Retroceder. Irene Margarita Irrizarry

Publicado el

0.0 El recuerdo de un panorama en el canvas de una vida donde los colores resaltaban más y cada vez un mañana es una memoria incolora.

0.1 Entonces, ¿qué se pinta?

1.0 Pinta un cielo azul, un mar cristalino, unos pares de pies arenosos.

1.1 Los dedos se estremecen en la arena como parte de una coreografía contemporánea.

1.2 Solo el tacto es la relación más íntima con la naturaleza en sí.

1.3 La naturaleza rodea el plano panorámico de nuestra Esfera.

1.4 Y se plantean los ojos el sinfín del decúbito sin poder hallar con ellos su borde orbicular que se halla fuera de la imaginación.

1.5 El mar y todos los misterios que oculta incitando a formular preguntas sin cesar.

2.0 Las palmas de las manos sobre las palmas del mar.

2.1 Y pensar ¿cómo es esto lo que es?

2.2 Sonrojadas mejillas por los complementos que intensifica una estrella dominante del todo con su radiante luz.

2.3 Se empapa la piel anaranjadiza dando a nacer constelaciones lunares.

2.4 Dos verdes soles que no pueden jugar con el Sol.

2.5 Dos verdes soles que no atreven intercambiar miradas con él.

3.0 Solo parpadear las gotas del mar adormecidas en los ojos y ver la iridiscencia que se proyecta en la imagen.

3.1 Respirar salitre, exhalar luz.

3.2 Sentir el mar palpitar y combinar sus latidos.

3.3 En la fusión de los latidos del mar, evocando uno solo, para intentar quizás alcanzar un intento de sus tesoros escondidos.

3.4 Cuando el aire puro escudriña la piel y encuentra hogar en los pulmones.

3.5 Una sonrisa difuminándose con la arena y el mar.

4.0 La dulce sensación de estar presente en dos mundos a la vez.

4.1 Ojalá que no colonicen ni se adueñen de nuestro espacio secreto de tranquilidad perpetua.

4.2 Ojalá se perdieran en el fondo del mar los impostores que pretendan pisar tierra y saturarla con sus escombros.

4.4 Pensamiento triste que se sustenta del miedo por un posible cambio nefasto a la escena.

4.5 Lo reconfortante que es cuando están compartiendo solo unos cuantos latidos con el rugir de la marea.

5.0 Impregnada en la arena las huellas de una inocencia difuminada por el viento.

5.1 Que el viento se lleva las cenizas de un espíritu vacío al mar.

5.2 La imaginación y todo su mundo encubierto solo se limita al estirar una realidad que solo ven los demás con ojos necios.

5.3 Inquietud existencial que recubre las entrañas.

5.4 ¿Cuándo aprendemos a descodificar lo que es realmente nuestro?

5.5 Hasta que a los oídos recalcan las voces “De nuestra orbita hasta tus pies todo te pertenece. Ni el cielo es limite.”

6.0 Retroceder así es euforia, incomparable.

© All rights reserved Irene Margarita Irizarry

Irene Margarita Irizarry (Lajas). Escritora emergente en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras. Estudia Escritura Creativa y es editora para la revista Caminos Convergentes. Su mayor interés es soltar, cautelosamente, pedazos de sí misma en palabras y florecer, como las margaritas que siempre sonríen.

Comments

Retroceder. Irene Margarita Irrizarry

  1. Me encanta. Un escrito increíble. Dios bendiga tu talento. Te amo. Eres única Estoy muy orgullosa de ti.

    Tu abuelita

Leave a Reply

Translate »