NAGARI ENTREVISTA A FRANCISCO TARDÍO, DIRECTOR DEL CCEMIAMI

Francisco Tardio“Podríamos definir cultura como todo lo que produce el ser humano”.

Se han cumplido casi 100 días, y como tradición periodística, ya es un clásico averiguar los rumbos que va a coger cualquier persona que tenga  a cargo una responsabilidad política, social o cultural en este país. Estoy comiendo con Francisco Tardío en la cafetería donde se ubica el CCE. El es el nuevo director del Centro Cultural Español en Miami. Nuestro menú es común, y de dieta: arroz blanco, pollo a la plancha y una ensalada de tomate y lechuga. Los dos añoraríamos un buen tinto de nuestra tierra, y posiblemente otro menú. Pero omitimos el comentario…estamos en EE.UU y es la hora del lunch.

Francisco – …insiste que le llamen Curro para los amigos- es de la localidad de Rocafort, un pueblecito de la Comunidad Valenciana. Empezó su carrera profesional como becario para el Ministerio de Asuntos Exteriores de España  y está hoy aquí en Miami dirigiendo y aportando ideas y proyectos sobre nuestro quehacer cultural como país, y enriqueciéndose del savoir faire americano que Miami respira en este momento, sobretodo –…pero no exclusivo- en el ámbito de la cultura hispana .

Nota: La entrevista no se ha realizado con el formato tradicional… Así que espero que sean comprensivos con este mix que les ofrecemos, entre la pregunta y respuesta, la reflexión conjunta de ambos  y el guión teatral.  Todo sea porque, ésta, es una revista de “creación”. Espero que con el amparo de este calificativo, sea en bien de todas las partes implicadas: el entrevistado, el entrevistador, Nagari, el CCE, el lector y, sobre todo, algo que amamos todos, que nos une y, une a la vez, a los pueblos de este planeta donde vivimos: la cultura.

Nagari.  Tu sabes…cuando llegué a Valencia en bicicleta, hace como treinta años (en aquellos tiempos yo era un hippie-ecologista) me acerqué a la Albufera para visitar a unos amigos. Allí vi saltar las ratas en los arrozales que parecían pulgas enormes en un charco. Al finalizar el viaje en barca, me invitaron a una paella riquísima. Al comentar el sabor y la calidad del arroz, les enfaticé lo tierno que estaba el conejo.  Uno de ellos se sonrió con desparpajo y me dijo “Esta carne tan rica que te has comido, son aquello que tu llamas pulgas y que tanto te asustaron durante el viaje”.

Francisco. Ja ja ja qué curioso. De todos modos quiero aclararte una cosa: La Albufera no es La Huerta. Y Rocafort se ubica allí  allí.

Nagari. Ah…Perdón. La verdad es que no me acuerdo el nombre del pueblecito, pero sí que estuve en la tierra de La Albufera valenciana navegando, sin duda.

Francisco. Pues yo nunca he comido rata de arrozal. Todos dicen que son muy limpias que la carne está muy sabrosa.

Nagari. Bueno comamos lo del plato antes que se enfríe y empecemos… Así que vienes de España ¿no?

Francisco. No, vengo de Washington, aunque no soy diplomático.

Nagari. Vaya, hoy,…no acierto ni una.

Francisco.  Llegué allá con una beca de gestión cultural del ministerio.  Al acabar, me ofrecieron la posibilidad de dirigir como coordinador el nuevo centro que se abría en la embajada. Total, que me quedé ocho años.

Nagari. ¿Qué función tiene el Ministerio de Exteriores con relación a los asuntos culturales del país?

Francisco. La embajada lo que hace es mantener relaciones institucionales. Pongo por ejemplo la Hispanic Society, Los Smithsonians, La National Gallery o los Departamentos de español de distintas universidades. Y gestiona la actividad cultural de España en EE.UU a través de un programa que incluye el Instituto Cervantes también. Tanto los centros culturales, como el Instituto, nos coordinamos para ciertos programas que hacemos en común.

Nagari.  Dos realidades muy diferentes: Washington y Miami

Francisco. Sin duda incomparables. Una que conozco muy bien que es la capital de EE.UU. Y una ciudad que me queda por descubrir que es donde ejerzo.

Nagari. Hablemos de tu profesión: ¿Qué has alimentado y qué ha alimentado tu estancia en DC? Es decir que has llevado de nuestra trayectoria como país aquí y que te ha aportado tu experiencia en América.

Francisco. Yo tengo un poco de ventaja: estudié en Petaluma, California, cuando tenía 16 años en un High School y luego en un College en Ítaca, en el este, y viví en NY cuatro meses. No sé que escritor dijo que “A Estados Unidos nunca vas…siempre vuelves”. Así que yo ya desmonté los típicos tópicos del vaquero solitario y el americano inculto. Mi experiencia en este campo corrobora que hay gente muy preparada y atenta en muchos temas.

Nagari. Yo cuando, visité  Washington, en cambio, la encontré muy organizada y demasiado formal.

Francisco. Es que no es lo mismo ir de visita que vivir allí e ir, por ejemplo, al  Keneddy Center of Performing Arts y ver una actuación y un ensalzamiento de un bailarín como lo fue el de Nacho Duato cuando vino… Poco a poco entras en un mundo en diferentes grupos creativos. Ir al Studio Theater o al teatro de la Luna en español, o la National Ópera o simplemente ver como el festival de música que nació en Barcelona, El Sónar, apropiarse por unos días de la capital de EE.UU. Aquí se ha traído a Sara Baras, a Cesc Gelabert, a Elena Rivero, o incluso al grupo Democracia de Miami.

Nagari. He oído hablar que el tema de la gastronomía española cogió mucho auge

Francisco. Si allá está el cocinero José Andrés que es toda una institución, e impulsó el mundo de las tapas. También paso por allí, tu paisano, Ferrán Adrià a presentar su libro sobre…

Nagari…sobre el Bully

Francisco. No… no era sobre el Bully, sino  sobre las recetas cotidianas que comían los propios cocineros en su vida diaria en el restaurante de la Costa Brava. Nada recetas simples pero imaginativas sobre el día a día.

Nagari. Ahora, no hace poco, en Londres El Celler de Can Roca, de los catalanes los hermanos Roca, han vuelto a poner la cocina de nuestro país a nivel internacional y ha sido escogido el mejor restaurante del mundo por un elenco de expertos.  Estaremos todos en crisis pero que “No falti la gana” (Que el hambre no falte) que decimos en Catalunya.

Francisco. Eso digo…déjame finalizar la comida que sólo hablo yo. Ja, ja, ja

Por un momento, miro el pollo blancuzco que tengo delante de mí y, sin lugar a dudas, sueño con un arroz negro con tinta de calamar y sepia, exprimido con un buen limón de la cuenca murciana, y regado con un vino albariño de Galicia. Por supuesto sin menospreciar lo que nos sirvieron y, ni mucho menos, al entrevistado; ya que fue él quién me invitó. Sin duda, uno reflexiona qué nos ponemos en nuestro estómago en esté país, después de venir de una tradición culinaria tan elaborada y litúrgica como la nuestra.

Nagari. Bien hagamos un paréntesis, antes de hablar sobre la visión de Miami, tengo la curiosidad por hacerte una pregunta. O mejor dicho poner en cuestión en boca tuya la da definición de cultura. En síntesis ¿Qué es cultura para Curro? Un hombre que ha vivido prácticamente de ella en su carrera profesional

Francisco. ¿Cultura? Bueno…Es una pregunta

Nagari. Una pregunta necesaria ¿no? o ¿sí?

Francisco. No se si necesaria…pero si algo complicada

Nagari. Tampoco quiero que te hagas un lío…No sé, ¿Cómo entiendes tu este término?

Francisco. ¿Como lo entiendo?…Bueno

Nagari…Si quieres te ayudo

Francisco. No…no me tienes que ayudar. Pero qué quieres que te diga… ¿cultura? Cultura es…

Nagari. Cultura no bajo una definición académica…sino basada en tu experiencia, sobre lo que crees…No sé.

Hay una pausa de Curro de casi de un minuto que para una entrevista esto significa una eternidad. Por un momento hablo conmigo mismo. “Eduard eres estúpido como se te ocurre hacerle esta pregunta a un hombre que se ha pasado el resto de su vida haciendo proyectos de artes visuales, de danza, video, cine, diseño, música, arquitectura en Washington…Yendo a instituciones oficiales, conversando con sus protagonistas…que ha estado en las mejores ciudades de EE. UU…Acabas de hacer el ridículo y pienso que lo has puesto en un aprieto”. Pero por otra parte meditaba “¿por qué le cuesta tanto? ¿Qué tiene esta palabra que le da tanto miedo definirla? ¿Y tu…? Si te lo preguntaran a ti ¿qué dirías?

Nagari. Quizás cultura sea…no sé como decírtelo. Cultura es…lo que haces tu o lo que hago yo

Francisco….Quizás cultura… es todo

Nagari. Que interesante ya tenemos una definición

Francisco.  O mejor dicho: yo no hablaría de cultura

Nagari. ¡Qué dices! ¿Ahora te retractas?

Francisco… Ahora ya sé porque me cuesta tanto definirla. Yo hablaría de otra cosa…Yo hablaría de creatividad. De hecho,  hoy la creatividad es todo. La creatividad, es lo que en sí resuelve los problemas del mundo de hoy…quizás sea esto cultura.

Nagari. Pero la creatividad, a parte de  estar plasmada en un producto concreto, requiere de una reflexión estética, de una rotura. Por cierto ahora que pienso ¿qué significa rotura?

Francisco. Esta pregunta sí que es interesante y da pie a meditar a la hora de escoger un proyecto en el cual intervienen otros parámetros como por ejemplo el presupuesto, el pragmatismo, la audiencia, Esto es lo que hace en sí un gestor cultural. Quizás más que hablar de cultura tendríamos que hablar de su gestión De qué hacemos hoy con ella para que tenga un sentido al público a quien va dirigida. Un proyecto que seguirá los objetivos del centro el cual va destinado, su lugar, su posición urbana, y su nivel. Un proyecto que tendrá que observar una repercusión en los medios…y a la vez será viable económicamente para la institución que le dé soporte.

Nagari. ¡Vaya!…te salió de un tirón en este momento

Francisco. Sabes qué te digo…Ahora me ha venido a la cabeza: Cultura es todo lo que produce el ser humano

Llegamos al fin a un acuerdo y sin utilizar Wikipedia en nuestros iPhones, ni citar su etimología latina de cultus que habla del cuidado del campo y del ganado. Ni cuando en el siglo de las Luces la consideraban una acción para enaltecerle espíritu. Ni incluso la del británico Tylor que la asociaba a un conjunto de materias ligadas a las creencias, el conocimiento sobre moral, el arte o el derecho. O incluso las del antropólogo belga Lévi-Strauss que decía así de radical que cultura  “no es más que un sistema de signos que el ser humano  tiene en su cabeza”.

Nagari Sabes qué te digo …que cultura, además, implica reflexión y diálogo durante el proceso de elaboración…y esto es lo que hemos estado haciendo mientras nos hemos acabado el último granito de arroz que quedaba…La próxima invito yo.

One response to “NAGARI ENTREVISTA A FRANCISCO TARDÍO, DIRECTOR DEL CCEMIAMI

Leave a Reply