SOBRE JORGE LEÓNIDAS ESCUDERO, POETA. Luis Benítez

La escueta biografía no lo dice todo. Jorge Leónidas Escudero nació en la provincia de San Juan, Argentina, en 1920. Abandonó sus estudios de agronomía para dedicarse a la minería. Durante años buscó oro en las montañas de su provincia. Comenzó a publicar a los 50 años. Editó sus poemas en diarios y revistas del país y del exterior. Obtuvo primeros premios en varios concursos y distinciones de entidades culturales cuyanas. Fue incluido en la Antología de la Poesía Argentina publicada por Raúl Gustavo Aguirre en 1979. Su obra fue antologada en México por el poeta y profesor de la Universidad de Guanajuato Benjamín Valdivia, en 1990. Editó los poemarios: La raíz en la roca (1970), Le dije y me dijo (1978), Piedra sensible (1984), Los grandes jugadores (1987), Basamento cristalino (1989), Umbral de salida (1990), Elucidario (1992), Jugado (1993), Cantos del acechante (1995), Viaje a ir (1996), Caballazo a la sombra (1998), Aguaiten (2000), Senderear (2001), Le dije y me dijo (antología editada en México por Ediciones Azafrán y Cinabrio, 2006). En Ediciones en Danza, de Buenos Aires, publicó los siguientes títulos: A otro hablar (2001), Verlas venir (2002), Andanzas mineras (2004), Endeveras (2004), Divisadero (2005), Tras la llave (2006), Caza nocturna (2007) y Dicho en mí (2008). Ediciones en Danza publicó en 2011 su Poesía Completa. Dos veces, en 2011 y en 2015, le fue negado el Premio Nacional de Poesía. Murió el 10 de febrero de 2016.

¿Es todo lo anterior lo que queda de un hombre como Escudero, sus libros y otros datos? Definitivamente no, porque estamos hablando de alguien extraordinario, de uno de los mayores poetas de América latina, pero que cometió dos involuntarios “errores”: tener un originalísimo talento y nacer en el interior de un país que establece un canon literario regido por las conveniencias del marketing y las influencias de los medios de comunicación. Un canon que no contempla tanto los logros de un autor como su afiliación a las capillas de turno. Un canon que, como tan explícitamente lo declaró uno de sus máximos impulsores actuales, funciona como un “sistema de exclusiones”, en vez de servir como un dispositivo de inclusión. Es cierto que tardíamente -muy tardíamente- Escudero tuvo que ser admitido, celebrado y legitimado, mal que les haya pesado a los académicos y periodistas canonizantes que durante décadas le negaron al maestro sanjuanino el espacio que tan notoriamente le pertenecía. Que no sean hipócritas: ese espacio en la poesía argentina se lo dimos sus lectores, no los medios, no la academia, no el marketing que tantas veces consagró y consagra a figuritas cuyos textos, al leerlos, “no nos mueven un pelo”, como seguramente diría nuestro homenajeado, tan diestro manejando la expresión coloquial. Fuimos nosotros los que lo descubrimos, lo seguimos y lo consagramos, porque el oro que Escudero no halló en la tierra, sí lo encontró en las palabras.

El oro puro de la poesía genuina, que siempre está más allá de los premios y las distinciones, fuera de la prensa y las luces de los estudios de televisión, que hoy se prenden y mañana se apagan. Allí, en la obra, está el oro de la poesía argentina que descubrió Jorge Leónidas Escudero y que, como su ejemplo, se queda para siempre. Su brillo permanente: ese es su mejor homenaje.

© All rights reserved Luis Benítez

Luis Benítez nació en Buenos Aires el 10 de noviembre de 1956. Es miembro de la Academia Iberoamericana de Poesía, Capítulo de New York, (EE.UU.) con sede en la Columbia University, de la World Poetry Society (EE.UU.); de World Poets (Grecia) y del Advisory Board de Poetry Press (La India). Ha recibido numerosos reconocimientos tanto locales como internacionales, entre ellos, el Primer Premio Internacional de Poesía La Porte des Poètes (París, 1991); el Segundo Premio Bienal de la Poesía Argentina (Buenos Aires, 1992); Primer Premio Joven Literatura (Poesía) de la Fundación Amalia Lacroze de Fortabat (Buenos Aires, 1996); Primer Premio del Concurso Internacional de Ficción (Montevideo, 1996); Primo Premio Tuscolorum Di Poesia (Sicilia, Italia, 1996); Primer Premio de Novela Letras de Oro (Buenos Aires, 2003); Accesit 10éme. Concours International de Poésie (París, 2003) y el Premio Internacional para Obra Publicada “Macedonio Palomino” (México, 2008). Ha recibido el título de Compagnon de la Poèsie de la Association La Porte des Poètes, con sede en la Université de La Sorbonne, París, Francia. Miembro de la Sociedad de Escritoras y Escritores de la República Argentina. Sus 36 libros de poesía, ensayo, narrativa y teatro fueron publicados en Argentina, Chile, España, EE.UU., Italia, México, Suecia, Venezuela y Uruguay

Leave a Reply