LOS CAPRICHOS DE GOYA-DALÍ. CCEMiami

Retrato Goya por Dali_ (1)

Lugar CCE (Centro Cultural Español) Miami
Fecha 11 de septiembre / 30 de octubre 2015
Hora 8pm Concierto de piano a cargo de Darío Martin.
Entrada gratuita.

ESTA EXPOSICIÓN SE LLEVA A CABO GRACIAS AL AUSPICIO DE U.S. CENTURY BANK

Esta serie es una invitación a descubrir a dos grandes maestros que, con inteligencia, y también con humor, nos muestran un universo creativo singular.
Son tres las fechas que deben vincular estrechamente esta exposición: 1797, momento en que Goya data los Sueños en el dibujo que conforma su frontispicio; 1799, fecha en la que se editan por primera vez los Caprichos; y 1973, año en el que Salvador Dalí comienza la tarea de trabajar directamente sobre la obra del pintor aragonés con motivo de la exposición que se celebrará entre el 9 de julio y el 31 de agosto de 1977 en el Museo de Castres (Francia).

La coincidencia de estos dos artistas españoles, más bien la implicación del segundo de ellos en un proyecto con las características de éste que ahora se presenta, podría interpretarse como una de las muchas puestas en escena surrealista de Salvador Dalí.

Este prejuicio inicial ha supuesto que, a la hora de analizar el trabajo de Dalí como ilustrador, muchas veces esta serie de grabados pase totalmente desapercibida y que, a lo sumo, se le dediquen en sus biografías unas cuantas líneas de compromiso.. Dalí nos muestra una obra de arte total, perfectamente coherente con su ideario, sin conseguir la elaboración compleja que hoy sabemos que posee la serie de Goya, marcada por un carácter programático profundo e ilustrado, donde se concilian multitud de saberes procedentes de la tradición barroca, del mundo clásico, de la cultura emblemática y, por supuesto, de los nuevos aires de la Ilustración y el enciclopedismo francés.

A pesar de la distancia que media entre nuestra comprensión de la obra y la mantenida en ese inicio de la década de 1970, tanto los artistas como la crítica habían sabido apreciar en la obra de Francisco de Goya lo que había de modernidad, de superación de los viejos cánones normativos y el anuncio de muchos recursos que serán apreciados tras la experiencia de las vanguardias históricas, en especial, el surrealismo. Independientemente de esa apreciación Goya como artista filósofo, cuya obra reflejaría esa ideología del siglo de la razón.

Tal para cual (1)

Este es el punto de vista desde el que se propone la contemplación de la obra de estos dos grandes maestros, ahora reunidos en una sola imagen en cada una de las estampas. La imaginación y capacidad inventiva de Goya, acompañada del rico mundo daliniano, nos permite descubrir todas y cada una de las características del pintor surrealista en un ejercicio de reafirmación de su firma: salpicaduras, el color ternera -ese rosáceo característico-, las ventosidades, las figuras femeninas desmedidas, las formas blandas, las alubias en gravitación y sutil equilibrio, las muletas, las cucharas, las calaveras, las referencias sexuales explicitas, las imágenes dobles, el recuerdo de su paisaje natal, el fantasma de Gala y, por supuesto, la omnipresencia de su retrato, descubierto en multitud de rincones. Nagari y Dpto Comunicación CCE

Leave a Reply