REQUIEM POR LA NORMA. Lorenza Böttner. Centro La Virreina. Barcelona

Comisario: Paul B. Preciado

Asistentes de comisariado: Viktor Neumann, Pere Pedrals, Andrea Linnenkohl

Este proyecto es una coproducción entre La Virreina Centre de la Imatge y el Württembergischer Kunstverein Stuttgart

 

Introducción curatorial

 

La trayectoria de Lorenza Böttner (Punta Arenas, Chile, 1959 – Múnich, Alemania, 1994) representa una de las críticas más agudas a los procesos de discapacitación, desexualización, internamiento e invisibilización a los que son sometidos los cuerpos con diversidad funcional y los cuerpos transgénero. Mediante la fotografía, la pintura y la performance, su obra constituye un himno a la disidencia corporal y de género.

 

Se trata de la primera exposición monográfica internacional dedicada a la obra de Lorenza Böttner, artista que pintaba con los pies y la boca y que utilizaba la fotografía, el dibujo y la performance pública como formas de construirse un cuerpo, al mismo tiempo político y vital, y de reivindicar su derecho a existir libremente frente a la opresión y a la institucionalización a la que se somete a los cuerpos transgénero y con diversidad funcional.  Paul B. Preciado

 

Vivir desde el cuerpo… la imagen que el mismo te ofrece. Tu organismo no es como el común de los mortales por dos de tus principales ausencias: las manos y los brazos. Pero saber todavía como sujeto que sigue la carne y cerebro ahí vivos. En el mismo espacio. Para importunar dentro del mundo en el que vives. Recurrir a las herramientas que te ofrecen los pies. Substituir a otros miembros de tu figura y hacer lo que cualquier persona en su cotidianeidad ejecuta: vestirse, desvestirse, comer, o ir al baño con la punta de los dedos del miembro inferior para abrir la puerta.

Saber que tus carencias personales desde una perspectiva provocadora, irreverente (freak) y llena de sentido por tu condición de identidad, puede ofrecer al mundo del arte una perspectiva distinta donde aquel mito deja de serlo y nunca mejor dicho: arte y vida van unidos. Donde la obra es, en sí, tu obra corporal en movimiento; desde que te levantas hasta que te acuestas. Incluyendo tus telas o bocetos que dibujas como artista con los pies. Por eso ama a los pájaros y su libertad de vuelo por su ausencia de “alas”. La transformación como sujeto femenino dentro de su transexualidad para poder amamantar como madre a su supuesto hijo lo plasma en una tela para denunciar que no es inerte a ello.

Lorenza se transforma para imaginar que, en sus piezas bajo el performance, la fotografía, la danza, o incluso sus propios óleos: el ser deseante está ahí para cumplir desde la imaginación lo posible… ER

Leave a Reply