TUMBAS SECRETAS Y OTROS POEMAS. Sabrina Román

TUMBAS SECRETAS 

 

¿Y ahora qué? 

            ¿Dónde están las cruces de mi calvario más íntimo, 

los lirios dónde están 

de mis tumbas secretas? 

               Yo que en la vida he muerto infinitas veces 

y a nacer he vuelto en eternas noches 

                  de agonías y placeres, 

sonrío con la inaudita valentía  

con que brilla un lucero 

cuando casi amanece, 

sonrío con la risa prestada 

de todos mis fantasmas, 

con todas las caricias que en mi piel 

quedaron de amores encendidos. 

Como pregunta el marinero a la tarde, 

dónde está la bendita tierra? 

Pregunto yo…al fatigado tiempo 

                 ¿Y ahora qué? 

Dónde están mis cabellos negros, 

mi ilusión desaforada de existencia, 

la piel tersa y fresca de mi cuerpo 

y la levedad de mis piernas. 

Dónde están pregunto 

vociferando mi pena los brazos de mi madre, 

los ojos de mi padre, 

y la pasión de todos mis amantes. 

Ahora pues… 

                    responde el silencio 

piedad de olvido para ti 

resignación de tiempo, 

consuelo de recuerdos. 

 

 

APUESTO EN VANO 

 

Quién me conocerá mejor que nadie 

andará sin extraviarse en la anchura de mis selvas sigilosas 

quién caminará mis territorios deshabitados 

sin señales de tránsito ni códigos penales 

entrará en mi caverna explorada espesa cruda 

me entenderá mejor que ese tramo de calle 

que cruzo en vía contraria 

mejor que la última moneda refugiada en mis bolsillos 

y así entrará en mi vida más adentro 

que mis papeles y sus letras 

quién reconocerá mi grito de protesta 

envuelto en el aviso de la muerte 

callará mis insultos a la precaria voz de la existencia 

seguirá mis pasos por el borroso rastro de mis huellas 

me amará en lo profundo de mí misma 

aceptando cada uno de mis átomos cada célula exhausta 

cada pelo enredado en el cuero cabelludo 

de mis entrañas convulsionadas 

me conocerá hasta el punto que pedirá paciencia para mí 

en la revolución de la vida 

llenará sus labios de balas en la guerra de mis días 

contra el tiempo me sacará del fondo de la tierra 

cuando caiga en él sacudida por las patadas de los siglos 

me conocerá tanto que llenará de flores mis pies cansados 

cuando regrese de caminar sobre el fuego de las estrellas 

entenderá conmigo lo que ni yo misma entiendo 

despojará una noche las ropas de su alma desnuda 

y vestirá la mía desnuda 

me abrigará porque después de haberme conocido 

en todos mis defectos en todas mis rabias y desaciertos 

comprenderá que no soy más 

que una mujer domesticada por los años 

que se muere de frío sin que nadie lo advierta.

 

 

CONVERSIÓN MAGISTRAL 

 

Fue cambiando la vida. 

Los árboles crecieron demasiado. 

Distinta la luna se volvió: anciana, vagamente gris, desanimada. 

Está cambiando la vida. 

Los árboles siguen creciendo, tocan el cielo sus ramas. 

La insoportable luna de angustia, 

de primaveras muertas y resplandor anciano, 

puebla de canas el cielo 

las montañas colma de lluvia. 

Espejos no encuentro en ésta tierra. 

La geografía de mi cuerpo desconozco, ignoro. 

Ignoro si he cambiado yo también y soy de viento, 

de aquella substancia blanda y blanca de las nubes. 

Fue cambiando la vida. 

Los ojos dejaron de elevarse  

olvidando la bóveda celeste.   

Las alas dejaron de crecer en las sienes de los hombres. 

El vuelo se detuvo en la arrogancia, en aquello incierto que se busca. 

¿Dónde estoy?  Ya no me encuentro. 

Camino entre árboles gigantes que no cesan de crecer, 

la santidad del cielo sus ramas perforaron. 

La vida fue cambiando y yo también. 

Más lejana la tierra sin espejos. 

Más absurdo el verano y más cercano el otoño. 

Más intenso el recuerdo e inaudito el olvido. 

Fue cambiando la vida y yo también. 

 

© All rights reserved Sabrina Román

Sabrina Román (Santo Domingo, República Dominicana1956) es escritora y poeta; ha cultivado el teatro, el ensayo y el periodismo cultural. Cuenta en su haber los libros de poesía: De un tiempo a otro tiempo (1978), Palabra Rota (1982), Imagen repetida en múltiples septiembres (1986) Poniente taciturno (1999). También la obra de teatro en un acto Carrusel de mecedoras (1989).  Su último libro, Nuestras lágrimas saben a mar, Memorias (2015). 

 Sus poemas y artículos literarios se han publicado en antologíasdiarios y revistas especializadasy su obra ha sido objeto de estudio en círculos académicos internacionales.  

Leave a Reply