PLANETA WAKEFIELD. María José Navia

Hay un cuento al que siempre vuelvo. Un relato en el que me siento extrañamente en casa y que siempre me muestra algo nuevo. Una historia que me fascina y me perturba, en partes iguales, un cuento que, cada vez que lo leo, parece darme una nueva lección en el arte de leer o de escribir.

Ese cuento se llama “Wakefield”. Y lo escribió Nathaniel Hawthorne.

Un hombre, normal y corriente, decide abandonar a su mujer. No porque no la ame, no porque quiera salir a recorrer el mundo, sino por simple curiosidad. Wakefield quiere observar su vida desde afuera y abandona a su mujer para irse a vivir a una cuadra de su casa (como dice el narrador, Wakefield cree que sólo vive en otra cuadra; pero ya está en otro mundo).

El cuento es breve. Unos párrafos más tarde, Wakefield va a decidir volver, pero todos sabemos que hay un precio a pagar por ese juego de observación, que existe el riesgo de quedar orbitando para siempre, sin pertenecer del todo a ninguna parte. Dice el narrador: “En la aparente confusión de nuestro mundo misterioso los individuos se ajustan con tanta perfección a un sistema, y los sistemas unos a otros, y a un todo, de tal modo que con sólo dar un paso a un lado cualquier hombre se expone al pavoroso riesgo de perder para siempre su lugar. Como Wakefield, se puede convertir, por así decirlo, en el Paria del Universo”.

El narrador no sigue a Wakefield en ese reencuentro con su mujer, nos quedamos solamente con estas últimas palabras de advertencia. Es un cuento raro, un cuento de lo que no pasó más que de lo que sí pasó. Un hombre podría haber seguido su vida normal (pero no), un hombre podría haber decidido tener la gran aventura de su vida (pero no), un hombre podría haber experimentado un cambio radical, (pero no) (el narrador enfatiza en esto, lo último que vemos de Wakefield al abrir la puerta de su casa es esa misma sonrisa con la que se despidió de ella).

A veces pienso que leer y escribir es un paso al costado, como el de Wakefield, un pequeño desvío que se mide en galaxias de distancia. Mirar la vida con otros ojos, desde otra vereda. Sumergirse en la lectura (por momentos, por horas, en el mismo café o sillón de siempre) para luego reintegrarnos a la vida cotidiana creyéndonos iguales (“si solo fueron dos horas”) pero infinitamente distintos. Con escribir me pasa lo mismo. Escribimos sobre una realidad que creemos conocer (nuestra mujer que se queda en la misma casa, sigue su rutina, “como si nada hubiera pasado”), estamos ahí tan cerca (es nuestra propia experiencia, nuestros recuerdos, nuestros dolores, nuestros sueños) pero el suelo ya se ha abierto en dos y ni eso sobre lo que escribimos, ni nosotros, seremos jamás los mismos.

“Wakefield” es un cuento magistral. Nos habla de un terremoto de marca mayor narrado desde un pequeño eco, una vibración casi inaudible: la realidad enfrentada desde la miniatura, la transformación radical contenida en un detalle, en un mundo distinto que se encuentra a sólo unos metros de distancia. Como un buen libro.

P.S. Les dejo acá el link al cuento: Wakefield en inglés y Wakefield en español 

MARIA JOSE NAVIA

María José Navia (Santiago, 1982) es una escritora chilena. Publicó su primera novela SANT (Incubarte Editores) el año 2010 y el libro de cuentos (formato E-book) Las Variaciones Dorothy (Sub-Urbano Ediciones) el 2013. Sus cuentos han aparecido en diversas antologías (Lenguas (JC Saez, 2005), Junta de Vecinas (Algaida, 2011) .CL Fronteras de Chile (Universidad Alberto Hurtado, 2012). El año 2011 su relato “Online” resultó ganador del Premio del Público del Concurso Cosecha Eñe (España); el año 2012 su cuento #Mudanzas fue uno de los 10 finalistas del Concurso de Cuentos Revista Paula (Chile). Actualmente estudia un Doctorado en Literatura y Estudios Culturales en Georgetown University y termina su segunda novela.

Escribe regularmente en su blog de microrreseñas www.ticketdecambio.wordpress.com

twitter: @mjnavia

 

2 responses to “PLANETA WAKEFIELD. María José Navia

Leave a Reply