desde el principio de su vida artística, una entrega total al medio que lo rodea. Su amor por la naturaleza, le da un carácter mágico-místico a toda su obra.

Un gigante dormido, el poder de una manada, la noche y sus estrellas, están siempre presentes. La huella de su rigurosa educación es un mensaje recurrente en su obra. De alguna manera, siempre asoma la figura majestuosa del cebú y su imponente presencia en los lienzos inundados de imaginación típicamente colorida.

 

Aunque ha sido invariable en el tiempo y no acontecen nuevos contrastes respecto al mensaje de lo natural, su obra está dominada por lo que le rodea y lo que ha visto desde siempre: una naturaleza que plasma con una ingenuidad lumínica azulada y etérea sin igual. Ofreciendo un lugar enaltecido a su rebaño de cebúes, que al parecer le puede dar cierto poder volátil. De esta manera Con Wong logra trasladarlos mágicamente de un árbol a una rama, de una isla a otra o de un mundo terrenal a otro imaginario.

Sus manadas son capaces de adquirir una liviandad milagrosa en los capítulos de su vida, rememorado con absoluta ingenuidad su obra bajo unos colores cálidos, de cierto aire tropical, y propios de su país de procedencia.

Las ceremonias también aparecen en la obra de Con Wong. Danzas donde los peces son capaces de devorarlo todo. Hombres junto a un ganado de mirada escrutadora. Frutas aéreas o rastreras de tamaño abrumador. Todo en un mundo mágico que enlaza la vida marina y terrestre en un mismo plano. Luminoso. Dominado por un millar de estrellas y danzas astrales en el cielo. Un mundo iridiscente de miradas penetrantes que observan al espectador y lo acerca a la historia laboriosa que ha desarrollado el artista en su juventud cuando dominaba él mismo su ganado a lomos de su cebú mayor.

En su serie Monocromos, también está presente el mismo sentimiento danzante de su mundo mítico. Una sucesión que traslada la noche, a la noche misma, y a la oscuridad, bajo la presencia de la naturaleza. Esta serie queda representada por la formación de constelaciones nacientes ya formadas, o en explosiones estelares sucesivas.

Su serie Transición, en la que vemos nuevamente la presencia del rebaño en la obra, deambula el cielo y la tierra como testigos infalibles de algún cambio por acontecer Una ruta continua hacia su siguiente etapa o lugar.

Isidro Con Wong está en sus lienzos. Escribe su historia, sus amores y sus lamentos en cada pincelada y cada pieza. Deja claro su compenetración con la naturaleza y la manera de cómo le afecta cualquier transformación en el paisaje que le es propio.

Podríamos decir, a modo de conclusión, que es un viaje a sus orígenes y a su territorio.

 

Gloria MiládelaRoca.

 

Isidro Con Wong nació en Puntarenas, Costa Rica en febrero de 1931, hijo de emigrantes chinos de la provincia de Cantón- Zhongshan, China. A su corta edad fue llevado a estudiar a Cantón al lugar de sus orígenes, donde luego se trasladaría a Macao y Hong Kong, ahí tuvo la oportunidad de asistir y escuchar diferentes escuelas Chinas.

Durante estos años tuvo la oportunidad de entender y experimentar la cultura de sus parientes, especialmente la lengua escrita y hablada, así como comidas y tradiciones. Es importante notar también como Con Wong incorpora en su trabajo, en su vida; su antepasado étnico. Siendo él la tercera generación de su familia en Costa Rica, ha basado parte de su trabajo artístico en palabras que él se recuerda su mama. Estas palabras, o caracteres, parecen entrelazados en sus pinturas, árboles, montañas, – ni escondidos, ni inmediatamente obvio.

Desde su retorno a Costa Rica, él se estableció en la provincia de Puntarenas donde vivió, por muchos años, pero su trabajo se desarrollo en Paquera y el Golfo de Nicoya donde la agricultura, la pesca y el ganado se
tornaron su forma de vida.

El señor Con Wong trabajó en diferentes campos en Costa Rica como agricultor, fabricante de calzado, pescador e industrial-comerciante. Pero su finca fue el campo de mayor impacto en su vida; el ama este periodo y
frecuentemente sueña con sus fincas, vacas, toros y tierra donde labra. Ahí el vivió muchas de sus experiencias que le ayudaron a crecer y madurar. Aunque realmente nunca se sintió confortable en todos estos trabajos, su expresión artística estaba brotando en su espíritu y alma, la cual tenía que dejar salir. Deseo que fue bloqueado por muchos años, por su padre quien lo empujaba a trabajar, como su cultura lo hacía en estos tiempos.

A sus 40 años de vida y al haber cumplido el deseo de su padre, tomo la decisión de ser un artista profesional y dedicarse al arte por completo. El haber nacido artista y desarrollado un estilo personal y expresivo le dieron una rápida y exitosa carrera. Su original estilo es reconocido por grandes críticos de arte y coleccionistas, como ¨El mundo mágico de Isidro Con Wong¨.

Isidro Con Wong ha participado en muchas exhibiciones alrededor del mundo, como Estados Unidos de América, Francia, Italia, España, Japón, Taiwán, Panamá, Colombia, Venezuela y muchos otros países más. Uno de sus grandes logros ha sido su record de seis participaciones consecutivas en el Gran Premio Internacional de Monte Carlo, algo muy difícil de lograr. Isidro ha logrado muchos premios y distinciones en su carrera artística, como la distinción de Honor Princesa Carolina de Monte Carlo, Miembro de Honor de la Academia Europea de Ciencias Arte y Letras, Nice, Francia.

Leave a Reply

Translate »