LAS TRES EVAS Monólogo musical en un acto por Cristiano M. Jaime.

“La mujer es algo mientras que el hombre no es nada.”   Tucídides 

 

ESCENARIO:   El escenario deberá ser diseñado desde tres puntos triangulares.  En cada punta del triángulo aparecerá una Eva, con su ropaje de la época y una luz alumbrando su rostro.  Al finalizar la canción-monólogo de la Eva Uno, la luz se apagará y se encenderá sobre la otra punta del triángulo donde la segunda Eva comenzará su canción-monólogo y así sucesivamente.  El resto del  trayecto escénico  se deja a discreción del director.

 

 

EVA  UNO (Viste ropas ligeras de la época del Edén; canta con

Cierta suavidad descuidada.)

 

“Mujer, mujer divina 
Tengo el veneno que fascina en mi mirar.
Mujer que no se olvida,
Tengo la vibración de sonatina pasional.
Tengo el perfume de un manzano en flor,
El altivo porte de una majestad
Conozco  de los filtros del amor,
Tengo el hechizo de la liviandad.” 

 

¿Yo?

La primera mujer, claro.

Sin duda alguna.

¿Qué les parece?

La que salió de una costilla,

La madre del mundo

Como me llaman mis fanáticos

hoy en día.

Ni más ni menos…

Con unos muslos, madre mía que había que verlos!

Redondos, suaves,  sin un pelo, sin uno, pero sin uno.

Como un mismo recién nacido…

¿Y la cara? Ay, qué puedo decirles?  No había

Una cara como esa primera mía:

¡La primera cara de una mujer!

Ojos, boca, labios: para qué contar.

Porque aunque todo esta caterva de pintorzuelos

Ha tratado de dibujar la cara de Eva, nadie, pero nadie

Ha llegado ni a acercarse un ápice a mi rostro verdadero…

(Pensativa) Aunque a veces, amigos, le digo, me siento un poco solitaria.

Desde que perdimos el Edén no me he acostumbrado

A llevar tanta ropa, tanta cosa encima…porque allá

En el paraíso, yo andaba siempre

Encuera en pelota, dando saltitos

De un lado al otro hasta

El aburrimiento…

Además todo lo teníamos a mano:

El almuerzo y la comida…

Los entremeses, los biscochos, ay, las frutas frescas

Los manantiales, las enredaderas…en fin….

A mano, así como se le da

Comida a un pichón…

Pero desde que nos echaron

No me ha quedado otro remedio que lidiar

Con un marido acostumbrado

A vivir escondido en los matorrales,

Porque hasta las sombras

Le tiene miedo…no encuentra paz, no la encuentra.

Hablando con él mismo, quejándose…

(Imita la voz de Adán) En estas tierra no calurosas

No hay quién pueda vivir…

Los mosquitos son insoportables.

No entiendo porque el bienaventurado

Nos echó de allí;  lo sabes tú, Eva?

Le pregunto: Adán, no recuerdas que no podíamos tomar

De la fruta del árbol de zapote…o lo que sea? ¿Y qué hiciste, eh?

Entonces se queja como un desaforado:  ayayayayaya…

Fui tu culpa, mala mujer.

Yo lo miro con despecho, porque no creo que esta tan loco, como confuso…

Confusión de hombres que no hacen nada por su propio bien y

Siempre andan culpando a los demás…

¿Se dan cuenta desde cuándo les viene la tara, amigas?

Por eso cuando lo reté a que tomara la fruta roja

Que colgaba preciosa de la rama de árbol prohibido

Y le dimos la mordida y todo se oscureció de pronto… enseguidita le aclaré…

No lo hice por ser golosa y mucho menos una antojada:

Lo hice porque quería demostrarte

Que de ahora en adelante yo seré siempre

La que tiene la última palabra. Amén.

 

EVA: (Canta con tristeza)  “Llevo en el ritmo de mi ser 
Todo el palpitar de una canción
Soy la única razón del existir, mujer. 

 

 

EVA  DOS (Canta)

 

“Show me the way to the next whisky bar
Oh, don’t ask why, oh, don’t ask why
Show me the way to the next whisky bar
Oh, don’t ask why, oh, don’t ask why
For if we don’t find the next whisky bar
I tell you we must die
I tell you we must die, I tell you we must die
I tell you we must die” 

 

EVA DOS: (Mirando a la audiencia; vestida al

Estilo de Gertrud Scholtz-Klink)

 

¿Ya está todo preparado?

¿Ya? ¿Sí o no? Ok, ok…

Hola a todos.

No me había dado cuenta que

Que en unos minutos estará

todo preparado para la foto.

Aquí estaba frente al espejo componiéndome

Este moño enredado

Para que esa foto salga perfecta

Para la posteridad.

Naturalmente, me presento: soy Eva Braun, la conocen?

Digo, me conocen?  Hawwah, como se dice en

Lenguas sagradas.  ¿Lo sabían que se dice (repite despacio)  Hawwah?

No,  no soy lingüística, pero me

Apasionan los sonidos…todos, todos, todos.

Me enamoré de mi esposo Adolfo Hitler por el sonido de su voz…

Tiene un sonido, como un eco, así (Imita; algo ronca.) ju ju ju, jucucú jú.

Inmortal.

Bueno, sí  ya soy la esposa,  la misma

Que viste y calza con este modelito de  Gertrud Scholtz-Klink.

Nos casamos hace varias horas aquí en el bunker.

Tienen que disculparme en este momento

Por el ruido que atraviesa las paredes desde allá arriba…

Pero, les puedo afirmar

que bajo este bunker estamos todos muy seguros: me lo dijo Adolfo.

“Eva, aquí no nos pesca nadie”

Aunque la bullaranga es inquietante,   ¡Si no lo voy a saber yo!

Fíjense que llevo dos días que no

Pego un ojo… No tanto por la bulla, sino

Por mi sufrimiento: ay, mi Berlín querido

Desbaratado por una raza de bárbaros…

¡Cómo sufres Eva Braun!

¿Saben? Es que soy como mi padre,

No lo puedo negar: la viva imagen de mi padre!

Un hombre muy pausado, muy circunspecto:

Por eso fue siempre maestro de escuela.

Tenía las manos tan hermosas

Que los alumnos creían que sus uñas eran

El yeso para escribir en la pizarra… ¡Qué orgullo!

¿No sienten el calor?

Tengo que abanicarme constantemente

Porque el calor de aquí abajo;

Se hace insoportable todos los días a la dos de la tarde…

No sé si serán los cañonazos o el hueco donde está

Este cajón cerrado…

A ver si ese fotógrafo acaba de llegar, que me tiene

Desesperada…

Quiero que sepan que esta foto será patrimonio

De la humanidad,

Si es que así se puede llamar…

La quiero en ribetes dorados y un papel

Bien opaco, sin arrugas, ni manchas…

Algo que cause orgullo y a la misma vez

Escalofríos.

EVA DOS :  (Canta)

 

“Oh, moon of Alabama
We now must say good-bye
We’ve lost our good old mamma
And must have whisky
Oh, you know why. 

 

 

 

EVA  TRES (Vestida al estilo de una cabaretera; Canta)

 

“Uno busca lleno de esperanzas

El camino que los sueños

Prometieron a sus ansias

Sabe que la lucha es cruel y es mucha

Pero lucha y se desangra

Por la fe que lo empecina

Uno va arrastrándose entre espinas

y en su afán de dar su amor…”(Para de cantar)

 

Ay, no me he dado cuenta hasta ahora

Que ya estaba el telón abierto.

Disculpen mi torpeza: estaba ensayando…

El cantar para mí es como beber del rocío

De la hierba mañanera de los parques.

Quiero que sepan que siempre fue cantante, y también actriz,

Y corista,  farandulera, hasta vedette:

Sucede que en Argentina, años atrás, el pueblo

No tenía derecho a elegir sus

Artistas, ni sus héroes…!qué lástima! ¿No?

Los anarquistas les metían a la fuerza

Sus predilecciones grotescas a todo el mundo.

Hasta que un día llegué yo…toda altiva,

Toda llena de yerba mate de la nariz

A los calcañales…y  grite a todo pecho: no más llores Argentina…

Desde ese día, junto a Juan Domingo, mi esposo

Nos hicimos el propósito

De unir al pueblo bajo un solo lema,

Este es mi lema:

Si este pueblo me pidiese la vida,

se la daría cantando” 

Es que estamos entrando

en un proceso sagrado, amigos:

La tierra para el campesino

Las fábricas para el obrero

Y las joyas para mi, para lucirlas

Para  que ellos, mi pueblo, mis pobres,

Mis olvidados, mis solitarios, mis descamisados

Las gocen como si fueran de ellos:

Porque, no son ni nunca serán

Mías.  ¡Jamás!

Las pido prestadas día a día para

Representar nuestra gente en cualquier

Lugar del mundo…

Pero pertenecen solamente al pueblo…Les pertenecen más que a nadie.

Miren, miren este diamantico azul celeste

Con vetas amarillas,

La dueña de esta prenda es una vieja, viuda desposeída

Y con sólo dos gatos por compañía.

….Gracias, señora, gracias.

Por brindarme este honor, mua, mua.

Miren esta esmeralda de las montañas

Colombianas de Bocayá.  Esta gema es propiedad de una mujer

Despojada de todo e indigente, solitaria, ¡qué triste!

Ella me la presta para compartirla con todos ustedes…

¡Un ser humano maravilloso!

Así voy por el mundo, queridos míos

Evita, Evita, por doquier,

Evita, Evita.  Lo mismo en Buenos Aires

Como en el Vaticano…

En los glaciales de Bariloche

O mis pampas argentinas…

Evita, Evita…

 

EVA: (Canta con miramiento)

“Si yo tuviera el corazón

el mismo que perdí

si olvidara a la que ayer

lo destrozó y pudiera amarte

me abrazaría a tu ilusión

para llorar tu amor.”

 

TELÓN.

Leave a Reply