ÚLTIMOS DÍAS EN LA HABANA. Un film de Fernando Pérez. Coral Gables Art Cinema

Título Últimos días en La Habana. 2016 País. Cuba  Director Fernando Pérez

Guionista Fernando Pérez, Abel Rodríguez. Cinematografía Raúl Pérez Ureta Elenco Jorge Martínez,  Patricio Wood,  Gabriela Ramos,  Cristian Jesús,  Coralita Veloz, Ana Gloria Buduen,  Yailene Sierra,  Carmen Solar Producción Co-production Cuba-Spain; Besa Films / Instituto Cubano del Arte e Industrias Cinematográficos (ICAIC) / Wanda Visión S.A

Miguel se sienta a estudiar inglés cada día mientras observa un mapa quebrado de América y cuatro tachuelas blancas que determinan un sueño: llegar a la “Yuma”. Él trabaja en un paladar de la Habana lavando platos mientras cuida a su amigo Diego. Postrado en una cama y enfermo de SIDA, intenta conquistar a su “mayordomo” Miguel para cruzar una línea interior que le separa: su amor pasional por él.

La cotidianeidad de ambos antes del exilio de Miguel es el tema, en sí, de esta historia que tiene a la ciudad de La Habana como lugar de verbos. A sus personajes como excusa para mostrar el “cómo y el por qué” sus habitantes desarrollan un tercer ojo para seguir viviendo. Y una manera de contar de Abel Rodríguez, su guionista, desde la ambivalencia de los mundos soterrados y propios de los ciudadanos de esta metrópoli.  ¿Y cómo lo implementa? A partir de distintos personajes del ámbito familiar –  una tía santera, unos sobrinos bajo el efecto “Gente de Zona”, o la prostitución masculina fiel al escenario cubano de hoy – la fotografía sigue su recorrido por la plástica que organiza, con gran acierto, Fernando Pérez de su ciudad.

Al final, un mismo plano que inicia el film se repetirá con otro paisaje más frío. Nieve y una atmósfera cerrada, ocupan la nueva vida de Miguel recién llegado a  EE.UU mientras trabaja en el interior de la cocina de un restaurante; tan aislado del mundo como él mismo.

Con una fotografía naturalista y llena de detalles en primer plano, su director retrata un registro único de interioridades bajo un guión clásico de conflicto entre dos personajes que irán ascendiendo en su transformación bajo el yugo de la amistad. Sin dejar en la esquina, por ello, sus raíces y sus ideas. Un resultado esperado de muerte en Diego, aunque sin gesticulación trágica. En cambio la muerte interna que tiene que ver con la soledad de Miguel, nada tendrá que ver con su huida del régimen político en que vive…sino con su propia interioridad.

Gran día a día, de los actores. Y espléndida interpretación bajo la pátina de sus personajes por parte de Patricio Wood (Miguel) y Jorge Martínez (Diego). Tengo entendido que sufriendo el calor habanero del 2015,  tuvieron que vivir situaciones inverosímiles durante el rodaje.

Los Últimos días en la Habana fueron como mis últimas jornadas en esta ciudad cuando fui por última vez. Recorriendo Centro Habana, El Vedado, Regla, o La Habana Vieja. Acepto el juego de palabras de esta oración con “última” y la redundancias deliberadas a conciencia. Acepto, en conclusión, el dolor que me provoca ver una ciudad así. El paisaje humano de los sujetos que la habitan. La teatralización de la miseria y la desigualdad habida entre sus ciudadanos. ER

Leave a Reply